CONSTITUCIÓN DE BAYONA (6.07.1808)
(TÍTULO VI, ART. 27 DEFINIENDO LA EXISTENCIA DE NUEVE MINISTERIOS)
TÍTULO VI.- DEL MINISTERIO

Artículo 27. Habrá nueve Ministerios, a saber:
Un Ministerio de Justicia. Otro de Negocios Eclesiásticos. Otro de Negocios Extranjeros. Otro del Interior. Otro de Hacienda. Otro de Guerra. Otro de Marina. Otro de Indias. Otro de Policía General.
Artículo 28. Un Secretario de Estado, con la calidad de ministro, refrendará todos los decretos.
Artículo 29. El Rey podrá reunir, cuando lo tenga por conveniente el Ministerio de Negocios Eclesiásticos al de Justicia y el de Policía General al de Interior.

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LA MONARQUÍA ESPAÑOLA(18.03.1812).
(CAPÍTULO VI, ART. 222, DEFINIENDO LA EXISTENCIA DE SIETE SECRETARÍAS DE ESTADO)
TÍTULO IV.- DEL REY

Capítulo VI.- De los Secretarios de Estado y del Despacho.
Artículo 222. Los Secretarios del despacho serán siete, a saber:
  • El secretario del despacho de Estado
  • El secretario del despacho de la Gobernación del Reino para la Península e Islas adyacentes
  • El secretario del despacho de la Gobernación del Reino para Ultramar
  • El secretario del despacho de Gracia y Justicia
  • El secretario del despacho de Hacienda
  • El secretario del despacho de Guerra
  • El secretario del despacho de Marina
    Las Cortes harán en este sistema de secretarías del despacho la variación que la experiencia o las circunstancias exijan.

  • REAL DECRETO DE S.M. DE 28 DE JUNIO DE 1814 POR EL QUE QUEDA EXTINGUIDA LA SECRETARÍA NOMBRADA DE LA GOBERNACIÓN DE ULTRAMAR, Y RESTABLECIDO EL MINISTERIO UNIVERSAL DE INDIAS EN LA FORMA QUE ESTUVO EN EL AÑO DE 1787.
    Por este mi Real decreto queda extinguida la Secretaría nombrada de la Gobernación de Ultramar, y restablecido el Ministerio universal de Indias, como estuvo desde los tiempos más remotos hasta el día 8 de julio de 1787. Tendréislo entendido para su cumplimiento en la parte que os toca, y comunicaréis copia de este decreto para lo que les pertenece a las demás Secretarías de Estado y del Despacho universal.
    Señalado de la Real mano de S.M.
    En Palacio a 28 de Junio de 1814
    A D. Miguel de Lardizábal

    REAL DECRETO DE 20 DE JULIO DE 1814 DE S.M. COMUNICADO POR EL SECRETARIO DE ESTADO Y DEL DESPACHO DE GUERRA, RELATIVO A QUE HABIÉNDOSE DETERMINADO QUE CORRAN POR LAS SECRETARÍAS DE ESTADO LOS NEGOCIOS QUE POR ELLAS RESPECTIVAMENTE SE DESPACHABAN EN EL AÑO DE 1808, SE SUPRIME LA DEL DESPACHO DE LA GOBERNACIÓN DE LA PENÍNSULA
    Excmo. Sr. Con fecha de ayer se ha servido el REY nuestro Señor dirigirme el Real decreto siguiente: Habiendo determinado que corran por las Secretarías de Estado y del Despacho los negocios que por ellos respectivamente se despachaban en el año de 1808, y quedando por esto sin ninguna atribución la Secretaría de Estado y del Despacho de la Gobernación de la Península, que se ha establecido durante mi ausencia, he venido en suprimirla, sin perjuicio de atender a los Oficiales que han sido de ella según sus méritos y servicios. Tendréislo entendido y dispondréis lo conveniente a su cumplimiento. De Real orden lo traslado a V.E. para su inteligencia y demás efectos correspondientes. Dios guarde a V.E. muchos años.
    Madrid 20 de Julio de 1814

    REAL DECRETO DE S.M. DE 13 DE DICIEMBRE DE 1814: MANDA, CON EL FIN DE EVITAR QUE LAS SECRETARÍAS DE ESTADO Y DEL DESPACHO ENTORPEZCA UNA LAS OPERACIONES DE LA OTRA, QUE TODAS ELLAS QUEDEN LIBRES Y RECÍPROCAMENTE INDEPENDIENTES EN SUS FUNCIONES, A CUYO EFECTO SE DECLARA CON LO DEMÁS QUE EXPRESA QUE EL MINISTERIO UNIVERSAL DE INDIAS DEBE ARREGLARSE AL DECRETO DE 20 AGOSTO DE 1754
    Para evitar competencias entre mis Secretarios de Estado y del Despacho, y que una entorpezca y retarde las operaciones de la otra, de lo que siempre resulta un gran perjuicio al buen gobierno de mis reinos y a mi Real servicio, quiero que todas ellas queden libres y recíprocamente independientes en sus funciones; y con este fin declaro que por mi Real decreto de 28 de Junio de 1814, en que restablecí el Ministerio universal de Indias, como lo estuvo desde los tiempos más remotos hasta el día 8 de julio de 1787, quedaron derogados los del propio día, y del 29 de septiembre del mismo año, expedidos en consecuencia de haberse disuelto el Ministerio universal de Indias, y repartido el ejercicio de sus funciones entre los otros Ministerios de la península; y que por consiguiente el Ministerio universal debe arreglarse, no a los dos decretos derogados, sino al de 26 de Agosto de 1754, que forma la ley novena, expedido en Buen Retiro por mi augusto Tío el Sr. D. Fernando VI, y que ahora ratifico y confirmo. Tendréislo entendido, y lo comunicaréis a las demás Secretarías de Estado y del Despacho.
    En Palacio a 13 de Diciembre de 1814.
    Señalado de la Real mano de S.M.
    A D. Miguel de Lardizábal y Uribe

    REAL DECRETO DE 18 DE SEPTIEMBRE DE 1815: SE SUPRIME EL MINISTERIO UNIVERSAL DE INDIAS, Y SE MANDA QUE TODOS SUS NEGOCIOS SE REPARTAN Y DISTRIBUYAN ENTRE LOS RESPECTIVOS MINISTERIOS SEGÚN SU CLASE.
    Convencido íntimamente de las ventajas y utilidades que resultaron a mis vasallos de España e Indias cuando los negocios de una misma naturaleza de ambos hemisferios se instruían y despachaban por los respectivos Ministerios de España, he tenido por conveniente suprimir, como lo hago, el Ministerio universal de Indias; y mando que sus negocios se repartan y distribuyan entre aquellos según su respectiva clase, en los mismos términos que mi augusto Padre tuvo a bien mandar por decreto de 25 de abril de 1790; y a fin de que no haya aumento de gastos, antes sí la posible economía, es mi voluntad que para llevar a efecto este mi Real decreto se elijan por los respectivos Ministerios de los actuales Oficiales de la Secretaría universal de Indias que queda suprimida los que se consideren aptos y necesarios en cada uno. Y atendiendo a los distinguidos servicios y mérito de D. Miguel de Lardizabal, mi Secretario de Estado y del Despacho universal de Indias, he venido en conservarle la plaza en mi Consejo de Estado, con el sueldo y goces correspondientes a este empleo, según lo disfrutan los demás de su clase. Tendréislo entendido, y lo comunicaréis a quien corresponda.
    Rubricado de la Real mano de S.M.
    En Palacio a 18 de Septiembre de 1815
    A Don Pedro Cevallos

    REAL CÉDULA DE S.M. DE 23 DE FEBRERO DE 1816, POR LA CUAL SE MANDA LLEVAR A EFECTO LA SUPRESIÓN DEL MINISTERIO UNIVERSAL DE INDIAS, Y QUE SUS NEGOCIOS SE DISTRIBUYAN EN EL MODO Y FORMA QUE SE MANDA, CON LO DEMÁS QUE SE EXPRESA
    EL REY. Uno de mis primeros cuidados, después de mi feliz regreso al trono de mis Mayores, fue fijar con particularidad mi soberana atención sobre los habitantes de las Indias, donde una guerra intestina y desoladora redujo a la miseria más extremada una porción de sus más hermosas provincias. Informado, pues, del triste estado en que se hallaban muchos de sus pueblos, y de la necesidad de poner término en lo posible a tantas desgracias, creí que una de las medidas que por de pronto debían tomarse era la de restablecer el Ministerio universal, que de antiguo se había instituido para entender en todos los negocios de aquellos dilatados países; pero habiendo conocido después que no era este remedio bastante para tamaños males, y persuadido a que podrían resultar ventajosas utilidades a mis vasallos de España e Indias si los negocios de una misma naturaleza de ambos hemisferios se instruyesen y despachasen por los respectivos Ministerios de España, tuve por conveniente suprimir, como lo hice por mi Real decreto de 18 de Setiembre último, el expresado Ministerio universal de Indias, mandando al propio tiempo que sus negocios se repartiesen y distribuyesen entre aquellos, según sus respectivas clases, en los mismos términos que tuvo a bien mi augusto Padre por decreto de 25 de Abril de 1790. Habiéndose examinado en mi suprema junta de Estado para su más exacto cumplimiento la expresada mi Real resolución, y teniéndose presente entre otras cosas la conveniencia de uniformar el despacho de los negocios de Indias con el de España como parte integrantes de una misma nación; conformándome con su dictamen he resuelto y mandado: lo 1º, que se lleve a efecto la supresión del Ministerio universal de Indias; 2º que los respectivos Secretarios del Despacho cuiden de que se formen inmediatamente los departamentos de Indias que sean necesarios, distintos de los de España; 3º que los individuos de que se compongan sean personas versadas en los negocios de América, o por lo menos de conocida disposición por su buen desempeño; 4º que para evitar la postergación que pudieran sufrir, y remover todo motivo de confusión, se me lleven al Despacho los asuntos de Indias en cada semana por los Secretarios a quienes correspondan, teniendo particular cuidado de que vayan con absoluta separación de los de la península; 5º que cuando se necesite de la concurrencia de uno o más Ministerios, se comuniquen mutuamente órdenes para el puntual, pronto y simultáneo cumplimiento; 6º que se traten con la misma preferencia en el Consejo y en la suprema junta de Estado los asuntos graves de Indias y de España; 7º que mi supremo Consejo de las Indias me consulte en todos los asuntos de importancia con el celo y luces que tiene bien acreditadas desde su establecimiento; y 8º que por este mismo tribunal se expidan en lo sucesivo en forma de cédula todas las resoluciones que tengan fuerza de ley. En su consecuencia mando a los Virreyes, Gobernadores, Presidentes, Regentes y Oidores de mis Reales Audiencia en ambas Américas e Islas Filipinas, y a todas las demás autoridades y personas a quienes toque su contenido, vean lo dispuesto en esta mi Real cédula, y lo tengan entendido para su puntual cumplimiento en lo que les corresponda.
    Fecha en Madrid a 23 de Febrero de 1816.

    REAL DECRETO DE 10 DE MARZO DE 1820 RESTABLECIENDO LA EXISTENCIA DE LOS MINISTERIOS DE GOBERNACIÓN DE LA PENÍNSULA Y DE ULTRAMAR.
    El REY ha expedido el decreto siguiente:
    A fin de que se puedan despachar con la separación prescrita por el sistema constitucional los negocios pertenecientes a los ministerios de la Gobernación de la Península y de la de Ultramar, he venido, con acuerdo de la Junta Provisional, es restablecer estos dos Ministerios, y en encargar interinamente el Despacho del primero al Secretario interino de Gracia y Justicia D. Josef García de la Torre, y el del segundo a D. Antonio González Salmón, Secretario del Despacho de Hacienda. Tendréislo entendido, y dispondréis su puntual cumplimiento.
    Palacio 10 de marzo de 1820. Al Duque de San Fernando"

    DECRETO DE 27 DE MAYO DE 1823, POR EL CUAL SE NOMBRA A D. JOSEF AZNAREZ SECRETARIO DE ESTADO Y DEL DESPACHO UNIVERSAL DEL INTERIOR DE LA PENÍNSULA Y ULTRAMAR. (SE CREA DICHO MINISTERIO)
    La Regencia del Reino, que a la par del grandioso objeto que se ha propuesto en el acto mismo de su instalación, secundando las ideas anunciadas por el Serenísimo Señor Duque de Angulema, Generalísimo del ejército francés residente en España, cual es el de no omitir sacrificio por rescatar al REY nuestro Señor del cautiverio en que gime, ha abrazado también la idea de no perdonar recurso alguno que pueda hallarse a su alcance para proporcionar la felicidad de la Nación: a este fin ha acordado crear una Secretaría de Estado y del Despacho, con la denominación de Interior, y con las atribuciones que en posterioridad a esta fecha, y después del más maduro y detenido examen, se le detallarán con más amplitud, debiendo en el ínterin entender y conocer en cuantos expedientes y negociados fueron de las peculiares atribuciones de las llamadas Secretarías de la Gobernación de la Península y Ultramar; y deseosa la Regencia del Reino de corresponder a la confianza universal que se promete de todos los españoles, ha indagado las personas que más adecuadamente podrían llenar sus esperanzas y las de la Nación en destinos de un rango tan elevado; y cerciorada de los distinguidos servicios ejecutados por sostener los imprescriptibles derechos de la sagrada Persona del REY nuestro Señor, que ha contraído D. Josef Aznárez, del Consejo de S.M. en el supremo de la Guerra, ha tenido a bien S.A. nombrarle para la Secretaría de Estado y del Despacho de lo Interior de la Península y Ultramar. Tendréislo entendido, y lo comunicaréis a quien corresponda para su puntual cumplimiento; previniendo al expresado D. Josef Aznárez que se presente inmediatamente para el desempeño del encargo que se le confiere.
    Está rubricado.
    Palacio 27 de Mayo de 1823
    A D. Francisco Tadeo Calomarde.

    REAL DECRETO DE 18 DE OCTUBRE DE 1823, POR EL QUE S.M. ORDENA QUE EL MINISTERIO LLAMADO DEL INTERIOR, CREADO POR LA REGENCIA, QUEDE EXTINGUIDO, ASÍ COMO LA SUPERINTENDENCIA GENERAL DE POLICÍA, CON LO DEMÁS QUE EXPRESA
    La dislocación y confusión en que quedaron los negocios del Reino cuando lo abandonó el llamado gobierno constitucional por su retirada a las Andalucías, obligó a la Regencia del Reino a pensar en medidas extraordinarias, como lo eran las circunstancias en que se hallaba. Era necesario reponerlo todo al estado que tenía antes de la revolución, que era casi lo mismo que crearlo. A las circunstancias generales que deben concurrir en todo sujeto para merecer mi confianza era menester en aquella época aumentar el examen de la opinión de cada uno, y conocer su corazón. Para satisfacer a estas perentorias necesidades se persuadió la Regencia que no eran suficientes las cinco Secretarías de estado que por las leyes y Reales órdenes de mis Antecesores tienen a su cargo el Despacho de todos los ramos de este vasto Gobierno, y determinó la interina creación sexto Ministerio con el nombre de Interior, que dedicado exclusivamente a la parte gubernativa del Reino, descargase a los demás de muchos negociados, que debían embarazar la pronta expedición de los otros, y cuidase particularmente de la reposición de los Ayuntamientos y Justicias, facilitándole esta delicada operación con el establecimiento igualmente provisional de los Comisarios regios. A favor de estas acertadas medidas se logró restablecer rápidamente las cosas al ser y estado que tenían antes del 7 de Marzo de 1820 en los distritos ocupados por las Tropas de S.M. Cristianísima y por las alistadas en mi Real servicio; de modo que los negocios siguen ya el curso ordinario. Ha llegado pues el momento de que cese el ejercicio de aquellas medidas extraordinarias, y de que se eviten a mi Real Erario unos gastos que no son necesarios, para aliviarle en todo lo posible en momentos de tanta escasez, y que tanto afligen mi paternal corazón. Por tanto he resuelto que quede desde ahora extinguido el Ministerio llamado del Interior, y cesen los Comisarios Regios, volviendo todas sus atenciones y las de la citada Secretaría a las demás de mi Despacho, y a los Cuerpos o personas a quienes respectivamente estaban cometidas del 7 de Marzo de 1820, y los asuntos de la Superintendencia general de Policía a la Secretaría del despacho de Gracia y Justicia, en los propios términos que estuvo en tiempo de mis augustos Antecesores; pero no siendo justo que los empleados en estos establecimientos provisiones sean perjudicados, es mi voluntad que vuelvan a los destinos que tenían antes del 7 de Marzo de 1820. Tendréislo entendido, y lo comunicaréis a quien corresponda para su cumplimiento.
    Rubricado de la Real mano
    Real Alcázar de Sevilla 18 de octubre de 1823
    A D. Víctor Sáez

    REAL DECRETO DE 5 DE NOVIEMBRE DE 1832, CREANDO LA SECRETARÍA DE ESTADO Y DEL DESPACHO DEL FOMENTO GENERAL DEL REINO
    Concediendo mi augusto Abuelo el Señor D. Carlos IV al fomento de la riqueza pública el preferente lugar y la verdadera importancia de que es indispensable disfrute para la buena administración del estado, estimó oportuna la creación de un departamento especial en el ministerio de Hacienda que ahora está a vuestro cargo, y se sirvió designar los diferentes objetos en que había de ocuparse para desempeño de sus funciones. Con igual consideración se ha dignado mirar el REY, mi muy caro y amado Esposo, durante su feliz reinado todo cuanto puede contribuir al bienestar de sus fieles vasallos, que fue y es siempre el fin constante de sus anhelos. Y si, por circunstancias particulares no pudo realizarse el establecimiento del ministerio separado, que para ello tuvo a bien acordar en real decreto autógrafo de 5 de noviembre de 1830, usando ahora de las facultades que se dignó concederme en el de 6 de Octubre último, he resuelto, con su noticia y soberana aprobación, que para fortalecer la administración interior y el fomento general del Reino, haciendo que las disposiciones protectoras de la fortuna individual y pública produzcan el saludable efecto que se desea, sin que pugnen entre sí ni se frustren las intenciones más benéficas, se establezca inmediatamente el ministerio decretado en la citada fecha de 5 de noviembre de 1830; que tenga el título de Secretaría de Estado y del Despacho del Fomento General del Reino; que sea de aquí en adelante una de las secretarías del despacho, igual a las existentes, disfrutando de las mismas atribuciones que éstas; y que su formación se realice sin aumento de gastos, y aprovechando las luces y sujetos diseminados actualmente en varios establecimientos. Tendréislo entendido, y dispondréis su circulación y pronto cumplimiento.
    Está rubricado de la Real mano
    En Palacio a 5 de Noviembre de 1832
    A D. Victoriano de Encima y Piedra

    REAL DECRETO DE 13 DE MAYO DE 1834, MANDANDO QUE ESTE MINISTERIO [FOMENTO GENERAL] SE DENOMINE EN ADELANTE SECRETARÍA DE ESTADO Y DEL DESPACHO DEL INTERIOR, Y COMO SE EXPRESA LA SECCIÓN DEL CONSEJO Y SUBDELEGADOS DE PROVINCIAS
    Perteneciendo al Ministerio de vuestro cargo, además del fomento de la riqueza general del Reino, los negocios relativos al gobierno civil y a la administración interior de las provincias de la Monarquía, y conviniendo que el título con que sea conocido no deje duda sobre el objeto y carácter de sus atribuciones; he venido en mandar, en nombre de mi muy amada Hija la REINA Doña Isabel II, conformándome con el dictamen del Consejo de Ministros:
    1º. El Ministerio creado por el real decreto de 5 de noviembre de 1832 con la denominación de Secretaría de estado y del Despacho de Fomento general del Reino, tendrá desde ahora el título de Secretaría de Estado y del Despacho del Interior.
    2º. Sus atribuciones serán las mismas declaradas en el Real Decreto citado, y en el de 9 de dicho mes y año, con las variaciones hechas al respecto algunas de ellas por Reales resoluciones posteriores; sin perjuicio de que me propongáis las demás que se consideren oportunas para conseguir la más rápida y metódica expedición de los negocios, así como la mejor organización en todos los ramos de gobierno y administración correspondientes a dicho Ministerio.
    3º. La sección del Consejo Real de España e Indias instituida por mi Real decreto de 24 de Marzo de este año con el título de Sección de Fomento, se nombrará en lo sucesivo Sección del Interior.
    4º. Los Subdelegados principales de Fomento establecidos por mi Real decreto de 23 de octubre de 1833, tendrán el título de Gobernadores civiles de las Provincias, y los de Partido el de Subdelegados del Gobierno civil.
    Sus atribuciones, sueldos, honores y consideración continuarán siendo por ahora los que respectivamente les han sido declarados por mis Reales decretos de 30 de Noviembre y 22 de Diciembre de 1833, y Real orden de 31 de Enero del presente año.
    Tendréislo entendido, y lo comunicaréis a quien corresponda para su cumplimiento.
    Está rubricado de la Real mano.
    En Aranjuez a 13 de Mayo de 1834
    A Don José María Moscoso de Altamira

    REAL DECRETO DE 4 DE DICIEMBRE DE 1835, MANDANDO QUE ESTE MINISTERIO SE DENOMINE EN ADELANTE SECRETARÍA DE ESTADO Y DEL DESPACHO DE LA GOBERNACIÓN DEL REINO
    Conviniendo que para la mejor y más propia significación de las atribuciones del Ministerio de lo Interior se le de un nombre análogo a ellas, que explique al mismo tiempo que son extensivas a las provincias ultramarinas de la Monarquía, oído el parecer del Consejo de Ministros, he venido en mandar, en nombre de mi excelsa Hija la REINA DOÑA ISABEL II, lo siguiente:
    Artículo 1º. El Ministerio creado por real decreto de 5 de Noviembre de 1832 con la denominación de Secretaría de Estado y del Despacho del Fomento General del Reino; y que por otro de 13 de Mayo del año próximo pasado obtuvo la de lo Interior, llevará en adelante la de Secretaría de Estado y del despacho de la Gobernación del Reino.
    Artículo 2º. Sus atribuciones serán las mismas que le fueron declaradas en los referidos reales decretos, y hoy conserva.
    Artículo 3º. La sección denominada de lo Interior, en el Consejo Real de España e Indias se nombrará en lo sucesivo Sección de la Gobernación del Reino, sin que por eso se disminuya en nada la parte de atribuciones correspondientes al referido Ministerio, que tiene a su cargo la Sección de Indias del mismo Consejo Real.
    Tendréislo entendido y lo comunicaréis a quien corresponda para su cumplimiento.
    Está rubricado de la Real mano
    En el Pardo a 4 de Diciembre de 1835
    A Don Martín de los Heros

    REAL DECRETO DE 28 DE ENERO DE 1847 CREANDO UN NUEVO MINISTERIO CON LA DENOMINACIÓN DE SECRETARÍA DE ESTADO Y DEL DESPACHO DE COMERCIO, INSTRUCCIÓN Y OBRAS PÚBLICAS

    Exposición a S.M.

    Señora: al tomar a vuestro cargo la suprema administración del Estado, que V.M. se ha dignado confiarnos en este mismo día, miramos como una de nuestras más importantes obligaciones organizar el Gobierno de manera que con facilidad pueda cada uno de los Ministros responsables de V.M., en su respectivo departamento, cumplir a un tiempo con lo que debe al trono y al país, que tiene derecho a exigir de sus gobernantes el más asiduo celo, el más constante afán en procurar su bien y adelantamientos.
    Cinco secretarías del Despacho, Señora, pudieron ser bastantes a los augustos abuelos de V.M. para atender a los negocios de la Monarquía, ya por el sistema político de su Gobierno, ya porque, confundidas la administración civil y judicial, ofrecían menos dificultades los asuntos. Aún así, el Consejo y Cámara de Castilla ejercían de hecho y de derecho atribuciones administraciones, propias en realidad de un ministerio.
    Los progresos de la civilización sin embargo, y a pesar de los obstáculos que las antiguas instituciones les oponían, hicieron sentir su influencia en España, y las Cortes de Cádiz crearon en la Constitución de 1812 dos nuevos ministerios, el de la Gobernación de la Península y el de Ultramar, reconociendo así, aún en aquella época, la necesidad de dotar a la nación de una secretaría del Despacho que atendiese especialmente a su gobierno civil.
    Cambiadas luego las circunstancias, y restablecido el antiguo sistema político, hubo de seguir igual rumbo el administrativo, y el número de los Ministros se redujo al que antes había.
    Mas apenas comenzada con el reinado de V.M. la regeneración política de España, y confiado el gobierno a manos celosas e inteligentes, sintióse la necesidad de fortalecer la administración interior y contribuir al desarrollo de la riqueza pública, creando para ello un ministerio especial con la denominación de Fomento.
    Durante la menor edad de V.M., Señora, la guerra civil, los trastornos políticos y otras causas, que fuera prolijo enumerar, apenas permitieron a los Ministros atender a otras cosas más que a vencer dificultades del momento; y sin embargo, el ministerio llamado primero de Fomento, luego de lo Interior y hoy de la Gobernación de la Península, ha planteado las bases de la administración civil, organizado la municipal, y en lo posible atendido al desarrollo de los intereses materiales y al progreso intelectual de los pueblos.
    En medio de cuantas desdichas afligieron a España, la ilustración, la industria y el comercio han progresado tan notablemente a la sombra del trono constitucional de V.M., que ya es forzoso confiar a manos distintas la dirección de tan esenciales intereses y la del gobierno interior.
    Un solo Ministro, Señora, aún suponiéndole dotado de prendas rara vez reunidas, y algunas acaso entre sí incompatibles, no podrá nunca atender cumplida y simultáneamente a la dirección de las administraciones públicas, civil y municipal por una parte, a la beneficencia, a los caminos, a la instrucción y a las obras públicas por otra.
    Ni parece tampoco conveniente, una vez separados estos ramos de la gobernación general del reino, conservar el comercio apartado de ellos y sujeto al Ministerio de Marina, que requiere ahora más que nunca la especial atención de un Consejero de V.M.
    Los que suscriben, en consecuencia, acuden reverentes a los pies del trono y ruegan a V.M. se digne separar del ministerio de la Gobernación lo concerniente a los ramos de beneficencia, instrucción y obras públicas, y del de Marina la sección de comercio, creando al efecto un nuevo ministerio.
    Una consideración hubiera arredrado a los Ministros que suscriben: la de no aumentar más los gastos públicos (que por el contrario desean aliviar); pero desde luego han visto que establecidas ya todas las oficinas que entienden en estos ramos, aunque agregados a diversos ministerios, poco o nada será lo que haya de necesitarse para la reunión de todas estas dependencias, compensando en todo caso este ligero gravamen, si lo hubiese, la mayor expedición de los negocios.
    Si las razones que sumariamente hemos tenido la honra de exponer convenciesen al augusto ánimo de V.M., dígnese prestar su Real aprobación al adjunto proyecto de decreto.
    Madrid 28 de enero de 1847.-Señora.- A L.R.P. de V.M.=El Duque de Sotomayor.=Juan Bravo Murillo.=Ramón Santillán.=Manuel de Seijas Lozano.

    REAL DECRETO


    Atendiendo a los motivos que en exposición de este día me ha hecho presentes mi Consejo de Ministros, he venido en decretar lo siguiente:
    Artículo 1º. Se crea un nuevo Ministerio igual a los existentes, y disfrutando las mismas atribuciones que éstos, con la denominación de Secretaría de Estado y del Despacho de Comercio, Instrucción y Obras Públicas.
    Artículo 2º. Para plantearlo se incorporarán desde luego a él la Dirección de Instrucción pública y las secciones de Beneficencia, Obras públicas y Comercio, que hoy existen en las Secretarías de Gobernación y Marina.
    Artículo 3º. El Ministro de Comercio, instrucción y Obras públicas someterá a mi Consejo de Ministros, y éste a mi Real aprobación, a la brevedad posible, un proyecto de decreto determinando la forma, atribuciones y planta del nuevo Ministerio.
    Artículo 4º. Hasta que se sometan a las Cortes y obtengan su aprobación los presupuestos de gastos generales del estado, se atenderá a los del nuevo Ministerio por los de la Gobernación y Marina en la parte que les corresponda, y del fondo de imprevistos en lo restante.
    Artículo 5º. El Presidente de mi Consejo de Ministros, los de Marina y Gobernación y el de Comercio, Instrucción y Obras públicas quedan encargados de la ejecución del presente decreto
    Dado en Palacio a 28 de Enero de 1847.
    Está rubricado de la Real mano
    Refrendado
    El Presidente del Consejo de Ministros, Duque de Sotomayor.

    REAL DECRETO DE 5 DE FEBRERO DE 1847, DETERMINANDO QUE EL NEGOCIADO DE LA GOBERNACIÓN DE ULTRAMAR, CORRESPONDA AL MINISTERIO DE LA GOBERNACIÓN DE LA PENÍNSULA, Y QUE ÉSTE SE DENOMINE MINISTERIO DE LA GOBERNACIÓN DEL REINO

    Exposición a S.M.

    Señora: El desarrollo progresivo de los diferentes ramos de la administración pública y la diversa índole de los negocios mismos a que extiende el Gobierno su protección y vigilancia, han hecho de todo punto necesaria la división del ministerio de la Gobernación de la Península, en dos distintos, de los cuales el uno de Gobernación del Reino y el otro de Comercio, Instrucción y Obras públicas, tengan una existencia propia e independiente. Así se ha verificado por Real decreto de 28 de Enero último, conforme a las necesidades y tendencias de la época y a las multiplicadas atenciones del Estado y de los pueblos.
    El incremento que insensiblemente recibieron los conocimientos útiles, la importancia de su aplicación para promover a la vez la prosperidad general y la del individuo, el espíritu de asociación y de empresa que, dirigido por ellos, da nuevo precio a los productos naturales de nuestro suelo, y crea y extiende nuestras relaciones comerciales, las comunicaciones y demás obras públicas que aquellas reclaman y promueven como una consecuencia inmediata de su progreso y desarrollo, determinan en efecto de un modo preciso las atribuciones propias y los diversos ramos a que debe extender su acción y sus funciones la nuevas Secretaría del Despacho.
    Aunque en el Real Decreto de 28 de enero último para su creación se designa el negociado de beneficencia pública como una parte de sus atribuciones, todavía, para darles más unidad y enlace, tenemos la honra de proponer a V.M. que las diferentes atenciones de la beneficencia queden en el ministerio de la Gobernación del reino, y que pasen al de Comercio, Instrucción y Obras públicas las que corresponden a la agricultura. Esta variación tiene en su apoyo consideraciones importantes, y pone en armonía partes esenciales de la administración, que por su misma naturaleza no podrían separarse tal vez sin inconvenientes.
    Desde luego se advierte que los establecimientos de beneficencia a cargo de las municipalidades o de las provincias, entran por mucho en su administración; que se enlazan con ella íntimamente; que no podrían ser considerados como una creación aislada, sin entorpecimientos y dificultades que es preciso evitar; y de aquí, si no la absoluta necesidad, a lo menos la conveniencia de que permanezcan como hasta ahora a cargo del ministerio de la Gobernación, del cual depende también la administración de las municipalidades y de las provincias.
    La agricultura, al contrario, como uno de los principales elementos del comercio, conserva con él íntimas relaciones: promoverla será procurarle nuevos recursos, agrandar su esfera y darle un poderoso impulso. Por eso se pretende ahora que un mismo pensamiento presida a las mejoras de uno y otro ramo, y que de una misma acción reciban el impulso necesario a su fomento y desarrollo.
    La reunión del comercio, de la agricultura y de las obras públicas en un mismo ministerio está por otra parte apoyada, no solo en los auxilios que recíprocamente se prestan estos medios de crear la prosperidad pública, sino también en sus estrechas relaciones. Necesita la agricultura de los canales de riego para fecundar los campos, y de las comunicaciones públicas para la extracción de sus productos. Así es como el enlace de diversos intereses, dirigidos todos a un fin común, vienen a reunir en el mismo ministerio el comercio, la agricultura, las obras públicas y la enseñanza y propagación de las ciencias y las artes que crean y perfeccionan estos poderosos gérmenes de la prosperidad pública.
    Pero la reforma de las diversas dependencias de la administración central sería incompleta, si bajo una misma dirección no se comprendiesen los diferentes dominios que constituyen hoy la monarquía española. Por un concurso de causas que han desaparecido ya en su mayor parte, la gobernación de Ultramar se hallaba hasta ahora a cargo del Ministerio de Marina, y no era allí ciertamente donde se fijaban los buenos principios de gobierno y la unidad y enlace que estrecha todas las partes de la administración pública. Intereses y relaciones que no pueden desatenderse exigen ahora su incorporación en el de la Gobernación del Reino, y la aconsejan a la vez la uniformidad y buen concierto de la administración general, la índole misma de los intereses que promueve, el pronto y fácil despacho de los negocios públicos, la armonía en fin de las diversas partes del todo que constituyen el gobierno central.
    Y no es esta ciertamente una innovación. Hasta el año de 1836 unida estuvo la parte de gobierno y de administración de Ultramar al ministerio de la Gobernación de la Península. Con tanta más razón se confía ahora al que le sustituye, cuanto que las demás secretarías del Despacho extienden su autoridad a los dominios ultramarinos del reino en todos los negocios relativos a sus respectivas dependencias.
    Fundados en estas consideraciones, tenemos la honra de proponer a V.M. se digne aprobar los dos adjuntos proyectos de decreto. Madrid 5 de Febrero de 1847.=Señora.- A L.R.P. de V.M.= El duque de Sotomayor.=Juan Bravo Murillo.=Ramón de Santillán.=Manuel de Seijas Lozano.=Mariano Roca de Togores.

    REALES DECRETOS
    Tomando en consideración las razones que en la anterior exposición me ha manifestado mi Consejo de Ministros, he venido en decretar lo siguiente:
    El Negociado de la Gobernación de Ultramar, unido actualmente al Ministerio de Marina, corresponderá desde ahora al de la Gobernación de la Península, que se denominará en los sucesivo ministerio de la Gobernación del Reino.
    Dado en Palacio a 5 de Febrero de 1847.- Está rubricado de la Real mano.- El duque de Sotomayor

    REAL DECRETO DE 20 DE OCTUBRE DE 1851, CREANDO UN MINISTERIO DE FOMENTO EN LUGAR DEL DE COMERCIO, INSTRUCCIÓN Y OBRAS PÚBLICAS, Y AGREGANDO AL DE GRACIA Y JUSTICIA LA DIRECCIÓN GENERAL DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA, Y VARIOS NEGOCIADOS QUE ANTES DEPENDÍAN DE OTROS MINISTERIOS
    Señora: Las razones que aconsejaron a V.M. el aumento de departamentos ministeriales, dividiendo en dos el antiguo Ministerio de la Gobernación del Reino, eran tan fundadas y verdaderas, que la experiencia de cerca de cinco años ha venido a producir una convicción general en su favor. Mas como no sea dado a las obras de los hombres caminar sino lentamente a la perfección; como las innovaciones deban introducirse con la parsimonia proporcionada a la preparación de los ánimos, y como las necesidades sociales de cada época vayan indicando las modificaciones requeridas por el mejor servicio público en todos sus ramos, parece llegado el caso de que los Ministros, a quienes V.M. honra con su confianza, propongan a su alta sabiduría alguna variación en la distribución de negociados y atribuciones que, sin grande alteración respecto de lo existente, lleve consigo resultados importantes y transcendentales.
    Los intereses materiales son la necesidad universalmente sentida y reclamada, y el gobierno de S.M. les debe una privilegiada atención. No para sobreponerlos al orden religioso y al orden moral, donde está la esperanza del hombre y la tranquilidad de su vida con la vida y la paz de las sociedades, sino para proporcionar trabajo productivo a todas las clases, y para desarrollar el espíritu industrial que busca guía y consejo como medio de bienestar privado que necesariamente aspira al cultivo del entendimiento y a la más elevada noción de las verdades religiosas y morales.
    El Ministerio de Comercio, Instrucción y Obras pública s ha de atender en su conjunto y en sus pormenores a una infinidad de materias inconexas, varias, y todas prácticas, que exigen profunda meditación antes de resolverse, y en que un error pudiera ocasionar fatales consecuencias. La agricultura, la fabricación y el comercio ofrecen diariamente cuestiones tanto más graves, cuanto que muchas de ellas se presentan nuevas en nuestro país, sufren con la paralización y tienen derecho para ser decididas con acierto. La construcción de obras públicas, caminos comunes y de hierro, canales, puertos y faros, es una necesidad que nadie discute, porque constituye las vías de circulación, única perspectiva abierta al porvenir de los productores; y lo que este vastísimo negociado absorbe de tiempo y estudio, el simple sentido común lo advierte y adivina.
    Todavía debe su acción aumentar de amplitud e intensidad, porque los caminos vecinales, recurso de los pueblos pequeños, clamor de la gran mayoría de los habitantes, conviene que corran unidos en su cuidado y despacho a las grandes vías de comunicación, como las ramificaciones a los troncos, como la parte al todo, formando un grupo donde se combinen la ciencia y la aplicación, los grandes elementos con los pequeños, y los intereses de las localidades con los de la generalidad.
    Ni puede dejar de mencionarse el ramo de minería en un territorio como el de la Península, que no reconoce superior ni acaso igual en toda la superficie del globo por la variedad, abundancia y utilidad de los minerales que encierra en su seno. La alta protección de esta industria, que nadie puede arrebatar a los españoles, es también asunto de no poco esmero y asiduidad.
    Es casi imposible, Señora, que el Ministro que despache debidamente estos negociados alcance a entender a otros. Porque a ellos va naturalmente anejo el cuidado de las enseñanzas especiales que preparan las profesiones de los ingenieros de caminos, canales y puertos, así como de los de minas, de las escuelas de comercio y de los institutos y academias industriales, donde se han de generalizar los conocimientos indispensables a la juventud, que confía en la nueva carrera abierta en las artes desde las combinaciones intelectuales hasta la ejecución material de los talleres.
    El negociado de instrucción pública debe, Señora, en concepto de los que suscriben, pasar a otro Ministerio, y este conviene que sea el de Gracia y Justicia. No solamente es el menos cargado de atribuciones, sino que es el que por la santidad y gravedad de sus demás negocios puede imprimir a la educación general el sello que corresponde a un pueblo unido en creencias religiosas, noble en carácter, rico en grandes recuerdos.
    La instrucción superior universitaria conviene a algunos; la enseñanza secundaria es necesaria a muchos; y la primaria es indispensable a todos. Las carreras a que los estudios de las Universidades habilitan, no bastan para la colocación de todos los cursantes; y de ahí la utilidad de insistir en la mejora de la enseñanza secundaria o media, que debe ser el término para la mayor parte de los jóvenes aspirantes a aplicar los conocimientos adquiridos al manejo de sus haciendas, al cuidado de las ajenas y a las ocupaciones activas de las clases no menesterosas. El Ministerio de Gracia y Justicia, conocedor del personal de las carreras de la iglesia, de la magistratura y de las que no son técnicas e industriales, puede, de la manera más ventajosa para los pueblos, y más conveniente al Estado, regularizar y armonizar en todos conceptos la marcha general de la enseñanza pública.
    Sus empleados, sus auxiliares y sus dependencias, serán los mismos que en la actualidad: por consiguiente ni aún en la transición se notarán vacíos ni perturbaciones.
    Alguna otra atribución corresponde al Ministerio de Gracia y Justicia, diseminada hasta aquí en otros departamentos, por efecto de incoherencias históricas.
    Tales son: el Vicariato general castrense en sus altas relaciones eclesiásticas; las Juntas investigadoras de memorias y obras pías, y la obra pía de los Santos Lugares de Jerusalén, y la designación de eclesiásticos que hayan de ejercer su ministerio en los establecimientos públicos de beneficencia, u otros, siempre que sean costeados por el estado, así como la intervención que al Gobierno competa en todo lo referente a funciones eclesiásticas en establecimientos costeados por las provincias, los pueblos o los particulares. Las razones de esta reunión de atribuciones al Ministerio de Gracia y Justicia son tan obvias y evidentes, que ni siquiera necesitan enunciarse, porque consisten en atribuir al departamento de negocios eclesiásticos lo que a ellos directa e inmediatamente se refiere.
    Por estas consideraciones, el Consejo de Ministros tiene la honra de proponer a la Real aprobación de V.M. el adjunto proyecto de decreto.
    Madrid, 20 de Octubre de 1851.=Señora.=A L.R.P. de V.M.=Juan Bravo Murillo.=El Marqués de Miraflores.=Ventura González Romero.=Francisco de Lersundi=Francisco Armero.=Manuel Bertrán de Lis

    REAL DECRETO
    En vista de las razones que me ha expuesto mi Consejo de Ministros, vengo en decretar lo siguiente:
    Artículo 1º. El Ministerio de Comercio, Instrucción y Obras públicas se denominará Ministerio de Fomento.
    Artículo 2º. El negociado de caminos vecinales, el de construcción de torres telegráficas y cualquiera otro relativo a la ejecución de obras públicas, pasarán al Ministerio de Fomento.
    Artículo 3º. Los negociados de escuelas especiales de ingenieros de caminos, canales y puertos, de escuelas especiales de ingenieros de minas, de escuelas o academias de arquitectura, de comercio y de institutos y escuelas industriales, subsistirán en el Ministerio de Fomento.
    Artículo 4º. Los negocios de instrucción pública con sus incidencias y conexiones, no especificadas en el artículo anterior, pasarán al Ministerio de Gracia y Justicia.
    Artículo 5º. Pasarán igualmente al Ministerio de Gracia y Justicia los negociados de
    El Vicariato general castrense en sus altas relaciones eclesiásticas, reservándome determinar las que en este ramo hayan de mediar entre el Ministerio de Gracia y Justicia y los de Guerra y Marina;
    Las Juntas investigadoras de memorias y obras pías creadas con dependencia del Ministerio de Hacienda por Real decreto de 12 de Octubre de 1849;
    La designación y nombramiento de eclesiásticos para las plazas creadas con el fin de que ejerzan su ministerio en los establecimientos públicos de beneficencia u otros, siempre que sean costeados en todo o en parte por el estado.
    Y la intervención que a mi Gobierno competa en todo lo referente a funciones eclesiásticas ejercidas en establecimientos sostenidos exclusivamente por las provincias, los pueblos o particulares.
    Artículo 6º. Con los negociados respectivos pasarán al Ministerio de Fomento los empleados en el ramo de caminos vecinales, y al de Gracia y Justicia la Dirección y Consejo de Instrucción pública, con sus dependencias en lo personal y material.
    Dado en Palacio a 20 de Octubre de 1851.
    Está rubricado de la Real mano.
    El Presidente del Consejo de Ministros, Juan Bravo Murillo

    REAL DECRETO DE 20 DE MAYO DE 1863 CREANDO UN NUEVO MINISTERIO CON LA DENOMINACIÓN DE MINISTERIO DE ULTRAMAR, Y SEÑALANDO SUS ATRIBUCIONES
    Señora: El número y organización de las altas dependencias del Estado han seguido siempre el curso y vicisitudes de los servicios en que es forzoso dividir la administración y gobierno de los países y al reinado de V.M. corresponde la gloria de que la extensión y desarrollo de los dominios de Ultramar hayan crecido de una manera tan visible, que desde estos últimos años se ha reconocido la imperiosa necesidad de concentrar los de su administración y gobierno en una sola dependencia.
    A la alta penetración de V.M. no se oculta que el cuidado de atender a las especialísimas necesidades de las apartadas provincias, que en diversas partes del mundo tienen la dicha de aclamarla por su Soberana, sólo debe confiarse a uno de vuestros Consejeros responsables; y la misma circunstancia de su situación allende los mares y de los conflictos de razas, instituciones e intereses que le son propios, dan al Gobierno de dichas provincias cierto carácter que reclama grande unidad de pensamiento y de sistema.
    Esto no podrá nunca conseguirse sino por medio de la responsabilidad moral y legal de un Ministro que, penetrado de los altos deberes de su encargo, exponga a la solicitud de V.M. todos los bienes que puede dispensar en aquella parte de sus dominios, y lleve al Consejo de Ministros la autoridad, sin la cual faltarían la confianza y la prontitud de la resolución, tan esenciales en el Gobierno.
    Este complemento es el que falta hoy a la Dirección de Ultramar. El acierto en su creación lo han demostrado las mejoras de toda especie que han seguido a su institución; y la iniciativa y autoridad que le llevará la colocación de un Ministro al frente de la misma, darán a estos resultados la eficacia y extensión que tan de acuerdo están con los nobles deseos de V.M.
    No creen vuestro Ministros responsables que debe hacerse novedad por ahora en los ramos encomendados a aquella dependencia. Subsisten en su concepto las poderosas razones que segregaron de ella los de Estado, Guerra y Marina, y las medidas adoptadas ya y las que pueda convenir adoptar en lo sucesivo evitarán fácilmente los inconvenientes que esta separación pudiera traer a la unidad de aquel Gobierno.
    Persuadidos los Ministros que suscriben de que la creación de esta nueva Secretaría del Despacho, lejos de perjudicar, ha de contribuir más y más a fortificar la política tradicional de España, a asimilar en cuanto sea posible la Administración de aquellas provincias a la de la Península, tienen la honra de someter a la aprobación de V.M. el adjunto proyecto de decreto.
    Aranjuez 20 de Mayo de 1863.=Señora: A L.R.P. de V.M.=El Presidente del Consejo de Ministros, Ministro de Estado, Marqués de Miraflores.=El Ministro de Gracia y Justicia, Rafael Monares.=El Ministro de la Guerra, José de la Concha.=El Ministro de Hacienda, José de Sierra.=El Ministro de Marina, Francisco de Mata y Alós.=El Ministro de la Gobernación, Florencio Rodríguez Vaamonde.=El Ministro de Fomento, Manuel Moreno López

    REAL DECRETO
    Conformándome con lo propuesto por mi Consejo de Ministros,
    Vengo en decretar lo siguiente:
    Artículo 1º. Se crea un nuevo Ministerio con la denominación de Ministerio de Ultramar
    Artículo 2º. Será de las atribuciones de este Ministerio el despacho de todos los asuntos de las provincias de Ultramar, a excepción de todos los asuntos de las provincias de los que corresponden a los de Estado, Guerra y Marina, que continuarán por ahora dependiendo de los mismos.
    Artículo 3º. La organización del Ministerio de Ultramar será objeto de un Real decreto especial
    Artículo 4º. Se aplican a los gastos de este Ministerio los créditos consignados en la ley de presupuestos para la Dirección de Ultramar, la cual queda suprimida.
    Dado en Aranjuez a 20 de Mayo de 1863.=Está rubricado de la Real mano.=El Presidente del Consejo de Ministros, Marqués de Miraflores

    REAL DECRETO DE 25 DE ABRIL DE 1899, SUPRIMIENDO EL MINISTERIO DE ULTRAMAR, Y LOS SERVICIOS Y ASUNTOS QUE TIENE A SU CARGO SE INCORPORAN A LOS DEPARTAMENTOS MINISTERIALES A QUE CORRESPONDEN EN LA FORMA QUE SE EXPRESA
    EXPOSICIÓN
    SEÑORA: Al someter a la aprobación de V.M. en 10 de Febrero último la reforma del Ministerio de Ultramar, atendióse a la necesidad evidente de suprimir gastos públicos innecesarios después de perdidos los dominios de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, y al propósito de conservar solamente un organismo administrativo adecuado para liquidar las consecuencias de la guerra y resolver los asuntos pendientes.
    Reconocióse al propio tiempo que no tenía razón de ser el Ministerio de Ultramar, pero se mantuvo su nombre con carácter temporal, aunque disponiendo que se encargase de su despacho un Ministro de otro departamento, por creer necesaria aquella personalidad jurídica para las negociaciones financieras que autorizaron las leyes de 17 de Mayo y 30 de Junio de 1898 y la liquidación de las mismas.
    Pero a juicio del Ministro que tiene la honra de dirigirse a V.M., ha llegado el momento de adoptar una resolución definitiva, suprimiendo por completo el Ministerio de Ultramar y encargando a los demás departamentos ministeriales, en la parte que a cada uno corresponda, de los asuntos similares a aquellos que les están encomendados, con las facultades que la leyes habían conferido al Ministerio que se suprime.
    Dos motivos fundamentales aconsejan esta resolución. Consiste el primero en que no hay por qué considerar indispensable la subsistencia del Ministerio de Ultramar por el mero hecho de que las expresadas leyes pusieran a su disposición los recursos extraordinarios que autorizaron para las atenciones de la guerra, y haya sido aquel departamento el que llevase a efecto los préstamos realizados, pues transmitiéndose esas facultades y obligaciones al Ministerio de Hacienda al incorporarse al mismo los servicios y asuntos financieros de aquel, queda subrogado en todos sus derechos y compromisos y adquiere la capacidad legal necesaria para practicar la mencionada liquidación.
    De otra parte, suprimida la Hacienda de Ultramar con la supresión de los ingresos que se obtenían en las Antillas y en el Archipiélago filipino, el Tesoro de la Península es el que sufraga en definitiva las obligaciones inexcusables contraidas por cuenta de aquellos presupuestos o por el Ministerio que los administraba; y siendo esto así no deben mantenerse más allá de este año económico fórmulas sin realidad alguna, que, no engendrando sino tramitaciones dilatorias, embarazan la acción económica cuando ésta debe ser clara y expedita.
    El otro motivo antes indicado es de buen orden administrativo. El despacho de los heterogéneos asuntos procedentes de nuestro antiguo imperio colonial, si ha de hacerse sin demoras y con la competencia técnica debida, no puede confiarse a un solo Centro directivo, que tiene además por principal misión entender en complejas cuestiones financieras, las cuales, por su importancia y urgencia, encierran el mayor interés y absorben todo su tiempo. Para entender en aquellos asuntos con elementos adecuados a su estudio y resolución, conviene remitirlos a los departamentos ministeriales que tienen a su cargo los servicios similares de la Península, con lo cual habrá la necesaria garantía de acierto en los acuerdos, y al dividir el trabajo, se abreviará el término de las incidencias que proceden de nuestra antigua administración de los territorios coloniales.
    Fundado en las precedentes consideraciones, el Ministro que suscribe, de acuerdo con el Consejo de Ministros, tiene la hora de someter a la aprobación de V.M. el adjunto Real decreto.
    Madrid 25 de abril de 1899
    SEÑORA
    A L.R.P. de V.M.
    Francisco Silvela

    REAL DECRETO
    A propuesta del Presidente del Consejo de Ministros, de acuerdo con el mismo Consejo:
    En nombre de Mi Augusto Hijo el REY D. Alfonso XIII, y como REINA Regente del Reino,
    Vengo en decretar lo siguiente:
    Artículo 1º.
    Desde la publicación del presente decreto queda suprimido el Ministerio de Ultramar, y los asuntos y servicios que tiene a su cargo se incorporan a los departamentos ministeriales a que corresponden, en la siguiente forma:
    A la Presidencia del Consejo de Ministros, todo lo referente al gobierno y administración de la colonia de Fernando Poo y de las islas Carolinas, Mariana y Palaos, y los incidentes de la Sección de política del Ministerio que se suprime.
    Al Ministerio de Gracia y Justicia, los asuntos relativos al orden eclesiástico, los correspondientes a la administración de justicia, al Registro civil y de la propiedad y al Notariado.
    Al Ministerio de Hacienda, los que se relacionan con las contribuciones, rentas e impuestos de las islas de Cuba, Puerto Rico y Filipinas; las resultas de sus presupuestos; las deudas emitidas y pendientes de reconocimiento, liquidación y conversión; los servicios del Estado pendientes de pago; las operaciones de préstamos adquiridos, y las Clases pasivas que debían cobrar sus haberes por aquellas Cajas.
    Al Ministerio de Fomento, el Archivo de Indias, el Museo Biblioteca de Ultramar y la Biblioteca del Ministerio que se suprime, con las condiciones previstas en cuanto a los créditos necesarios en los artículo 2º, 3º y 5º del Real decreto de 10 de Febrero último, y los asuntos concernientes a la Instrucción pública, a la Agricultura, la Industria, al Comercio, a los servicios contratados con las Compañía Transatlántica, a los transportes terrestres, a las obras públicas, a los montes y minas y a los establecimientos o instalaciones de cables telegráficos.
    Y al Ministerio de Gobernación, todo lo perteneciente a los ramos de comunicaciones, telégrafos, teléfonos, administración local, provincial y municipal, beneficencia y sanidad, y los asuntos e incidencias correspondientes a los deportados por causas políticas.
    Artículo 2º. Los asuntos y servicios que se incorporan por el artículo anterior a la Presidencia del Consejo de Ministros y a los Ministerios de Gracia y Justicia, Fomento y Gobernación, se distribuirán y despacharán en la forma que acuerden los Ministros, Jefes de estos departamentos. Los que se encomienden al Ministerio de Hacienda continuarán despachándose, mientras no se disponga otra cosa, por la Dirección de Hacienda del Ministerio que se suprime, la cual queda, desde luego, incorporada al Ministerio de Hacienda, con la denominación de Dirección general de los asuntos de Ultramar, y como una sección de la misma al Archivo de aquel departamento, mientras se practican las clasificaciones determinadas por el art. 4º del Real decreto de 10 de Febrero último.
    Artículo 3º. Los respectivos Ministros tendrán, en la parte correspondiente a los asuntos y servicios que se incorporan a las dependencias de su cargo, las facultades y obligaciones que al Ministro de Ultramar le están señaladas en las leyes, decretos y reglamentos y demás disposiciones porque se rigieron los diferentes ramos y servicios, entendiéndose comprendidas en las expresadas facultades y obligaciones las que respectivamente le reservan e imponen los contratos de servicios públicos que se hallan en curso de ejecución.
    Artículo 4º. La Dirección de los asuntos de Ultramar pondrá desde luego a disposición de los respectivos departamentos los asuntos o expedientes en tramitación, y a la mayor brevedad posible todos aquellos que, estando ya ultimados, existan en las dependencia que los tuvieron a su cargo. Asimismo remitirá a dichos departamentos los expedientes, datos y documentos del Archivo, que queda a su cargo, que puedan ser necesarios para el despacho de los asuntos de que trata el artículo 1º. Los expresados departamentos ministeriales podrán hacer los pedidos directamente a la mencionada Dirección.
    Artículo 5º. Cuando la resolución de los asuntos que se encomiendan a la Presidencia del Consejo de Ministros y a los Ministerios de Gracia y Justicia, Fomento y Gobernación, origine el pago de alguna obligación que no sea imputable a sus respectivos presupuestos, lo pondrán en conocimiento del Ministro de Hacienda, remitiéndole los antecedentes necesarios para que acuerde lo que proceda.
    Artículo 6º. Las dudas que se ofrezcan para el cumplimiento de este decreto se resolverán por el Presidente del Consejo de Ministros, que en su día dará cuenta de él a las Cortes.
    Dado en Palacio a veinticinco de Abril de mil ochocientos noventa y nueve
    MARÍA CRISTINA
    El Presidente del Consejo de Ministros
    Francisco Silvela

    REAL DECRETO DE 18 ABRIL DE 1900 SUPRIMIENDO EL MINISTERIO DE FOMENTO Y CREANDO EN SU LUGAR LOS DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA Y OBRAS PÚBLICAS
    SEÑORA: El art. 20 de la ley de Presupuestos autoriza al Gobierno para dividir en dos departamentos ministeriales, dentro de los créditos votados por las Cortes y sancionados por V.M., la gestión de los asuntos confiados hoy al Ministerio de Fomento.
    Es ya antiguo ese propósito entre nosotros, y llegó a traducirse en forma legal en el Real Decreto de 7 de mayo de 1886 y en el presupuesto de ese año, y, en efecto, si se debe esperar alguna eficacia de la dirección y el impulso que un Ministro responsable lleve a la gestión de los negocios que se le entregan, si cabe confiar en que la especialidad de conocimiento de un Jefe, las iniciativas que haya demostrado en su vida pública, puedan ser de alguna utilidad cuando el Rey le llama a sus Consejos y el Parlamento le presta su apoyo, es evidente que en los términos comunes de aptitudes y de esfuerzo humano no es prudente acumular bajo una sola responsabilidad directa y un impulso único, materias tan vastas y heterogéneas como las que constituyen hoy la competencia del Ministerio de Fomento.
    Creado por el Real decreto de 28 de enero de 1847 con el nombre de Secretaría del Estado y del Despacho de Comercio, Instrucción y Obras Públicas, los servicios que en el se comprendieron han alcanzado tan considerable desarrollo, que desde la suma de 14.915.000 pesetas que importaban en el presupuesto de 1846 a 47 los créditos para esos servicios, se han elevado en el vigente a 80.736.421 pesetas 98 céntimos.
    En la obra de reconstitución de los organismos por medio de los cuales el Estado ha de impulsar el desenvolvimiento de la Nación, dotándola de medios para afirmar y mantener su personalidad independiente, hay dos órdenes de instituciones que reclaman urgentes reformas y necesarias actividades; la instrucción general y los intereses materiales que responden a las dos grandes fuerzas generadoras del progreso y de la riqueza de un pueblo, su cultura moral y sus instrumentos de producción, de trabajo y de cambio.
    Las reformas sustantivas que en esos dos órdenes deben llevarse a cabo se han de formular en el presupuesto próximo.
    En esta división sólo se trata de facilitar los medios para que se preparen con prontitud y con acierto, y se planteen en cada ramo con unidad de pensamiento y con la intensidad de atención que labor tan delicada reclama, y para ello no es excesivo crear el nuevo departamento ministerial que se propone a V.M. y que las Cortes han votado en principio.
    Realizada la liquidación que nos habían impuesto desastres tan enormes como los que en pocos años ha sufrido el país, y asentadas sólidamente las bases de nuestra reconstitución financiera, con un éxito que ha superado las esperanzas de propios y extraños, ha llegado el momento de demostrar que las reservas a tanta costa mantenidas durante el pasado año no eran excusas de la pereza ni muestras de indecisión, sino reglas de prudencia en el desenvolvimiento gradual de evoluciones que para ser provechosas han de ser sucesivas, y para no llegar a ser revolucionarias, deben promoverse en su razón con serenidad de pensamiento y de obra. Fundado en estas consideraciones, el Ministerio que suscribe tiene el honor de someter a V.M. el siguiente proyecto de decreto.
    Madrid, 18 de abril de 1900
    SEÑORA
    A L.R.P. de V.M.
    Francisco Silvela

    REAL DECRETO
    De conformidad con lo propuesto por el Presidente del Consejo de Ministros, usando la autorización concedida al Gobierno por el art. 20 de la ley de Presupuestos de 31 de marzo último.
    En nombre de mi Augusto Hijo el Rey D. Alfonso XIII, y como Reina Regente del Reino, Vengo en decretar lo siguiente:
    Artículo 1º. Queda suprimido el Ministerio de Fomento. En su lugar se crean dos nuevos departamentos ministeriales, que se denominarán respectivamente Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes y Ministerio de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas.
    Artículo 2º. El Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, entenderá en lo relativo a la enseñanza pública y privada en todas sus diferentes clases y grados, en el fomento de las ciencias y de las letras, Bellas Artes, Archivos, Bibliotecas y Museos. Formará parte de este Ministerio la Dirección General del Instituto Geográfico y Estadístico.
    Artículo 3º. El Ministerio de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas, tendrá a su cargo todos los servicios referentes a ferrocarriles, carreteras, canales, puertos, faros y balizas, y los relativos a la Agricultura, la Industria y el Comercio. Dependerá de este Ministerio el personal provincial de Fomento.
    Artículo 4º. Los créditos que constituyen hoy la sección 7ª, Ministerio de Fomento, del presupuesto de Obligaciones de los departamentos ministeriales, se distribuirán con arreglo a las adjuntas relaciones que constituirán como secciones 7ª y 7ª bis a la referida actual Sección 7ª en el estado letra A del presupuesto general de gasto para 1900.
    Artículo 5º. La actual Ordenación de pagos por obligaciones del Ministerio de Fomento ordenará e intervendrá los de los dos Ministerios creados por el art. 1º.
    Artículo 6º. Por la Presidencia del Consejo de Ministros y por el Ministerio de Hacienda se dictarán las oportunas disposiciones para la ejecución del presente decreto.
    Dado en Palacio a diez y ocho de abril de mil novecientos.
    MARIA CRISTINA
    EL Presidente del Consejo de Ministros
    Francisco Silvela

    REAL DECRETO DE 6 DE OCTUBRE DE 1905 DISPONIENDO QUE EL ACTUAL MINISTERIO DE AGRICULTURA, INDUSTRIA, COMERCIO Y OBRAS PÚBLICAS LLEVE EN ADELANTE EL NOMBRE DE MINISTERIO DE FOMENTO
    EXPOSICIÓN
    SEÑOR: Al ser dividido el antiguo Ministerio de Fomento en dos departamentos distintos, para que en la separación de asuntos pudieran estar mejor atendidos los servicios, fue designado el que tengo la honra de regir con el nombre de Ministerio de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas.
    Esta denominación, "más que un nombre propiamente tal, es una enumeración de los asuntos confiados a este departamento; denominación desmesuradamente larga y difusa que, en las comunicaciones oficiales, resulta enojosa, y en la práctica, para las solicitudes y reclamaciones del público, está expuesta a omisiones y errores; porque unas veces se dirigen simplemente al "Ministro de Agricultura", otras al de "Obras públicas", y pocas veces expresan en nombre completo".
    Es práctica recomendable designar cada Ministerio, a ser posible, por una sola palabra que exprese de modo gráfico y sintético el carácter de los asuntos a él confiados, y esa palabra, en el que tengo la honra de regir, es la de "Ministerio de Fomento". Analizando, Señor las diferentes cuestiones en que se ocupa este departamento ministerial, se ve que todas ellas se contraen al "fomento" de la riqueza nacional, en sus más variadas e importantes manifestaciones. La Agricultura, la Industria y el Comercio, son, en efecto, las tres columnas en que se asienta la prosperidad de la patria; son las tres fuentes primarias de nuestra riqueza y de nuestro progreso económico; y, por otra parte, las "Obras públicas", que es el otro ramo de asuntos confiados a este Ministerio, al desarrollar las comunicaciones y al favorecer el tráfico, son medio eficaz de fomentar la producción y la riqueza. Al fomento, pues, de todo ello está especialmente consagrado por las leyes este Ministerio, y nada más apropiado, nada más expresivo y nada más lógico que denominarle también "Ministerio de Fomento".
    Cuando, el año 1900, se hizo la división del antiguo Ministerio de Fomento, estuvo justificado que se prescindiera de dar ese mismo nombre a ninguno de los dos que surgían de aquella reforma, porque para evitar confusiones, convenía de momento establecer claramente, en la misma denominación de los dos nuevos Ministerios, la separación efectuada.
    Hoy, Señor, esa razón no existe. Los años transcurridos han llevado ya a las costumbres la debida separación de asuntos, así para los organismos oficiales como para el público; hoy no es disculpable la confusión que pudo existir al implantarse la reforma de 1900; hoy, en suma, la denominación de "Ministerio de Fomento", sobre ser la más apropiada, no presenta inconveniente alguno. Hay además una razón de igualdad ante las leyes que aconseja también este cambio de nombre. Son la Agricultura, la Industria y el Comercio, fuentes de riqueza absolutamente necesarias para la prosperidad nacional; merecen por igual la atención del Gobierno, y no cabe, en justicia, establecer preferencias ni antelaciones de una sobre otra, porque todas, en su esfera respectiva, concurren al mismo fin patriótico de realizar el bien del país. La actual denominación del Ministerio, al enumerar los asuntos que comprende, había de comenzar necesariamente por uno de ellos, concediéndolo, por lo menos en la apariencia, una prioridad que conviene evitar para acallar hasta la sombre de suspicacias que pudieran surgir en las otras clases, todo lo cual desaparece con el nombre expresivo de "Ministerio de Fomento".
    Aconseja también hacer esta reforma la denominación dada a las Direcciones generales que comprende este Ministerio, pues al repetir en ellas el nombre del departamento se establece cierta fácil y lamentable confusión entre la entidad ministerial superior y las divisiones y dependencias que la forman, lo cual queda también evitado con la reforma que se propone.
    Por todas las razones expuestas, el Ministro que suscribe tiene la honra de someter a la aprobación de V.M. el siguiente proyecto de decreto.
    Madrid 6 de octubre de 1905
    SEÑOR
    A L.R.P. de V.M.
    Álvaro Figueroa

    REAL DECRETO
    A propuesta del Ministro del Ministro de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas, y de acuerdo con el Consejo de Ministros,
    Vengo en decretar lo siguiente:
    Artículo 1º. Desde la publicación en la GACETA DE MADRID del presente decreto, el actual Ministerio de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas llevará el nombre de "Ministerio de Fomento".
    Artículo 2º. En virtud de lo dispuesto en el artículo anterior, todos los servicios que en el presupuesto vigente pertenecen al Ministerio de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas se entenderán como propios del Ministerio de Fomento.
    Artículo 3º. El personal de plantilla y temporero adscrito a la Secretaría y dependencias oficiales que constituyen el organismo del Ministerio de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas es el mismo que constituirá el del Ministerio de Fomento. A este efecto, el Negociado Central hará constar en los títulos administrativos de los funcionarios la consiguiente diligencia, con referencia al presente decreto
    Artículo 4º. El Ministro de Fomento dictará cuantas disposiciones sean necesarias para el cumplimiento de este decreto.
    Dado en Palacio a seis de Octubre de mil novecientos cinco.
    ALFONSO
    El Ministro de Agricultura, Industria, Comercio y Obras Públicas.
    Álvaro Figueroa

    REAL DECRETO DE 3 DE SEPTIEMBRE DE 1918, CREANDO UN NUEVO DEPARTAMENTO MINISTERIAL QUE SE DENOMINARÁ DE ABASTECIMIENTOS
    EXPOSICIÓN SEÑOR: Las actuales circunstancias determinadas por la guerra hacen de día en día más necesarios, y también más difíciles, los cuidados gubernativos a fin de abastecer al país de víveres y de otras abastecer al país de víveres y de otras materias indispensables para la actividad económica, y también para la ordenada distribución de los unos y las otras, que abarca el régimen de los transportes marítimos y terrestres. Por delegación de los distintos Ministerios, asume este cometido, arduo y complejo, la Comisaría de Abastecimientos, supliendo su deficiente autoridad propia un refrendo de la Presidencia del Consejo, que tan sólo con carácter transitorio estuvo justificada. Conviene que el organismo oficial dedicado a la antedicha labor, vasta, intensa y las más veces urgente, quede investido de plena autoridad, con tanto más motivo cuanto que van anejas a sus funciones muchos y muy diligentes desvelos en pro de la economía nacional para cuando la paz se restablezca.
    A las deliberaciones del Consejo de Ministros ha solido asistir, provechosa y aun necesariamente, el Comisario; necesítase además que con todos los atributos de Ministro de la Corona tenga su lugar en el banco del Gobierno, tanto en el Senado como en el Congreso, porque es natural que ambas Cámaras traten con frecuencia los asuntos que a él le incumben.
    La decisión del Consejo de Ministros que a V.M. se somete ahora, viene autorizada por el artículo 2º, letra D, de la Ley de 2 de Marzo de 1917, el cual faculta al Gobierno par subvenir a los gastos de cualesquiera organismos que se creen como consecuencia de la anormalidad de las circunstancias.
    Por los indicados motivos, el Presidente que suscribe, tiene el honor de poner a la aprobación y firma de V.M. el siguiente Real decreto.
    Madrid, 3 de Septiembre de 1918
    SEÑOR
    A L.R.P. de V.M.
    Antonio Maura y Montaner

    REAL DECRETO
    De acuerdo con Mi Consejo de Ministros, y a propuesta de su Presidente,
    Vengo en decretar lo siguiente:
    Primero. Se crea un nuevo Departamento Ministerial que se denominará de Abastecimientos. Y tendrá a su cargo los abastecimientos y las distribuciones por el interior del país, así de substancias alimenticias como de materias indispensables para la vida económica de la Nación, ejerciendo las facultades que al Gobierno confiere la Ley de 11 de Noviembre de 1916.
    Podrá además encargarse, por acuerdo del Consejo de Ministros, de otras facultades y servicios, correspondientes hoy a diversos Ministerios y encaminados al amparo y a la expansión de la economía española para después de a guerra.
    Al nuevo Ministerio corresponden todas las funciones encomendadas a la Comisaría de Abastecimientos en virtud del Real Decreto de la Presidencia del Consejo de Ministros de 29 de marzo último y las demás disposiciones vigentes.
    Segundo. Por el Ministerio de Hacienda, dentro de la autorización concedida por el apartado D del artículo 2º de la Ley de 2 de Marzo de 1917, se consignarán con cargo al capítulo 3º, adicional de la Sección 10 "Gastos de las Contribuciones y Rentas públicas", de los vigentes presupuestos generales del estado, los créditos indispensables para el funcionamiento del referido Departamento Ministerial; y
    Tercero. Por la Presidencia del Consejo de Ministros se dictarán las oportunas disposiciones para la ejecución del presente Decreto.
    Dado en San Sebastián a tres de Septiembre de mil novecientos dieciocho.
    ALFONSO
    El Presidente del Consejo de Ministros

    Antonio Maura y Montaner

    REAL DECRETO DE 8 DE MAYO DE 1920 SUPRIMIENDO EL MINISTERIO DE ABASTECIMIENTOS Y CREANDO UNA COMISARÍA GENERAL DE SUBSISTENCIAS, DEPENDIENTE DEL MINISTERIO DE FOMENTO
    EXPOSICIÓN SEÑOR: La honda perturbación que la guerra mundial produjo en todos los órdenes de la economía nacional, hizo necesaria en 3 de Septiembre de 1918 la creación del Ministerio de Abastecimientos, a fin de concentrar en un solo organismo, revestido de plena autoridad todas las facultades que al Gobierno concedía la ley llamada de Subsistencias, no sólo para asegurar la distribución y abastecimiento de subsistencias alimenticias, sino también de las primeras materias indispensables para el desenvolvimiento de nuestra industria, encomendándosele además la fundamental labor de encauzar la expansión de la economía española para después de la guerra.
    Creado por Real decreto de esta fecha el Ministerio de Trabajo, a él corresponde en gran parte esta misión con tanto más motivo cuanto que los problemas de abastecimiento relacionados con la industria en general empiezan a desenvolverse en términos que demuestran van caminando hacia la ansiada normalidad, disminuyendo las ocasiones en que el Poder público es obligado a utilizar las facultades excepcionales que la ley de 11 de Noviembre de 1916 puso en sus manos. En cambio subsiste, y aún agrávase de día en día, el problema referente a la escasez y coste de los artículos de primera necesidad, exigiendo de momento una actuación de gobierno que responda a incesantes clamores de la opinión, que reclama la intervención del Estado a favor de las clases más necesitadas del País.
    Para ello el Gobierno entiende que al suprimir el Ministerio de Abastecimientos, cuya amplia esfera de acción no es ya necesario aplicar en las actuales circunstancias debe subsistir un organismo que, con atribuciones suficientes para exigir las debidas colaboraciones y reprimir los excesos de la codicia, limite su acción a los problemas de abastecimiento y distribución de substancias alimenticias y de las primeras materias que, como los abonos químicos y los carbones de uso doméstico, tienen con ellas estrecha relación.
    La crisis de los transportes terrestres, subsistente desgraciadamente, y la necesidad de atender por medio de la requisa de buques a la importación de substancias alimenticias con que colmar el déficit de nuestras cosechas, aconsejan mantener en el nuevo organismo la función reguladora de los transportes, en espera de que la normalidad permita llegar a la libertad de tráfico, con la prudencia necesaria para que injustificadas precipitaciones puedan ocasionar serios trastornos a la economía nacional.
    En su virtud, el presidente que suscribe tiene el honor de someter a la aprobación de V.M. el siguiente Real decreto
    Madrid, 8 de Mayo de 1920
    SEÑOR
    A L.R.P. de V.M.
    EDUARDO DATO

    REAL DECRETO
    De acuerdo con Mi Consejo de Ministros y a propuesta de su Presidente, y usando de la autorización concedida en la autorización 6ª de la ley de 29 de abril próximo pasado,
    Vengo en decretar lo siguiente:
    Artículo 1º. Queda suprimido el Ministerio de Abastecimientos.
    Artículo 2º. Se crea una comisaría general de Subsistencias, dependiente del Ministerio de Fomento que tendrá a su cargo atender el abastecimiento y distribución de subsistencias alimenticias y de las primeras materias que con ellas se relacionan, así como a la regulación de los transportes terrestres y marítimos, ejerciendo respecto a estos servicios todas las facultades que al Gobierno concede la ley de 11 de noviembre de 1916.
    El Ministerio de Fomento, a propuesta de la Comisaría, se encargará de la liquidación de los créditos concedidos al efecto al suprimido Ministerio de Abastecimientos y de la resolución de los recursos contra fallos de Autoridades, Comités y Juntas que estaba encomendada a dicho Departamento ministerial.
    Artículo 3º. Al frente de dicho organismo habrá un Comisario general con categoría de Jefe Superior de administración civil, a cuyas órdenes servirá el personal que resulte absolutamente indispensable para el servicio, procedente de los diversos Ministerios, pudiéndose utilizar también los servicios de personas especializadas en el ramo de abastos, aunque carezcan del carácter de funcionarios públicos, sin que por estos servicios puedan, tanto unos como otros, adquirir derecho alguno o mejora o ingreso en los Cuerpos de la Administración.
    Artículo 4º. El Comisario, por delegación del Gobierno, resolverá todo cuanto afecta a las funciones que se le encomienden, elevando propuestas al Ministerio de Hacienda en lo que se refiere al régimen de importaciones y exportaciones de subsistencias alimenticias y de las primeras materias que con ellas se relacionan.
    Artículo 5º. Continuarán a cargo de la Comisaría general de referencia: el Comité de Tráfico marítimo, las Juntas provinciales y locales de Subsistencias y los servicios de inspección de abastos
    Artículo 6º. Por la Presidencia del Consejo de Ministros se dictarán las disposiciones necesarias para la ejecución de este Decreto, y, de acuerdo con el Ministerio de Hacienda se concederán los créditos necesarios para la organización del servicio, con sujeción a lo que sobre el particular determina el apartado M) del artículo 2º de la ley de 29 de abril del corriente año.
    Dado en Palacio a ocho de Mayo de mil novecientos veinte.
    ALFONSO

    El Presidente del Consejo de Ministros
    EDUARDO DATO

    REAL DECRETO DE 20 DE FEBRERO DE 1922 RELATIVO A LA REORGANIZACIÓN DEL MINISTERIO DE TRABAJO, EL CUAL SE DENOMINARÁ EN LO SUCESIVO "MINISTERIO DE TRABAJO, COMERCIO E INDUSTRIA
    EXPOSICIÓN SEÑOR: El Gobierno de V.M. ha deliberado acerca de una reorganización administrativa que acumule al Ministerio de Trabajo jurisdicción y competencia sobre materias conexas entre sí de que hoy conocen otros Departamentos ministeriales; y es notorio que los servicios referentes a la Industria y al Comercio deben tener su asiento en el mismo Ministerio que atiende a los problemas sociales y a las cuestiones del trabajo, como manifestaciones distintas de fenómenos entrelazados y comunes en el desenvolvimiento de la producción nacional.
    En el Ministerio de Fomento existen actualmente los Negociados de Industria y Comercio, de la Dirección general correspondiente. Examinadas dichas organizaciones, entiende el Gobierno que deben continuar incorporados a Fomento los Negociados de Aerostación y Aviación civiles, que no guardan en su contenido relación directa con las funciones propias del Ministerio de Trabajo. Asimismo debe continuar en Fomento la Sección de Marina mercante, con sus Negociados de Transportes y Comunicaciones marítimas y Construcción naval, puesto que dicha Sección se refiere a un aspecto de las comunicaciones, más propicio a los asuntos que constituyen la razón de ser del Ministerio de Fomento, a fin de que el íntegro problema de los transportes se estudie, tramite, resuelva y ejecute en un mismo Centro ministerial.
    Parece asimismo conveniente que la Delegación Regia de Pósitos se incorpore al Departamento del Trabajo, para la adopción de aquellas medidas que permitan liquidar su organización presente y acomodar lo que resulte útil de sus fines a soluciones más en armonía con el bien público.
    La última relación que existe entre la labor del Instituto Geográfico y Estadístico y la estimación y aforo de las realidades que afectan al Trabajo, la Industria y el Comercio en sus diversos aspectos, aconseja que dependan del Ministerio del Trabajo todos los servicios de Estadística, lográndose así que especialmente en los avances y desenvolvimientos de las estadísticas pueda llegar a realizarse una depuración completa de aquellos fenómenos de vida social en términos más amplios que los actualmente practicados. La necesidad, sin embargo, de que esos servicios se ejerciten en relación con los demás que incumben a la Dirección general del Instituto Geográfico y Estadístico, exige el mantenimiento de ésta, que dependerá de Trabajo en los servicios estadísticos, y de Instrucción pública en todos los demás que hoy son de su competencia, con lo que la unidad de dirección entre ellos dará mayor eficacia a los meritísimos trabajos que por aquél se lleven a cabo con aplauso en España y en el extranjero.
    La vigencia y los principios que inspiraron los preceptos del Real decreto de 14 de Junio de 1921 implican que, con los servicios de Industria y Comercio, pasen a depender del Ministerio del Trabajo las Escuelas de Ingenieros Industriales.
    La organización que se propone favorecerá una acción de conjunto, eficaz y provechosa en el Ministerio, que desde ahora habrá de denominarse de Trabajo, Comercio e Industria, eficacia que derivará de una adecuada correlación entre las materias conexas de los diversos servicios que quedarán a cargo suyo. Abona este juicio el hecho de que en la organización administrativa de otros países estén juntos Trabajo, Comercio e Industria; experiencia anticipada de la innovación que se ordena en el presente proyecto de Real Decreto. El Presidente que suscribe, de acuerdo con el Consejo de Ministros y en ejercicio de la autorización contenida en la disposición complementaria 8ª de la vigente ley de Presupuestos, tiene el honor de someter a la aprobación de V.M. el siguiente proyecto de Real decreto. Madrid, 20 de Febrero de 1922
    SEÑOR
    A L.R.P. de V.M.
    ANTONIO MAURA Y MONTANER

    REAL DECRETO
    De acuerdo con Mi Consejo de Ministros y a propuesta de su Presidente,

    Vengo en decretar lo siguiente:
    Artículo 1º. El Ministerio de Trabajo se denominará en lo sucesivo Ministerio de Trabajo, Comercio e Industria.
    Artículo 2º. Dependerán del Ministerio de Trabajo, Comercio e Industria, a más de los servicios que actualmente incumben al Ministerio de Trabajos, los siguientes:
    Primero. Los de Comercio e Industria, hasta ahora atribuidos al Ministerio de Fomento, excepción hecha de los de Minas y de los Negociados de Aerostación, Aviación civil y Sección de Marina mercante, en sus aspectos de transportes marítimos, comunicaciones marítimas y construcción naval, que continuarán dependiendo del Ministerio de Fomento.
    Segundo. Las Escuelas de Ingenieros Industriales.
    Tercero. La Delegación Regia de Pósitos
    Cuarto. Los de Estadística, de la Dirección general del Instituto Geográfico y Estadístico, que dependerá en este aspecto del Ministerio de Trabajo, Comercio e Industria, y respecto de los demás que hoy le integran, seguirá dependiendo del Ministerio de Instrucción pública y Bellas Artes.
    Artículo 3º. Con los servicios respectivos pasarán al Ministerio de Trabajo, Comercio e Industria, salvo lo dispuesto en el artículo 5º, los funcionarios de las escalas técnico-administrativas, auxiliar y especial y los empleados subalternos que estén adscritos a dichos servicios. Entre los funcionarios técnicos-administrativos, auxiliares y subalternos del Ministerio de Trabajo y los de los servicios de las dependencias de la Administración central que ahora se incorporan del Ministerio de Fomento, se formará dentro de cada clase, el correspondiente Escalafón, conforme a las reglas que en su día se determinen, rigiéndose los restantes funcionarios por sus mismos actuales respectivos escalafones.
    Artículo 4º. Se declara afecta a los servicios que se incorporan al Ministerio de Trabajo, Comercio e Industria, la parte aún no comprometida de los créditos que se detallan en la adjunta relación, por un importe anual de 5.228.050
    La ordenación de los gastos comprendidos en los antedichos créditos queda conferida al Ministerio de Trabajo, Comercio e Industria, aún cuando ellos continúen figurando en las secciones, capítulos y artículos correspondientes de los presupuestos de Instrucción pública y Fomento.
    Artículo 5º. Por la Presidencia del Consejo de Ministros se dictarán las reglas correspondientes a la distribución de los presupuestos de Instrucción pública y Bellas Artes y Trabajo, Comercio e Industria de la parte de los créditos y del personal del Cuerpo Auxiliar administrativo y del subalterno del Instituto Geográfico y Estadístico aplicados hoy indistintamente a los diferentes servicios de dicho Instituto.
    Artículo 6º. Por los ministerios de Hacienda, Fomento, Instrucción pública y Trabajo, Comercio e Industria se dictarán las disposiciones necesarias para la ejecución del presente Real decreto.
    Dado en Palacio a veinte de Febrero de mil novecientos veintidós.
    ALFONSO
    El Presidente del Consejo de Ministros,
    ANTONIO MAURA Y MONTANER

    REAL DECRETO DE 15 DE SEPTIEMBRE DE 1923 CONFIRIENDO AL TENIENTE GENERAL D. MIGUEL PRIMO DE RIVERA Y ORBANEJA, MARQUÉS DE ESTELLA, EL CARGO DE PRESIDENTE DEL DIRECTORIO MILITAR; DETERMINANDO LA FORMA EN QUE QUEDA CONSTITUIDO DICHO DIRECTORIO; SUPRIMIENDO LOS CARGOS DE PRESIDENTE DEL CONSEJO DE MINISTROS, MINISTROS DE LA CORONA Y LOS DE SUBSECRETARIO DE LA PRESIDENCIA Y DE LOS DEMÁS MINISTERIOS, EXCEPTO ESTADO Y GUERRA; Y DISPONIENDO QUE EN LOS MINISTERIOS EN QUE SE SUPRIME EL CARGO DE SUBSECRETARIO, QUEDE AL FRENTE DEL PERSONAL Y SERVICIOS DEPENDIENTES DEL MISMO EL FUNCIONARIO DE MAYOR CATEGORÍA Y ANTIGÜEDAD CON DESTINO EN CADA DEPARTAMENTO MINISTERIAL
    EXPOSICIÓN
    SEÑOR: Honrado por V.M. con el encargo de formar Gobierno en momentos difíciles para el país, que yo he contribuido a provocar, inspirado en los más altos sentimientos patrios, sería cobarde deserción vacilar en la aceptación del puesto que lleva consigo tantas responsabilidades y obliga a tan fatigoso e incesante trabajo.
    Pero V.M. sabe bien que ni yo, ni las personas que conmigo han propagado y proclamado el nuevo régimen, nos creemos capacitados para el desempeño concreto de carteras ministeriales, y que era y sigue siendo nuestro propósito constituir un breve paréntesis en la marcha constitucional de España, para restablecerla tan pronto como, ofreciéndonos el país hombres no contagiados de los vicios que a las organizaciones políticas imputamos, podamos nosotros ofrecerlos a V.M. para que se restablezca pronto la normalidad.
    Por eso me permito ofrecer a V.M. la formación de un Directorio militar presidido por mí, que sin adjudicación de las carteras ni categoría de Ministros, tenga todas las facultades, iniciativas y responsabilidades inherentes a un Gobierno en conjunto, pero con una firma única, que yo someteré a V.M., por lo cual debo ser el único que ante V.M. y el Notario Mayor del Reino, y con toda la unción y el patriotismo que el solemne caso requiere, hinque la rodilla en tierra ante los Santos Evangelios, jurando lealtad a la Patria y al Rey y al propósito de restablecer el imperio de la Constitución tan pronto V.M. acepte el Gobierno que le proponga.
    Bajo este aspecto, Señor, nos ha recibido el país con clamorosa acogida y confortadora esperanza, y creemos un deber fundamental no modificar la esencia de nuestra actuación, que no puede tener ante la Historia y la Patria otra justificación que el desinterés y el patriotismo.
    Madrid, 15 de septiembre de 1923.
    SEÑOR
    A L.R.P. de V.M.
    MIGUELPRIMO DE RIVERA Y ORBANEJA

    REAL DECRETO
    Vengo en decretar lo siguiente:
    Artículo 1º. Se confiere al Teniente general D. Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, Marqués de Estella, el cargo de Presidente del Directorio militar encargado de la gobernación del Estado, con poderes para proponerme cuantos Decretos convengan a la salud pública, los que tendrán fuerza de ley, ínterin en su día no sean modificados por leyes aprobadas por las Cortes del Reino y sometidas a Mi Real sanción.
    Artículo 2º. El citado Directorio quedará constituido por el Presidente y, como Vocales, un General de brigada o asimilado por cada una de las Regiones de la Península, y un Contralmirante de la Armada.
    Artículo 3º. El Presidente del Directorio, con las facultades de Ministro único, someterá a Mi firma, asesorándose previamente del Directorio, las resoluciones de todos los Departamentos ministeriales.
    Artículo 4º. Se suprimen por esta disposición los cargos de Presidente del Consejo de Ministros, Ministros de la Corona y los de Subsecretario de la Presidencia y de los demás Ministerios, excepto Estado y Guerra. Los sueldos y demás devengos consignados en Presupuesto para estos cargos quedarán a beneficio del Tesoro.
    Artículo 5º. En los Ministerios en que se suprime el cargo de Subsecretario quedará al frente del personal y servicios dependientes del mismo el funcionario de mayor categoría y antigüedad en ella, con destino en cada Departamento ministerial, quien se encargará del despacho de todos los asuntos de trámite, sometiendo al acuerdo del Presidente del Directorio aquellos que por su importancia lo requieran o exijan su firma. Éste elevará a Mi aprobación los que procedan.
    Dado en Palacio a quince de Septiembre de mil novecientos veintitrés
    ALFONSO
    El Presidente del Directorio Militar
    MIGUEL PRIMO DE RIVERA Y ORBANEJA

    REAL DECRETO DE 3 DE DICIEMBRE DE 1925 SUPRIMIENDO LOS CARGOS DE PRESIDENTE, VOCALES Y SECRETARIO DEL DIRECTORIO MILITAR; RESTABLECIENDO LOS CARGOS DE PRESIDENTE DEL CONSEJO DE MINISTROS Y DE MINISTROS DE LA CORONA; DISPONIENDO SE NOMBRE POR REAL DECRETO UN VICEPRESIDENTE QUE SUSTITUYA AL PRESIDENTE EN LOS CASOS DE AUSENCIA Y ENFERMEDAD, Y DECLARANDO QUE LOS REALES DECRETOS APROBADOS EN CONSEJO DE MINISTROS TENDRÁN LA FUERZA LEGAL QUE DETERMINA EL ARTÍCULO 1º DEL REAL DECRETO-LEY DE 15 DE SEPTIEMBRE DE 1923
    EXPOSICIÓN
    SEÑOR: El Directorio Militar da por concluida su labor, asistido de la confianza de V.M. y del país entero, que no le fallaron ni un solo instante desde que advino al Poder, recogiendo anhelos populares ruidosamente exteriorizados; y lo hace impulsado por un vivo deseo que hasta ahora no llevó a vías de hecho porque estimaba inexcusable zanjar previamente el problema marroquí, por fortuna ya eficaz y fructíferamente encauzado.
    Al cesar sus componentes en el ejercicio de la función que V.M. les encomendó, sienten la satisfacción del deber cumplido y las más honda aún de haber iniciado el proceso fecundamente evolutivo que ha de permitir transformar la vida pública nacional, dándola aquella lozanía y aquel esplendor que todos los buenos españoles ansían para su Patria.
    Tras el breve eclipse del régimen de Gabinete, unos años son minutos en la Historia, reaparece el Consejo de Ministros como suprema encarnación del Poder ejecutivo que ha de mantener los fueros y el prestigio de la Autoridad, velando al propio tiempo por el bienestar social y la defensa de los legítimos intereses individuales. Este Consejo de Ministros ha de actuar, por lo tanto, investido de las máximas prerrogativas, con facultades legislativas, para que no queden sin abordar por carencia de ellas ninguno de los problemas candentes que son nervio y raíz de nuestra raza, muy singularmente aquellos de carácter económico.
    En suma, Señor, se propugna una sustitución del Directorio Militar por un Gobierno de carácter civil que, como aquél, sepa desenvolverse austera, patriótica y enérgicamente: la mira siempre puesta en los altos ideales que hoy infunden aliento a la ciudadanía española.
    Madrid, 3 de Diciembre de 1925  
    SEÑOR
    A L.R.P. de V.M.
    MIGUEL PRIMO DE RIVERA Y ORBANEJA

    REAL DECRETO
    A propuesta del Jefe de Gobierno, Presidente del Directorio Militar
    Vengo en decretar lo siguiente:
    1º. Se suprimen los cargos de Presidente, Vocales y Secretario del Directorio Militar.
    2º. Se restablecen los cargos de Presidente del Consejo de Ministros y Ministros de la Corona que suprimió el artículo 4º del Real decreto de 15 de Septiembre de 1923, con la dotación, derechos y honores que estaban atribuidos a los mismos.
    3º. A propuesta del Presidente del Consejo de Ministros, y entre los miembros del mismo, se nombrará por Real decreto un Vicepresidente que sustituirá al Presidente en los casos de ausencia o enfermedad.
    4º. Los Reales decretos aprobados en Consejo de Ministros tendrán la fuerza legal que determina el artículo 1º del Real decreto-ley de 15 de septiembre de 1923.
    Dado en Palacio a tres de Diciembre de mil novecientos veinticinco.
    ALFONSO
    El Presidente del Directorio Militar
    MIGUEL PRIMO DE RIVERA Y ORBANEJA

    REAL DECRETO-LEY DE 3 DE NOVIEMBRE DE 1928 ORGANIZANDO EN LA FORMA QUE SE INDICA LOS DEPARTAMENTOS MINISTERIALES
    EXPOSICIÓN
    SEÑOR. Juzga el Gobierno de Vuestra Majestad llegado el momento de someter a su real aprobación una modificación esencial en su organización y funcionamiento, y con carácter de menor urgencia e importancia el cambio de nombre de dos Departamentos ministeriales, el de Gracia y Justicia por Justicia y Culto y el de Guerra por Ejército.
    El nervio de la reforma está, Señor, en suprimir, mejor dicho, en integrar o comprender el Ministerio de Estado en la Presidencia del Consejo de Ministros, que en los sucesivo se denominará Presidencia y Asuntos Exteriores, y más aún en crear el Ministerio de Economía Nacional. Abona lo primero que difícilmente se concibe ni se verifica en la práctica que las relaciones exteriores no se lleven personal y directamente por los Jefes de Gobierno, como expresión y resumen de la total política y orientación de conjunto de ellos en aspecto tan fundamental, ni aún siquiera que puedan sustraerse a las visitas y actos sociales con que los Representantes diplomáticos y huéspedes extranjeros de relieve y notoriedad desean cumplimentarlos. Es razón de lo segundo que la opinión demanda hace tiempo la conveniencia de poner bajo una sola dirección, coordinándolos adecuadamente, los servicios que afectan a la economía nacional, tanto en el concepto de producción como en los de comercio y consumo.
    En cuanto a los cambios de nombre propuestos, se atiende a razones de mayor propiedad y expresión de objetividad en la designación de los servicios y a consignar una vez más y solemnemente que el país, Vuestra Majestad y el Gobierno entienden que el Ejército es un importantísimo servicio nacional que más tiene por norte y afán evitar la guerra por la eficiencia de su organización y la exaltación de su espíritu que provocarla, ya que España no ha estado nuca remisa en atender cuantos llamamientos se han hecho en pro del hermoso ideal de la paz universal.
    Para auxiliar la función presidencial en relación con los servicios exteriores se propone la creación de una Secretaría general que ha de desempeñarse precisamente por personas de categoría de Embajador, consolidada por el ejercicio del cargo, y que como tal pueda mantener relaciones de despacho con los Representantes extranjeros de mayor categoría.
    En cuanto al nuevo Ministerio de la Economía Nacional, a más de sus Direcciones de Agricultura, Industria y Comercio y Abastos, tendrá afecto el consejo de Economía Nacional, que, ligeramente modificado, seguirá recogiendo y contrastando las necesidades del país en torno a todos y a cada uno de los sectores de su vida económica.
    Se concentran en el Ministerio de Fomento los servicios de Pesca, que, unidos a los de Caza y Montes, constituirán una sola Dirección, excepto el Instituto Español de Oceanografía, que directamente dependerá del Ministro; y se incorporarán a este mismo Departamento los transportes mecánicos por carretera, que hasta ahora retenía el de Gobernación.
    Se llevan al de Trabajo los de Catastro, que con Censo y Estadísticas deben estar tan ligados, sin perjuicio de que, en cuanto afecte al aspecto geográfico y cartográfico de los primeros puedan ser objeto de inspección directa o delegada de la Presidencia del Consejo de Ministros; y se separa de los servicios de Comercio e Industria todo lo concerniente a Seguros y Ahorro, ramos de suma importancia que, en unión del Servicio de Corporaciones, integrarán la nueva Dirección de Previsión y Corporaciones; y, por último, se agrega al Ministerio de hacienda cuanto afecta a los Corredores de Comercio, verdaderos fedatarios de la vida bursátil en las plazas que carecen de Bolsa oficial, que deben vivir en estrecha vinculación con el Departamento del que dependen estos organismo y sus agentes.
    Tales son, Señor las líneas fundamentales de la reorganización de los servicios ministeriales que el Gobierno estima conveniente al país por lo mucho que ordenará la administración y facilitará su buena marcha, sin exigir incremento alguno de gastos, ya que, en definitiva se mantiene el número actual de Departamentos y se proscribe la formación de nuevas plantillas, siendo más que probable, seguro, que alguna de las vigentes podrán ser reducidas con el consiguiente beneficio para el Tesoro.
    Fundado en las razones que preceden, el Presidente que suscribe, de acuerdo con el Consejo de Ministros, tiene el honor de someter a la sanción de V.M. el adjunto proyecto de Decreto-ley.
    Madrid, 3 de noviembre de 1928
    Señores: A L.R.P. de V.M.
    MIGUEL PRIMO DE RIVERA Y ORBANEJA

    REAL DECRETO-LEY
    Número 1.888
    A propuesta del Presidente de Mi Consejo de Ministros y de acuerdo con éste
    Vengo en decretar lo siguiente:
    Artículo 1º. La Administración del Estado español se dividirá en los siguientes Departamentos ministeriales: Presidencia y Asuntos Exteriores; Justicia y Culto; Ejército; Marina; Hacienda; Gobernación; Fomento; Instrucción Pública y Bellas Artes; Trabajo y Previsión; Economía Nacional.
    Artículo 2º. Integrarán el Departamento de Presidencia y Asuntos Exteriores, los servicios y Centros que a continuación se enumeran: Consejo de Estado, Secretaría general de Asuntos Exteriores, Dirección General de Marruecos y Colonias, Consejo Superior de Aeronáutica, Junta Calificadora de Aspirantes a Destinos públicos, Comisión del Motor y del Automóvil, Comité de Cultura Física, Patronato Nacional de Turismo, Oficialía Mayor y Secretaría auxiliar.
    La Secretaría general de Asuntos Exteriores será desempeñada por un funcionario de la Carrera diplomática, con categoría de Embajador, que disfrutará del haber legal que le corresponda, más una gratificación anual de 12.000 pesetas, y en ella se reorganizarán los servicios y Centros que dependen actualmente del Ministerio de Estado.
    Artículo 3º. Los Ministerios de Justicia y Culto y Ejército conservarán la organización, funciones y servicios que actualmente poseen los de Gracia y Justicia y Guerra respectivamente.
    Artículo 4º. Los Ministerios de Marina y Gobernación conservarán sus actuales organización, Centros y servicios, excepto la dirección general de Pesca, que se transfiere del de Marina al de Fomento, y la de Abastos y el Régimen de Transportes mecánicos por carretera, con sus Juntas Central y Provinciales, que se traspasan, desde el de Gobernación, la primera al de Economía Nacional y el segundo al de Fomento.
    Artículo 5º. Los Ministerios de Hacienda e Instrucción Pública continuarán funcionando con sus actuales organismos y servicios, incorporándose al de Hacienda los Corredores de Comercio y su Junta Central, que dependerán de la Dirección General de Tesorería y Contabilidad, al igual que los Agentes de Cambio y Bolsa.
    Artículo 6º. El Ministerio de Fomento tendrá a su cargo los servicios correspondientes a los siguientes Centros directivos: Dirección general de Obras públicas, Dirección general de ferrocarriles, Tranvías y Transportes por carretera; Dirección general de Minas y Combustibles; Dirección general de Montes, Pesca y Caza; Consejo Superior Ferroviario, y Consejo Superior de Combustibles.
    La Dirección general de Montes, Pesca y Caza se constituirá con todos los servicios que están encomendados al Cuerpo de Ingenieros de Montes, del Ministerio de Fomento, y con los que realiza la Dirección general de Pesca, incluyendo el Consorcio de Almadrabas. Asimismo dependerán directamente del Ministro de Fomento las juntas Central y Provinciales de Transportes mecánicos por carretera y el Instituto Español de Oceanografía.
    Artículo 7º. El Ministerio de Trabajo y Previsión asumirá los servicios relativos a legislación de trabajo, Organización corporativa nacional, Estadística, Catastro parcelario, Emigración, Acción social, Seguros, Ahorro y Enseñanza profesional. Sus Centros directivos serán: Dirección general de Trabajo, con los servicios y Cuerpos consultivos que tiene en la actualidad, más la concesión de las Medallas del Trabajo; Dirección general del Instituto Geográfico y Catastral, con su actual contenido; Dirección general de Acción Social y Emigración, que se compondrá de las Subdirecciones y Cuerpos consultivos que tiene en la actualidad, que son: de Acción Social Agraria; de Emigración; de Obras sociales, comprendiendo éstas, además del Servicio de "Familias numerosas" y de "Cooperativas", el de "Cajas rurales" y de "Organización corporativa agraria"; Dirección general de Previsión y Corporaciones, compuesta de las Subdirecciones siguientes: de Seguros y Ahorro, con sus actuales servicios y Juntas; de Corporaciones, con todo lo referente al actual Servicio general d Corporaciones, más la Corporación de la Vivienda, con sus elementos integrantes, y Bolsas de Trabajo y Paro forzoso; de Enseñanza profesional, con todos los servicios que regula el Estatuto del mismo nombre, excepto las Escuelas de Ingenieros industriales.
    Además, con los servicios dependientes directamente del Ministro, figurarán la Inspección general del Trabajo, el Servicio general de Estadística, el de Cultura social, Asesoría Jurídica, Contabilidad, Personal, Oficialía mayor y Secretaría auxiliar.
    El Ministro de Trabajo y Previsión seguirá siendo Presidente del Consejo de Enlace de las Exposiciones de Sevilla y Barcelona.
    Artículo 8º. El Ministerio de Economía Nacional asumirá la regulación y estímulo de los intereses económicos generales del país, constituyéndose con los siguientes Centros directivos: Consejo de Economía Nacional, que será presidido por el Ministro, y tendrá un Vicepresidente, Director general de sus servicios administrativos.
    Estarán afectos al Consejo de Economía Nacional todos los Comités, Consorcios y Comisarías que actualmente lo integran, incluso la Algodonera y la de la Seda; Dirección general de Agricultura, con el Consejo Agronómico, las Cámaras Agrícolas y todos los Institutos, Escuelas, estaciones y Establecimientos de Enseñanza agrícola o pecuaria; Dirección general de Comercio y Abastos, con el Comité de Vigilancia a la Exportación, la Junta Nacional de Comercio Español en Ultramar, las Cámaras de Comercio, de Navegación y del Libro; los Colegios de Agentes comerciales, el Servicio de Ferias y Exposiciones nacionales y extranjeras y las Juntas central y provinciales de Abastos; Dirección general de Industria, con el Registro de la Propiedad industrial, el Cuerpo y las Escuelas de Ingenieros Industriales, la Comisión permanente de Electricidad, la de Industria y la de Automovilismo, los Colegios de Agentes de la Propiedad industrial, el Consejo industrial, las Cámaras de la Industria, el Servicio de Inspección de Pesas y Medidas y el de Verificación de Contadores y de Automóviles y Secretaría auxiliar del Ministro.
    Artículo 9º. El personal de las carreras Diplomática y Consular de Intérpretes y vario asignado actualmente al Ministerio de Estado pasará a depender, con sus plantillas y régimen, íntegramente de la Secretaría general de Asuntos Exteriores (Presidencia del Consejo de Ministros); los Cuerpos técnicos, Administrativo y Auxiliares, que dependen de la Dirección general del Instituto Geográfico y Catastral, pasarán íntegramente con este Centro al Ministerio de Trabajo y Previsión.
    Los Cuerpos técnicos y Auxiliares y el personal subalterno que dependen de la Dirección general de Agricultura pasarán, juntamente con éste Centro, sin variar su organización y plantilla vigentes al Ministerio de la Economía Nacional.
    Conservarán sus plantillas y organización vigentes, pero dependiendo del Ministerio de Economía Nacional, el personal de Catedráticos y Auxiliares y el Administrativo de las Escuelas de Ingenieros Industriales.
    El personal afecto a la Dirección general de Pesca que no pertenezca en activo a ninguno de los Cuerpos patentados de la Marina de guerra pasará con su plantilla y organización vigentes a la Dirección general de Montes, Pesca y Caza, en el Ministerio de Fomento.
    El personal adscrito al Consejo de Economía Nacional continuará con el carácter de agregado, figurando en los Cuerpos de su procedencia como si estuviese en activo y, por consiguiente, sin producir vacante ni originar aumento en las plantillas respectivas.
    Los funcionarios, ya técnicos, ya administrativos o auxiliares que pertenezcan a Centros que se traspasan por este Real decreto-ley de una Departamento a otro, formando parte de Cuerpos generales que han de seguir radicando en el primero, pasarán al segundo, en concepto de agregados y continuarán para todos los efectos personales como individuos en activo del Cuerpo de origen, aunque para los de régimen y servicio sólo estarán subordinados al Ministerio en que realicen sus funciones.
    Artículo 10º. Por el Ministerio de Hacienda se dictarán las disposiciones necesarias para determinar, en armonía con las modificaciones orgánicas que establece este Decreto-ley, los créditos del actual Presupuesto que hayan de quedar afectos al nuevo Ministerio de Economía Nacional o a otro distinto del a que corresponde actualmente el respectivo servicio, de cuyos créditos dispondrán sin necesidad de que se formalicen transferencias para desintegrarlos de los Departamentos al que al presente están adscritos, quedando asimismo autorizado el Ministro de hacienda para fijar los créditos indispensables al objeto de quedar atendidos hasta fin del corriente año los servicios que, por ser nuevos no tengan dotación en el Presupuesto vigente, compensándose estos créditos con las bajas procedentes de servicios anulados. En el Presupuesto que se redacte para el bienio 1929-30, las atenciones del Ministerio de Economía Nacional constituirán una sección de las obligaciones de los Departamentos ministeriales.
    Artículo 11º. Por los Ministerios respectivos se dictarán las normas necesarias para la aplicación y efectividad de este Decreto-ley que deroga todas las disposiciones que a él se opongan.
    Dado en Palacio a tres de Noviembre de mil novecientos veintiocho.
    ALFONSO
    El Presidente del Consejo de Ministros
    MIGUEL PRIMO DE RIVERA Y ORBANEJA

    REAL DECRETO-LEY DE 21 DE FEBRERO DE 1930 RESTABLECIENDO EL MINISTERIO DE ESTADO
    EXPOSICIÓN.
    SEÑOR: Desaparecidas las circunstancias que determinaron la incorporación del Ministerio de Estado a la Presidencia del Consejo de Ministros, el Gobierno de V.M. considera llegado el momento de restablecer el Departamento ministerial que siempre tuvo a su cargo el despacho de los asuntos exteriores, sin otra limitación que la que alcanza igualmente a los demás Ministerios por el hecho de integrar entre todos el Gobierno, cuya dirección general, tanto en la política interior como en la exterior, corresponde en primer término al Presidente.
    No se trata, pues, de una creación. El Ministerio de Estado, que en realidad nunca ha dejado de existir, siquiera al aparecer unido circunstancialmente a la Presidencia, se sustituyese su título por el de Asuntos Exteriores, vuelve a ocupar en la organización de la Administración española el lugar que le corresponde de derecho como sucesor directo de la que fue primera Secretaría de Estado, modificándose en este sentido el Real decreto-ley de 8 de noviembre de 1928.
    Al efecto, el Presidente que suscribe, de acuerdo con el Consejo de Ministros, tiene la honra de someter a V.M. el adjunto proyecto de Decreto-ley.
    Madrid, 21 de febrero de 1930
    SEÑOR
    A L.R.P. de V.M.
    Dámaso Berenguer Fusté
     
    REAL DECRETO-LEY
    A propuesta de mi Consejo de Ministros y de acuerdo con éste,
    Vengo en decretar lo siguiente:
    Artículo 1º. Se restablece el Ministerio de Estado, con el mismo carácter, facultades y atribuciones que le correspondían al ser incorporado a la Presidencia del Consejo de Ministros por el Real decreto-ley de 8 de noviembre de 1928, y se reorganizarán en dicho Departamento los servicios y Centros que dependen actualmente de la Secretaría General de Asuntos Exteriores.
    Artículo 2º. Se restablece el cargo de Ministro de Estado.
    Artículo 3º. El Ministro de Hacienda introducirá en los créditos presupuestos las modificaciones necesarias para la ejecución del presente Real decreto-ley, del cual el Gobierno dará cuenta a las Cortes.
    Dado en Palacio a 21 de febrero de mil novecientos treinta.
    ALFONSO
    El Presidente del Consejo de Ministros
    Dámaso Berenguer Fusté

    REAL DECRETO DE 19 DE MAYO DE 1930, DISPONIENDO QUE ESTE MINISTERIO, CONSERVANDO SU ACTUAL ORGANIZACIÓN, COMPETENCIA Y ATRIBUCIONES, CAMBIE SU DENOMINACIÓN POR LA DE MINISTERIO DE GRACIA Y JUSTICIA
    EXPOSICIÓN
    SEÑOR: Por Real decreto de 3 de Noviembre de 1928, al dar nueva organización a los Departamentos centrales de la Administración del estado, se cambió la denominación del Ministerio de Gracia y Justicia, disponiendo que en lo sucesivo se designase con el nombre de Ministerio de Justicia y Culto. Afán innovador fue éste que no aparece justificado en el preámbulo de dicha disposición, sin duda por existir motivo para ello, ya que al conservar las atribuciones y competencias de dicho Ministerio solamente podía convenirle el antiguo nombre que ostentaba, de rancio abolengo en la Administración española, manteniendo sin variación alguna desde que de tal modo fuera confirmado en la definitiva organización de las Secretarías de despacho. Este antiguo nombre expresa mucho mejor que el nuevo lo que es peculiar del despacho de este Ministerio, es a saber: en primer lugar, lo que más directa y propiamente es función del Soberano, las mercedes Reales, tanto con relación al ejercicio del Regio Patronato Eclesiástico, como a los Títulos de nobleza, legitimaciones ex rescripto Principis y a la Real prerrogativa de indulto, todo ello comprendido en la palabra Gracia, y en segundo lugar, lo perteneciente a la Administración de Justicia, altísima misión y noble oficio de los funcionarios judiciales cuya organización compete a este Ministerio, que igualmente cuida de los lugares en que dicha justicia ha de administrarse y de todo lo relativo al cumplimiento de las sanciones impuestas. En el nuevo nombre, suprimida la palabra Gracia, ha dejado de expresarse lo que es de Real merced, que por justo y merecido que sea no puede incluirse en la palabra Justicia, sin que hubiera que incluir también en ella cuanto con justicia y razón se despache en los demás Ministerios, y en cambio se ha puesto pero no en primer lugar, como por respeto a la Divinidad sobre todo lo humano por muy alto y noble que sea le correspondía la palabra Culto, en la cual se expresa una cosa que no corresponde a ningún Departamento ministerial, esto es, el culto de la Religión católica, cuyo cuidado y gobierno no sólo a la Iglesia compete.
    Patente resultaría la incongruencia entre la palabra y el significado atribuido si con dicho vocablo se quiso expresar el ejercicio de las prerrogativas que a V.M. corresponden en virtud del Patronato eclesiástico.
    Las razones expuestas manifiestan la conveniencia de volver al uso de la denominación de Ministerio de Gracia y Justicia para designar a este Departamento ministerial, y, en su virtud, el Ministro que suscribe, de acuerdo con el parecer del Consejo de Ministros, tiene el honor de someter a V.M. el adjunto proyecto de Decreto.
    Madrid, 19 de mayo de 1930

    REAL DECRETO
    De acuerdo con el parecer de mi Consejo de Ministros a propuesta del de Justicia y Culto,
    Vengo en decretar lo siguiente:
    Artículo 1º. A partir de la fecha de este Decreto, el Ministerio de Justicia y Culto se denominará de Gracia y Justicia, conservando su actual organización con la competencia y atribuciones que le están conferidas.
    Artículo 2º. Los Cuerpos que actualmente tienen la denominación de Técnico de Letrados, Administrativo y Auxiliar, respectivamente, del Ministerio de Justicia y Culto, se denominarán Técnico de Letrados, Administrativo y Auxiliar del Ministerio de Gracia y Justicia.
    Artículo 3º. Los créditos que en el presupuesto vigente están asignados para obligaciones del Ministerio de Justicia y Culto, en todas sus dependencias y servicios, se entenderán concedidos igualmente al Ministerio de Gracia y Justicia.
    Artículo 4º. Todas las referencias que en las disposiciones legales vigentes existan hechas al Ministerio, Subsecretaría o Ministro de Justicia y Culto, se entenderán hechas respectivamente, al Ministerio, Subsecretaría o Ministro de Gracia y Justicia.
    Dado en Palacio a diez y nueve de Mayo de mil novecientos treinta.
    ALFONSO
    El Ministro de Justicia y Culto
    José Estrada y Estrada

    DECRETO DE 14 DE ABRIL DE 1931 NOMBRANDO MINISTRO DE JUSTICIA A D. FERNANDO DE LOS RÍOS URRUTI [CAMBIA LA DENOMINACIÓN DEL MINISTERIO]
    Usando del poder que en nombre de la Nación me ha conferido el Comité de las fuerzas políticas coaligadas, para la implantación de la República, triunfante en la elección popular,
    Vengo en nombrar Ministerio de Justicia, denominación que tomará el de Gracia y Justicia, a don Fernando de los Ríos Urruti.
    Dado en Madrid, a catorce de Abril de mil novecientos treinta y uno.
    El Presidente del Gobierno provisional
    de la República
    NICETO ALCALÁ-ZAMORA Y TORRES
     

    DECRETO DE 14 DE ABRIL DE 1931 NOMBRANDO MINISTRO DE LA GUERRA A D. MANUEL AZAÑA DÍEZ [CAMBIA LA DENOMINACIÓN DEL MINISTERIO]
    Usando del poder que en nombre de la Nación me ha conferido el Comité de las fuerzas políticas coaligadas, para la implantación de la República, triunfante en la elección popular,
    Vengo en nombrar Ministerio de la Guerra, denominación que se restablece para el del Ejército, a don Manuel Azaña Díaz.
    Dado en Madrid, a catorce de Abril de mil novecientos treinta y uno.
    El Presidente del Gobierno provisional de la República
    NICETO ALCALÁ-ZAMORA Y TORRES  

    DECRETO DE 15 DE ABRIL DE 1931 CREANDO EL MINISTERIO DE COMUNICACIONES
    La importancia adquirida por los servicios de Correos, Telégrafos y Teléfonos, que de hecho viene funcionando como Dirección autónoma, y el ejemplar y general asentimiento que, reconociendo la transcendencia de tales medios de comunicación los organiza generalmente, como Departamento Ministerial, lleva el Gobierno de la República a decretar lo siguiente:
    Artículo primero. Se crea el Ministerio de Comunicaciones, al cual corresponderán los servicios que viene prestando la Dirección General de Correos y Telégrafos.
    Artículo 2º. A propuesta del nueve Departamento se procederá por el de Hacienda a la habilitación y modificación oportuna de los créditos necesarios, procurando mantenerse dentro de los límites del Presupuesto vigente.
    Dado en Madrid, a quince de abril de mil novecientos treinta y uno.
    El presidente del Gobierno provisional de la República.
    NICETO ALCALA- ZAMORA Y TORRES

    DECRETO DE 16 DE DICIEMBRE DE 1931 DISPONIENDO QUE EL MINISTERIO DE ECONOMÍA NACIONAL SE DENOMINE EN LO SUCESIVO MINISTERIO DE AGRICULTURA, INDUSTRIA Y COMERCIO, DECLARANDO AFECTAS AL MISMO LAS DIRECCIONES GENERALES DE AGRICULTURA, INDUSTRIA Y COMERCIO Y LAS DE MINAS, MONTES Y GANADERÍA; Y QUE EL MINISTERIO DE FOMENTO SE DENOMINE MINISTERIO DE OBRAS PÚBLICAS
    Con objeto de establecer más lógica y adecuada organización administrativa en los servicios que afectan a los Ministerio de Economía Nacional y Fomento, coordinándolos e imprimiendo la debida unidad de dependencia a los que ya están necesariamente enlazados por su objeto y contenido, a propuesta del Presidente del Consejo de Ministros,
    Vengo a decretar lo siguiente:
    Artículo 1º. El Ministerio de Economía Nacional se denominará en lo sucesivo Ministerio de Agricultura, Industria y Comercio.
    A este Ministerio están afectas las Direcciones generales de Agricultura, Industria y Comercio y las de Minas, Montes y Ganadería, que se segregan del antiguo Ministerio de Fomento.
    La Inspección general de seguros para a depender del Ministerio de Trabajo y Previsión social.
    Artículo 2º. El Ministerio de Fomento, con los servicios que le quedan adscritos en virtud de los dispuesto en el artículo anterior, se denominará Ministerio de Obras Públicas.
    Artículo 3º. Pasan a depender del Ministerio de Instrucción pública y Bellas Artes todas las Escuelas Especiales de Ingenieros civiles que hasta ahora dependían de los Ministerios de Fomento y Economía Nacional, así como las Escuelas de Veterinaria.
    Cuando las Cortes voten los créditos necesarios, se creará en el Ministerio de Instrucción pública y Bellas Artes una dirección general de Enseñanza técnica y superior.
    Artículo 4º. Con los servicios que se transfieren a los Ministerios de Agricultura, Industria y Comercio, Instrucción pública y Trabajo y Previsión se entenderán transferidos los créditos afectos a los mismo, haciéndose en el proyecto de presupuesto las modificaciones consiguientes.
    Artículo 5º. Por los respectivos Ministerios se dictarán las disposiciones necesarias para el cumplimiento de este Decreto.
    Dado en Madrid a diez y seis de Diciembre de mil novecientos treinta y uno.
    NICETO ALCALÁ-ZAMORA Y TORRES
    El Presidente del Consejo de Ministros
    MANUEL AZAÑA

    DECRETO DE 12 DE JUNIO DE 1933 DISPONIENDO QUE EL ACTUAL MINISTERIO DE AGRICULTURA, INDUSTRIA Y COMERCIO QUEDE DIVIDIDO EN DOS, QUE SE DENOMINARÁN MINISTERIO DE AGRICULTURA Y MINISTERIO DE INDUSTRIA Y COMERCIO RESPECTIVAMENTE
    De conformidad con el Consejo de Ministros y a propuesta de su Presidente,
    Vengo en decretar lo siguiente:
    Artículo 1º. El actual Ministerio de Agricultura, Industria y Comercio, quedará dividido en dos, que se denominarán Ministerio de Agricultura y Ministerio de Industria y Comercio, respectivamente.
    Artículo 2º. El Ministerio de Industria y Comercio se constituirá con las Direcciones generales de Industria, Comercio, Minas y Combustibles y el Consejo Ordenador de la Economía Nacional. Constituirá el Ministerio de Agricultura todos los servicios no transferidos al de Industria y Comercio.
    Artículo 3º. El Gobierno dará cuenta a las Cortes del presente Decreto y presentará el correspondiente proyecto de Ley para habilitar los créditos que exija la creación del Ministerio de Industria y Comercio.
    Dado en Madrid a doce de Junio de mil novecientos treinta y tres.
    NICETO ALCALÁ-ZAMORA Y TORRES

    El Presidente del Consejo de Ministros
    MANUEL AZAÑA  

    DECRETO DE 13 DE SEPTIEMBRE DE 1933, CREANDO EL MINISTERIO DE COMUNICACIONES
    A propuesta del Presidente del Consejo de Ministros,
    Vengo en decretar lo siguiente:
    Artículo 1º. Se crea el Ministerio de Comunicaciones, al cual corresponderán todos los servicios que hasta la fecha venían dependiendo de la Subsecretaría de Comunicaciones.
    Artículo 2º. A propuesta del nuevo Departamento se procurará por el de Hacienda, con arreglo a las leyes, la habilitación de los créditos necesarios para la dotación de los servicios, sueldo del Ministro, asignación para su Secretaría particular y demás atenciones que imponga la creación del referido Ministerio.
    Dado en Madrid a doce de Septiembre de mil novecientos treinta y tres.
    NICETO ALCALÁ-ZAMORA Y TORRES
    El Presidente del Consejo de Ministros
    ALEJANDRO LERROUX GARCÍA

    DECRETO DE 25 DE DICIEMBRE DE 1933, DISPONIENDO QUE LOS SERVICIOS, CARGOS Y DEBERES QUE DEPENDEN EN LA ACTUALIDAD DE LA SUBDIRECCIÓN DE BENEFICENCIA Y SANIDAD, ADSCRITOS AL MINISTERIO DE LA GOBERNACIÓN, PASEN A DEPENDER DEL MINISTERIO DE TRABAJO
    A propuesta del Presidente del Consejo de Ministros y por acuerdo de éste,
    Vengo en decretar lo siguiente:
    Artículo 1º. Los servicios, cargos y deberes que dependen en la actualidad de la Subsecretaría de Sanidad y Previsión, adscrita al Ministerio de la Gobernación pasarán a depender, desde la publicación de este Decreto, del Ministerio de Trabajo, el que en el próximo Presupuesto se denominará: Ministerio de Trabajo, Sanidad y Previsión.
    Artículo 2º. El Ministerio de Trabajo, Sanidad y Previsión tendrá dos Subsecretarías: la de Trabajo y Acción Social y la de Sanidad y Previsión, la primera con dos Direcciones generales denominadas, respectivamente, de Trabajo y Acción Social. La segunda tendrá bajo su dependencia otras dos Direcciones generales: la de Sanidad y la de Asistencia pública y Previsión Social.
    Para el acoplamiento de los diferentes servicios dictará el Ministro de Trabajo, Sanidad y Previsión las normas oportunas.
    Artículo 3º.
    En tanto aprueben las Cortes los nuevos Presupuestos, el Ministerio de Hacienda dictará o propondrá las medidas que estime pertinentes.
    Hasta fin del corriente ejercicio, los créditos comprendidos en la Subsección 2ª de la Sección 6ª de los vigentes Presupuestos generales del Estado continuarán figurando en dicha Sección, pero las órdenes de pago serán expedidas por el Ministro de Trabajo y Previsión.
    De este Decreto se dará cuenta a las Cortes.
    Dado en Madrid a veinticinco de Diciembre de mil novecientos treinta y tres.
    NICETO ALCALÁ-ZAMORA Y TORRES
    El Presidente del Consejo de Ministros
    ALEJANDRO LERROUX GARCÍA  

    LEY DECLARANDO DE 16 DE MARZO DE 1934 CON FUERZA DE TAL EL DECRETO DE 25 DE DICIEMBRE DE 1933 DICTADO POR ESTA PRESIDENCIA, A VIRTUD DEL CUAL, SE INCORPORARON AL MINISTERIO DE TRABAJO Y PREVISIÓN SOCIAL LOS SERVICIOS DEPENDIENTES DE LA SUBSECRETARÍA DE SANIDAD Y BENEFICENCIA QUE SE HALLABAN ADSCRITOS AL MINISTERIO DE LA GOBERNACIÓN, Y QUEDANDO EL ARTÍCULO 2º DEL CITADO DECRETO REDACTADO EN LA FORMA QUE SE INSERTA
    EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA ESPAÑOLA,
    A todos los que la presente vieren y entendieren, sabed:
    Que las CORTES han decretado y publicado la siguiente
    LEY
    Artículo único. Se declara con fuerza de ley el Decreto de 25 de Diciembre del año 1933, dictado por la Presidencia del Consejo de Ministros, a virtud del cual se incorporaron al Ministerio de Trabajo y Previsión Social los servicios dependientes de la Subsecretaría de Sanidad y Beneficencia que se hallaban adscritos al Ministerio de la Gobernación, quedando el artículo 2º del citado Decreto redactado en la siguiente forma:
    "Artículo 2º. El Ministerio de Trabajo, Sanidad y Previsión tendrá dos Subsecretarías: una de Trabajo y acción social y otra de Sanidad y Asistencia pública. La primera constará de dos Direcciones generales: una de Trabajo y otra de Acción social. La segunda tendrá bajo su dependencia otras dos Direcciones generales: la de Sanidad y la de Beneficencia y Asistencia pública.
    Los servicios de Previsión social dependerán directamente del Ministro, decretándose la constitución de un Consejo, que entenderá en los problemas comunes a Sanidad y Seguros sociales".
    Por tanto
    Mando a todos los ciudadanos que coadyuven al cumplimiento de esta Ley, así como a todos los Tribunales y Autoridades que la hagan cumplir.
    Madrid, dieciséis de Marzo de mil novecientos treinta y cuatro.
    NICETO ALCALÁ-ZAMORA Y TORRES
    El Presidente del Consejo de Ministros
    ALEJANDRO LERROUX GARCÍA

    LEY DE 11 DE DICIEMBRE DE 1934 CREANDO EN EL VIGENTE PRESUPUESTO DE GASTOS DEL ESTADO DOS CARGOS DE MINISTROS SIN CARTERA
    EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA ESPAÑOLA,
    A todos los que la presente vieren y entendieren, sabed:
    Que las CORTES han decretado y sancionado la siguiente
    LEY
    Artículo 1º. Se crean en el vigente Presupuesto de gastos del Estado dos cargos de Ministros sin cartera.
    Artículo 2º. Para la dotación de dichos cargos en el último trimestre del ejercicio en curso y con imputación a la Sección primera de las Obligaciones de los Departamentos ministeriales del Presupuesto en vigor, se conceden créditos por un importe de pesetas 37.250, con la distribución que sigue:
      Crédito anual Crédito para un trimestre
    Capítulo 1º.-Artículo 1º.- Agrupación adicional. Concepto único "Sueldo de dos Ministros sin cartera" a 30.000 pesetas   60.000   15.000
    Capítulo 1º. -Artículo 2º -Agrupación 1ª. Concepto adicional 1º: "Gastos de representación de dos Ministros sin cartera", a 12.000 pesetas   24.000   6.000
    Capítulo 1º. -Artículo 2º -Agrupación 1ª. Concepto adicional: "Para el personal de las Secretarías particulares de dos Ministros sin cartera", a pesetas 20.000     40.000     10.000
    Capítulo 1º. –Artículo 1º -Agrupación 1ª. Concepto adicional: "Para material de oficinas de las Secretarías particulares de dos Ministros sin cartera", a 12.500 pesetas     25.000     6.250
      149.000 37.250

    Por tanto
    Mando a todos los ciudadanos que coadyuven al cumplimiento de esta Ley, así como a todos los Tribunales y Autoridades que la hagan cumplir.
    Madrid a once de Diciembre de mil novecientos treinta y cuatro.
    NICETO ALCALÁ-ZAMORA Y TORRES

    El Ministro de Hacienda
    MANUEL MARRACO Y RAMÓN  

    DECRETO DE 19 DE SEPTIEMBRE DE 1935 DISPONIENDO QUE LOS ACTUALES MINISTERIOS DE "TRABAJO, SANIDAD Y PREVISIÓN" Y DE "JUSTICIA" SE REFUNDAN EN UNO QUE SE DENOMINE "MINISTERIO DE TRABAJO Y DE JUSTICIA"; QUE SE REFUNDAN EN UN SOLO DEPARTAMENTO, QUE SE DENOMINARÁ "MINISTERIO DE OBRAS PÚBLICAS Y COMUNICACIONES" LOS ACTUALES DE "OBRAS PÚBLICAS" Y DE "COMUNICACIONES", Y QUE LOS ACTUALES DEPARTAMENTOS DE "AGRICULTURA" Y DE "INDUSTRIA Y COMERCIO" CONSTITUYAN UNO SOLO CON LA DENOMINACIÓN DE "AGRICULTURA, INDUSTRIA Y COMERCIO"
    DECRETO
    Haciendo uso de la autorización que confiere el artículo 1º de la Ley de 1º de Agosto último, de conformidad con el Consejo de Ministros y a propuesta de su Presidente,
    Vengo en decretar lo siguiente:
    Artículo 1º. Los actuales Ministerios de "Trabajo, Sanidad y Previsión" y de "Justicia", se refunden en uno, que se denominará "Ministerio de Trabajo y Justicia".
    Artículo 2º. Se refunden en un solo Departamento que se denominará "Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones" los actuales de "Obras Públicas" y "Comunicaciones".
    Artículo 3º. Los actuales Departamentos de "Agricultura" y de "Industria y Comercio", constituirán uno solo, con la denominación de "Ministerio de Agricultura, Industria y Comercio".
    Dado en Madrid a diecinueve de Septiembre de mil novecientos treinta y cinco.
    NICETO ALCALA-ZAMORA Y TORRES

    El Presidente del Consejo de Ministros
    ALEJANDRO LERROUX GARCÍA

    DECRETO DE 19 DE FEBRERO DE 1936 DISPONIENDO QUE EL ACTUAL MINISTERIO DE TRABAJO, JUSTICIA Y SANIDAD SE DIVIDA EN DOS MINISTERIO, QUE SE DENOMINARÁN DE JUSTICIA Y DE TRABAJO, SANIDAD Y PREVISIÓN; QUE EL MINISTERIO DE OBRAS PÚBLICAS Y COMUNICACIONES SE DIVIDA EN DOS MINISTERIOS DENOMINADOS MINISTERIO DE OBRAS PÚBLICAS Y MINISTERIO DE COMUNICACIONES Y MARINA MERCANTE; Y QUE EL ACTUAL MINISTERIO DE AGRICULTURA, INDUSTRIA Y COMERCIO SE DIVIDA TAMBIÉN EN DOS MINISTERIOS, QUE SE DENOMINARÁN MINISTERIO DE AGRICULTURA Y COMERCIO
    A propuesta del Presidente del Consejo de Ministros
    Vengo en disponer los siguiente:
    Artículo 1º. El actual Ministerio de Trabajo, Justicia y Sanidad se divide en dos Ministerios, que se denominarán de Justicia y de Trabajo, Sanidad y Previsión.
    Artículo 2º. El Ministerio de Obras públicas y Comunicaciones se dividirá, asimismo, en dos Departamentos, que se denominarán Ministerio de Obras públicas y Ministerio de Comunicaciones y Marina Mercante.
    Artículo 3º. El actual Departamento de Agricultura, Industria y Comercio constituirá dos Ministerios, que se denominarán Ministerio de Agricultura y Ministerio de Industria y Comercio.
    Queda derogado el Decreto fecha 19 de Septiembre de 1935 y cuantas disposiciones se opongan a la presente.
    Dado en Madrid a diecinueve de Febrero de mil novecientos treinta y seis
    NICETO ALCALÁ-ZAMORA Y TORRES
    El Presidente del Consejo de Ministros
    MANUEL AZAÑA DÍAZ

    DECRETO DE 4 DE SEPTIEMBRE DE 1936 DISPONIENDO QUE EL ACTUAL MINISTERIO DE MARINA SE DENOMINE EN LO SUCESIVO MINISTERIO DE MARINA Y AIRE
    A propuesta del Presidente del Consejo de Ministros,
    Vengo en proponer lo siguiente:
    Artículo único.- El actual Ministerio de Marina se denominará en lo sucesivo Ministerio de Marina y Aire.
    Dado en Madrid a cuatro de septiembre de mil novecientos treinta y seis.
    MANUEL AZAÑA
    El Presidente del Consejo de Ministros
    Francisco Largo Caballero  

    DECRETO DE 12 DE SEPTIEMBRE DE 1936 CREANDO EN EL VIGENTE PRESUPUESTO DE GASTOS DEL ESTADO UN CARGO DE MINISTRO SIN CARTERA  
    Nombrado por Decreto de 4 de los corrientes un Ministro sin cartera en virtud de las atribuciones conferidas por el artículo 88 de la Constitución, a propuesta del Presidente del Consejo de Ministros, de acuerdo con dicho Consejo y en armonía con lo establecido en la Ley de once de Diciembre de mil novecientos treinta y cuatro, Vengo en decretar lo que sigue:
    Artículo 1º.- Se crea en el vigente Presupuesto de gastos del Estado el cargo de Ministro sin Cartera.
    Artículo 2º.- Por medida gubernativa se otorgan para la dotación de los gastos inherentes a dicho cargo en el tercer trimestre del ejercicio en curso, y con imputación a la Sección primera de las Obligaciones de los Departamentos ministeriales del Presupuesto en vigor, créditos por un importe de 5.380,60 pesetas, con la distribución que sigue:
      Crédito anual Crédito para el tercer trimestre de 1936

    Veintiséis días
    Capítulo primero.- Artículo primero.- Grupo adicional.- Concepto único: "Sueldo de un Ministro sin Cartera" 30.000 2.166,58
    Capítulo primero.- Artículo segundo.- Grupo primero.- Concepto adicional: "Gastos de representación de un Ministro sin Cartera" 12.000 866,58
    Capítulo primero. -Artículo segundo. -Grupo primero. -Concepto adicional: "Para el personal de la Secretaría particular de un Ministro sin Cartera" 20.000 1.444,72
    Capítulo segundo.- Artículo primero.- Grupo primero.- Concepto adicional: "Para material de oficina de la Secretaría particular de un Ministro sin Cartera" 12.500 902,72
      74.500 5.380,60

    Artículo tercero.- Del presente Decreto el Gobierno dará cuenta en su día a las Cortes.
    Dado en Madrid a doce de Septiembre de mil novecientos treinta y seis.
    MANUEL AZAÑA
    El Presidente del Consejo de Ministros
    Francisco Largo Caballero  

    DECRETO DE 28 DE SEPTIEMBRE DE 1936 CREANDO EN EL VIGENTE PRESUPUESTO DE GASTOS DEL ESTADO OTRO CARGO DE MINISTRO SIN CARTERA
    Nombrado por Decreto de 25 de los corrientes otro Ministro sin cartera en virtud de las atribuciones conferidas por el artículo 88 de la Constitución, a propuesta del Presidente del Consejo de Ministros, de acuerdo con dicho Consejo y en armonía con lo establecido en la Ley de 11 de Diciembre de 1934 y en el Decreto de 12 de Septiembre 1936, Vengo en decretar lo que sigue:
    Artículo 1º.- Se crea en el vigente Presupuesto de gastos del Estado otro cargo de Ministro sin Cartera.
    Artículo 2º.- Por medida gubernativa se otorgan para la dotación de los gastos inherentes a dicho cargo en el tercer trimestre del ejercicio en curso, y con imputación a la Sección primera de las obligaciones de los Departamentos ministeriales del Presupuesto en vigor, créditos por un importe de 1.034 pesetas 73 céntimos, con la distribución que sigue:
      Crédito anual Crédito para el tercer trimestre de 1936 (Cinco días)
    Capítulo primero.- Artículo primero.- Grupo adicional.- Concepto único: "Sueldo de un Ministro sin Cartera" 30.000 416,67
    Capítulo primero.- Artículo segundo.- Grupo primero.- Concepto adicional: "Gastos de representación de un Ministro sin Cartera" 12.000 166,67
    Capítulo primero.- Artículo segundo.- Grupo primero.- Concepto adicional: "Para el personal de la Secretaría particular de un Ministro sin Cartera" 20.000 277,78
    Capítulo segundo.- Artículo primero.- Grupo primero.- Concepto adicional: "Para material de oficina de la Secretaría particular de un Ministro sin Cartera" 12.500 173,61
      74.500 1.034,73

    Artículo tercero.- Del presente Decreto el Gobierno dará cuenta en su día a las Cortes.
    Dado en Madrid a veintiocho de Septiembre de mil novecientos treinta y seis.
    MANUEL AZAÑA
    El Presidente del Consejo de Ministros
    Francisco Largo Caballero  

    DECRETO DE 4 DE NOVIEMBRE DE 1936 DISPONIENDO QUE EL ACTUAL MINISTERIO DE TRABAJO, SANIDAD Y PREVISIÓN SE DIVIDA EN DOS MINISTERIOS QUE SE DENOMINARÁN: MINISTERIO DE TRABAJO Y PREVISIÓN Y MINISTERIO DE SANIDAD; EL ACTUAL DEPARTAMENTO DE INDUSTRIA Y COMERCIO SE DIVIDA ASIMISMO EN DOS, QUE SE DENOMINARÁN: MINISTERIO DE INDUSTRIA Y MINISTERIO DE COMERCIO, Y CREANDO UN NUEVO MINISTERIO, QUE SE DENOMINARÁ DE PROPAGANDA.
    A propuesta del Presidente del Consejo de Ministros
    Vengo en decretar los siguiente:
    Artículo 1º.- El actual Departamento de Trabajo, Sanidad y Previsión se divide en dos Ministerios, que se denominarán: Ministerio de Trabajo y Previsión y Ministerio de Sanidad.
    Artículo 2º.- El actual Departamento de Industria y Comercio se divide asimismo en dos, que se denominarán: Ministerio de Industria y Ministerio de Comercio.
    Artículo 3º.- Se crea un nuevo Ministerio, que se denominará de Propaganda.
    Artículo 4º.- La Presidencia del Consejo de Ministros y los nuevos Departamentos ministeriales dictarán las disposiciones necesarias para el cumplimiento de este Decreto, habilitándose por el de Hacienda los créditos necesarios para la dotación de los servicios, sueldos de los Ministros y asignación para las Secretarías y demás atenciones que imponga esta organización ministerial.
    Artículo 5º.- Queda derogado el Decreto de 19 de Febrero último y cuantas disposiciones se opongan ala presente.

    Dado en Barcelona a cuatro de Noviembre de mil novecientos treinta y seis.
    MANUEL AZAÑA
    El Presidente del Consejo de Ministros
    Francisco Largo Caballero  

    DECRETO DE 7 DE NOVIEMBRE DE 1936, NOMBRANDO MINISTRO SIN CARTERA A D. JAIME AYGUADÉ Y MIRÓ
    Nombrado por Decreto de 4 de los corrientes Ministro sin cartera, D. Jaime Ayguadé y Miró, en virtud de las atribuciones conferidas por el artículo ochenta y ocho de la Constitución, a propuesta del Presidente del Consejo de Ministros, de acuerdo con dicho Consejo y en armonía con lo establecido en la Ley de once de Diciembre de mil novecientos treinta y cuatro y en los Decretos de doce de Septiembre y ventiséis de Octubre de mil novecientos treinta y seis, Vengo en decretar lo que sigue:
    Artículo primero.- Se crea en el vigente Presupuesto de gastos del Estado otro cargo de Ministro sin Cartera.
    Artículo segundo.- Por medida gubernativa se otorgan para la dotación de los gastos inherentes a dicho cargo en el cuarto trimestre del ejercicio en curso, y con imputación a la Sección primera de las Obligaciones de los Departamentos ministeriales del Presupuesto en vigor, créditos por un importe de once mil quinientas ochenta y ocho pesetas noventa céntimos, con la distribución que sigue:
      Crédito anual Crédito para el cuarto trimestre 1936 (1 mes y 26 días)
    Capítulo primero.- Artículo primero.- Grupo adicional.- Concepto único: "Sueldo de un Ministro sin Cartera" 30.000 4.666,67
    Capítulo primero.- Artículo segundo.- Grupo primero.- Concepto adicional: "Gastos de representación de un Ministro sin Cartera" 12.000 1.866,67
    Capítulo primero.- Artículo segundo.- Grupo primero.- Concepto adicional: "Para el personal de la Secretaría particular de un Ministro sin Cartera" 20.000 3.111,11
    Capítulo segundo.- Artículo primero.- Grupo primero.- Concepto adicional: "Para material de oficina de la Secretaría particular de un Ministro sin Cartera" 12.500 1.944,45
      74.500 11.588,90

    Artículo tercero.- Del presente Decreto el Gobierno dará cuenta en su día a las Cortes.
    Dado en Barcelona a siete de Noviembre de mil novecientos treinta y seis.
    MANUEL AZAÑA
    El Presidente del Consejo de Ministros
    Francisco Largo Caballero

    DECRETO DE 17 DE NOVIEMBRE DE 1936 DISPONIENDO QUE EL MINISTERIO DE SANIDAD SE DENOMINE MINISTERIO DE SANIDAD Y ASISTENCIA SOCIAL
    Creado por decreto del cuatro del mes actual el Ministerio de Sanidad, desglosado del de Trabajo, Sanidad y Previsión, las funciones de asistencia social quedaron adscritas al referido Ministerio de Sanidad. Pero como todos los problemas de asistencia social adquieren en los actuales momentos una importancia considerable y por la significación y alcance de sus cuestiones están en íntima compenetración con los problemas sanitarios, parece lógico que la denominación del nuevo Departamento ministerial sea la de Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, significando con ello la importancia que el Poder Público concede a los avances sociales en orden a la asistencia pública.
    Por estas consideraciones, de acuerdo con el Consejo de Ministros y a propuesta de su Presidente, vengo en decretar:
    Artículo primero. A partir de la publicación del presente decreto, el Ministerio de Sanidad se denominará "Ministerio de Sanidad y Asistencia Social".
    Artículo segundo. Pasarán al referido Ministerio todas las funciones que se hallan encomendadas a la Subsecretaría de Sanidad y Asistencia Social.
    Dado en Barcelona, a diez y siete de Noviembre de mil novecientos treinta y seis.
    MANUEL AZAÑA
    El Presidente del Consejo de Ministros
    Francisco Largo Caballero  

    DECRETO DE 17 DE MAYO DE 1937 DISPONIENDO LA NUEVA DENOMINACIÓN DE LOS DEPARTAMENTOS MINISTERIALES A PARTIR DE LA FECHA DE LA PROMULGACIÓN DE ESTE DECRETO  
    De acuerdo con el Consejo de Ministros y a propuesta de su Presidente,
    Se decreta:
    Artículo primero. A partir de la fecha de promulgación de este Decreto, los Departamentos ministeriales se denominarán: "Presidencia del Consejo de Ministros"; "Ministerio de Estado", al que se adscriben sus actuales servicios, más los del de "Propaganda"; "Ministerio de Justicia"; "Ministerio de Defensa Nacional", en el que se refunden los servicios asignados a los Departamentos de Guerra, Marina y Aire; "Ministerio de la Gobernación"; "Ministerio de Comunicaciones, Transportes y Obras Públicas", al que se adscriben los servicios de los de Obras Públicas y Comunicaciones y Marina mercante; "Ministerio de Instrucción Pública y Sanidad", en el que se refunden los servicios afectos al Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes y los de Sanidad; "Ministerio de Trabajo y Asistencia Social", integrado por los servicios del Ministerio de Trabajo y Previsión y los de Asistencia Social; "Ministerio de Agricultura", y "Ministerio de Hacienda y Economía", que comprenderá los servicios de los actuales Departamentos de Industria, Comercio y Hacienda.
    Artículo segundo. Los créditos presupuestos afectos a los servicios que se refunden continuarán afectos a las secciones donde figuran, ordenándose los gastos por los titulares de los nuevos Departamentos ministeriales.
    Artículo tercero. El Gobierno dictará las disposiciones complementarias pertinentes para el cumplimiento de este Decreto, del que se dará cuenta a las Cortes.
    Dado en Valencia, a diez y siete de Mayo de mil novecientos treinta y siete.
    MANUEL AZAÑA
    El Presidente del Consejo de Ministros
    JUAN NEGRÍN LÓPEZ

    DECRETO DE 5 ABRIL DE 1938 DISPONIENDO QUE EL MINISTERIO DE COMUNICACIONES, TRANSPORTES Y OBRAS PÚBLICAS QUEDE DESDOBLADO EN LOS MINISTERIOS DE OBRAS PÚBLICAS Y DE COMUNICACIONES Y TRANSPORTES.
    De acuerdo con el Consejo de Ministros y a propuesta de su Presidente,
    Vengo en decretar:
    Artículo primero. A partir de la fecha de la publicación de este Decreto en la GACETA DE LA REPÚBLICA, el Ministerio de Comunicaciones, Transportes y Obras Públicas, queda desdoblado en los Ministerios de Obras Públicas y de Comunicaciones y Transportes, quedando adscritos al primero de éstos los servicios que actualmente corresponden a la Subsecretaría de Obras Públicas, y al segundo los afectos a las Subsecretarías de Comunicaciones y de Transportes.
    Artículo segundo. Los créditos presupuestos afectos a los servicios que se desdoblan, continuarán afectos a las Secciones donde figuran, ordenándose los gastos por los titulares de los nuevos departamentos ministeriales.
    Artículo tercero. La Presidencia del Consejo de Ministros y los Ministerios de Obras Públicas y de Comunicaciones y Transportes, dictarán las disposiciones complementarias pertinentes para el cumplimiento de este Decreto, del que se dará cuenta a las Cortes.
    Dado en Barcelona, a 5 de abril de mil novecientos treinta y ocho.
    MANUEL AZAÑA
    El Presidente del Consejo de Ministros
    JUAN NEGRÍN LÓPEZ

    DECRETO DE 24 DE JULIO DE 1936 DE CREACIÓN DE LA JUNTA DE DEFENSA NACIONAL.
    Artículo único
    .- Se constituye una Junta de Defensa Nacional que asume todos los Poderes del Estado y representa legítimamente al País ante las Potencias extranjeras.
    Esta Junta queda integrada por los Excmos. Sres. Generales de División don Miguel Cabanellas Ferrer, como Presidente de ella, y don Andrés Saliquet Zumeta; los de Brigada don Miguel Ponte y Manso de Zúñiga, don Emilio Mola Vidal y don Fidel Dávila Arrondo, y los Coroneles del Cuerpo de Estado Mayor del Ejército don Federico Montaner Canet y don Fernando Moreno Calderón.
    Los Decretos emanados de esta Junta se promulgarán, previo acuerdo de la misma, autorizados con la firma de su Presidente y serán publicados en este Boletín Oficial.

    DECRETO DE 29 DE SEPTIEMBRE DE 1936 NOMBRANDO JEFE DEL GOBIERNO DEL ESTADO ESPAÑOL AL EXCELENTÍSIMO SR. GENERAL DE DIVISIÓN DON FRANCISCO FRANCO BAHAMONDE, QUIEN ASUMIRÁ TODOS LOS PODERES DEL NUEVO ESTADO
    La Junta de Defensa Nacional, creada por Decreto de veinticuatro de julio de mil novecientos treinta y seis, y el régimen provisional de Mandos combinados, respondía a las más apremiantes necesidades de la liberación de España.
    Organizada con perfecta normalidad la vida civil en las provincias rescatadas, y estableciendo el enlace entre los varios frentes de los Ejércitos que luchan por la salvación de la Patria, y a la vez que por la causa de la civilización, impónese ya un régimen orgánico y eficiente, que responda adecuadamente a la nueva realidad española y repare, con la máxima autoridad, su porvenir.
    Razones de todo linaje señalan la alta conveniencia de concentrar en un solo poder todos aquellos que han de conducir a la victoria final y al establecimiento, consolidación y desarrollo del nuevo Estado, con la asistencia fervorosa de la Nación.
    En consideración a los motivos expuestos, y segura de interpretar el verdadero sentir nacional, esta Junta, al servicio de España, promulga el siguiente Decreto:
    Artículo 1
    .- En cumplimiento de acuerdo adoptado por la Junta de Defensa Nacional, se nombra Jefe del Gobierno del Estado Español al Excmo. Sr. General de División don Francisco Franco Bahamonde, quien asumirá todos los poderes del nuevo Estado.
    Artículo 2
    .- Se le nombra asimismo Generalísimo de las fuerzas nacionales de tierra, mar y aire, y se le confiere el cargo de General en Jefe de los Ejércitos de Operaciones.
    Artículo 3
    .- Dicha proclamación será revestida de forma solemne, ante representación adecuada de todos los elementos nacionales que integran este movimiento liberador, y de ella se hará la oportuna comunicación a los Gobiernos extranjeros.
    Artículo 4
    .- En el breve lapso que transcurra hasta la transmisión de poderes, la Junta de Defensa Nacional seguirá asumiendo cuantos actualmente ejerce.
    Artículo 5
    .- Quedan derogadas y sin vigor cuantas disposiciones se opongan a este Decreto.
    Dado en Burgos a veintinueve de septiembre de mil novecientos treinta y seis
    MIGUEL CABANELLAS

    LEY DE 1 DE OCTUBRE DE 1936 ESTABLECIENDO LA ORGANIZACIÓN ADMINISTRATIVA A QUE HA DE AJUSTARSE LA NUEVA ESTRUCTURA DEL ESTADO.
    La estructuración del nuevo Estado español, dentro de los principios nacionalistas, reclama el establecimiento de aquellos órganos administrativos que, prescindiendo de un desarrollo burocrático innecesario, respondan a las características, de autoridad, unidad, rapidez y austeridad, tan esenciales para el desenvolvimiento de las diversas actividades del país.
    Por ello, sin tomar como definitiva la que actualmente se implanta, aunque sea anuncio de la permanente a establecerse, una vez dominado todo el territorio nacional, dispongo:
    Artículo primero
    .- Se crea una Junta Técnica del estado, que se compondrá de las siguientes secciones:
    1. Comisión de Hacienda, que tendrá por misión el estudio y preparación de los siguientes asuntos: Divisas, Donativos, Impuestos, Contribuciones, Bancos, Tesoro Nacional, Aduanas, Timbre, Presupuesto, Cámaras de Compensación, Aranceles, Monopolios, Operaciones de crédito y gastos.
    2. Comisión de Justicia a la que compete la proposición de aquellas normas que en el orden personal no tienen en la actualidad aplicación tangible, así como la modificación o alteración de las vigentes.
    3. Comisión de Industria, Comercio y Abastos, cuyo objeto será el estudio estadístico de las diversas actividades mercancías y provisiones existentes en las provincias ocupadas, régimen de coordinación entre las mismas y auxilios que necesiten, fomento de las exportaciones y determinación de las importaciones necesarias, así como arbitrar los primeros medios necesarios para la subsistencia de las industrias.
    4. Comisión de Agricultura y Trabajo agrícola, cuya función será fijar las normas indispensables para la continuación de las actividades agrícolas y preparar la revalorización de productos de la tierra, establecimiento de patrimonios familiares, Cooperativas agrícolas y mejoras de la vida campesina.
    5. Comisión de Trabajo, a la que compete todo lo relacionado con las bases vigentes y laudos de trabajo y el estudio de nuevas orientaciones que tiendan al bienestar obrero y la colaboración de éste con los demás elementos de la producción.
    6. Comisión de Cultura y Enseñanza, que se ocupará de asegurar la continuidad de la vida escolar y universitaria, organización de los centros de enseñanza y estudios de las modificaciones necesarias para adaptar ésta a las orientaciones del nuevo Estado.
    7. Comisión de Obras Públicas y Comunicaciones, que tendrá por misión asegurar la continuación de las obras públicas en curso, emprender obras nuevas donde sea indispensable, restablecer las líneas de transporte de todas clases, organizar un perfecto servicio de comunicaciones postales y telegráficas en toda la región ocupada, así como el personal necesario para estos servicios.

    Se ocuparán además estas Comisiones de cuantos asuntos no mencionados especialmente sean de su general cometido.
    Artículo segundo
    .- El Presidente de esta Junta resolverá los distintos asuntos que a las Comisiones se asignan, presidirá sus reuniones parciales o totales, recabará la cooperación de técnicos que con carácter consultivo se nombrarán oportunamente y someterá sus dictámenes a la aprobación del Jefe del Estado.
    Artículo tercero
    .- Se crea el cargo de Gobernador General, el cual tendrá por cometido la inspección de las provincias ocupadas y cuanto se refiere a la organización de la vida ciudadana, abastos, trabajos y beneficencia, en estrecha relación con las autoridades de las mismas y con los departamentos correspondientes de la Junta Técnica del Estado.
    Artículo cuarto
    .- Se crea una Secretaría de relaciones Exteriores que, teniendo a su cargo las diplomáticas y consulares con los demás países y una sección de prensa y propaganda, será presidida por un Jefe que dependerá directamente del Jefe del Estado.
    Artículo quinto
    .- Se crea la Secretaría General del Jefe del Estado con personal especialista en las materias que son objeto de las distintas secciones de la Junta Técnica y con un miembro destacado del departamento de Relaciones Exteriores.
    Artículo sexto
    .- Por el Presidente de la Junta Técnica, Gobernador General y Secretario General se dictarán las normas necesarias para el funcionamiento de estos servicios
    Promulgado en Burgos a primero de octubre de mil novecientos treinta y seis
    FRANCISCO FRANCO

    LEY DE 31 DE ENERO DE 1938 ORGANIZANDO LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL DEL ESTADO
    Exposición:
    La Ley de 1º de octubre de 1936. Creó como algunos principales de la Administración Central del Estado, la Junta Técnica con sus Comisiones, el Gobernador General del Estado, las Secretarías de Relaciones Exteriores y General del Jefe del Estado.
    Con posterioridad se agregó la Secretaría de Guerra.
    En aquella fecha tenía la guerra un carácter exclusivamente nacional, que, de haberse mantenido, hubiera terminado rápidamente el empuje siempre victorioso de nuestras armas. Y muy especialmente al servicio de las atenciones de guerra, que absorbían la parte principal en la actividad de nuestra vida pública, fue dirigida aquella organización administrativa.
    La rapidez con que hubo de proveerse a la organización embrionaria del Estado, imprimió a ésta, de modo necesario, un carácter de provisionalidad. En la actualidad la insuficiencia de aquella organización es notoria, tanto si se la considera en su constitución cuanto si se atiende a su funcionamiento.
    En efecto, a pesar del esfuerzo de los hombres al servicio de aquella organización, exclusivamente administrativa, la normalidad de la vida pública en la parte liberada del solar de la Patria, el volumen y la complejidad crecientes de las funciones de gobierno y de gestión, y la necesidad de tener montado de modo completo el sistema administrativo, aconsejan la reorganización de los servicios centrales que sin prejuzgar una definitiva forma del Estado, abra cauce a la realización de una obra de gobierno estable, ordenada y eficaz.
    La experiencia de largos años, en que la administración al mismo tiempo que multiplicaba sus fines perfeccionaba sus medios, no autoriza a prescindir por completo de un sistema de división de trabajo que, teniendo fuerte raigambre en el país, es susceptible de ulteriores perfeccionamientos.
    En todo caso, la organización que se lleva a cabo quedará sujeta a la constante influencia del Movimiento Nacional. De su espíritu de origen, noble y desinteresado, austero y tenaz, honda y medularmente español, ha de estar impregnada la administración del Estado nuevo.
    Implantar esta reforma a fondo es aspiración a cuya realización marchamos desde ahora con voluntad decidida y segura.
    En su virtud dispongo:
    Artículo 1º . La Administración Central del Estado se organiza en Departamentos Ministeriales, al frente de los cuales habrá un Ministro asistido de un Subsecretario.
    Los Ministerios subordinados a la Presidencia, que constituirá un Departamento especial, serán los siguientes:
    Asuntos Exteriores, Justicia, Defensa Nacional, Orden Público, Interior, Hacienda, Industria y Comercio, Agricultura, Educación Nacional, Obras Públicas y Organización y Acción Sindical.
    Artículo 2º. Cada uno de los expresados Ministerios comprenderá la respectiva Subsecretaría y los Servicios Nacionales que se indican en los artículos que siguen.
    Artículo 3º. Al frente de cada Servicio Nacional habrá un Jefe de Servicio que desempeñará las funciones que antes se hallaban encomendadas a los Directores Generales. Cada Servicio se organizará en las Secciones y Negociados que sean indispensables.
    Artículo 4º. La Presidencia comprenderá:
    Servicio de Política General y Coordinación.
    Artículo 5º. El Ministerio de Asuntos Exteriores comprenderá los siguientes Servicios:
    Política Exterior
    Tratados Internacionales
    Relaciones con la Santa Sede
    Protocolo.
    Artículo 6º . El Ministerio de Justicia comprenderá los siguientes Servicios:
    Justicia
    Registros y Notariado
    Prisiones
    Asuntos Eclesiásticos
    Artículo 7º. El Ministerio de Defensa Nacional se organiza así:
    Independientemente de las facultades de Ministro encargado de la gestión de este Departamento, el Generalísimo conservará el Mando supremo de los Ejércitos de Tierra, Mar y Aire.
    Con funciones meramente administrativas existirán tres Subsecretarías correspondientes a las tres ramas indicadas.
    Los Servicios técnicos de los Ejércitos seguirán encomendados a los Estados Mayores de Tierra, Mar y Aire.
    Existirán además, los siguientes organismos:
    Consejo Superior del Ejército
    Consejo Superior de la Armada
    Consejo Superior del Aire
    Alto Tribunal de Justicia Militar
    Dirección de Industrias de Guerra
    Dirección de Armamento
    Dirección de Movilización, Instrucción y Recuperación
    Artículo 8º . El Ministerio de Orden Público comprenderá los siguientes servicios:
    Seguridad
    Fronteras
    Inspección de la Guardia Civil
    Correos y Telecomunicación
    Policía del Tráfico
    Se establecerá la adecuada conexión de los Servicios de Seguridad con el Ministerio del Interior a los efectos de secundar la acción política a éste encomendada.
    Artículo 9º. El Ministerio del Interior comprenderá los siguientes servicios:
    Política Interior.
    Administración local
    Prensa
    Propaganda
    Turismo
    Regiones devastadas y reparaciones
    Beneficencia
    Sanidad
    Los Delegados de Orden Público en las provincias, en cuanto se refiere a la gestión de los problemas específicos del Orden Público, dependerán directamente de aquel Ministerio pero en todos aquellos asuntos de las provincias respectivas que, aún siendo concernientes al Orden Público, transciendan a la acción política y demás competencias de los Gobernadores Civiles, dependerán también de éstos.
    Si en algún caso el Gobernador Civil de una provincia asumiera las funciones del Delegado de Orden Público, dependerá a estos efectos, del Ministerio de Orden Público.
    Artículo 10º. El Ministerio de Hacienda comprenderá los siguientes servicios:
    Intervención
    Tesoro
    Presupuesto
    Propiedades y contribución territorial
    Deuda Pública y clases pasivas
    Rentas públicas
    Aduana
    Timbre y monopolios
    Contencioso del Estado
    Banca, Moneda y Cambio
    Seguros
    Régimen Jurídico de Sociedades Anónimas
    Artículo 11º. El Ministerio de Industria y Comercio comprenderá los siguientes servicios:
    Industria
    Comercio y Política Arancelaria
    Minas y Combustibles
    Tarifas de transportes
    Comunicaciones marítimas
    Pesca marítima
    Artículo 12º . El Ministerio de Agricultura comprenderá los siguientes servicios:
    Agricultura
    Montes
    Pesca Fluvial
    Ganadería
    Reforma económica y social de la tierra
    Artículo 13º. El Ministerio de Educación Nacional comprenderá los siguientes servicios:
    Enseñanza superior y media
    Primera enseñanza
    Enseñanza profesional y técnica
    Bellas Artes
    Artículo 14º. El Ministerio de Obras Públicas comprenderá los siguientes Servicios:
    Puertos y señales marítimas
    Obras hidráulicas
    Caminos y ferrocarriles
    Artículo 15º. El ministerio de Organización y Acción Social comprenderá los siguientes servicios:
    Sindicatos
    Jurisdicción y armonía del trabajo.
    Previsión Social
    Emigración
    Estadística
    Artículo 16º. La Presidencia queda vinculada al Jefe del Estado. Los Ministros, reunidos con el, constituirán el Gobierno de la Nación.
    Los Ministros, antes de tomar posesión de los cargos, prestarán juramento de fidelidad al Jefe del Estado y al Régimen Nacional. El Gobierno tendrá un Vice-Presidente y un Secretario, elegidos, entre sus miembros, por el Jefe del Estado.
    Dependerán de la Vicepresidencia una Subsecretaría, el Instituto Geográfico y Estadístico, el Servicio de Marruecos y Colonias y el Servicio de Abastecimientos y Transportes. Ejercerá, además todas las funciones que en ella delegue la Presidencia.
    Una vez posesionados de sus cargos, los Ministros procederán a organizar sus Departamentos, proponiendo al Jefe del Estado las disposiciones referentes a su constitución. interna y normas de funcionamiento.
    Artículo 17º. Al Jefe del Estado que asumió todos los poderes por virtud del Decreto de la Junta de Defensa Nacional de 29 de septiembre de 1936, corresponde la suprema potestad de dictar normas jurídicas de carácter general.
    Las disposiciones y resoluciones del Jefe del Estado, previa deliberación del Gobierno y a propuesta del Ministro del ramo, adoptarán la forma de leyes cuando afecten a la estructura orgánica del Estado o constituyan las normas principales del ordenamiento jurídico del pais, y Decretos en los demás casos.
    En el ejercicio de la potestad reglamentaria y, en general, en la realización de las funciones administrativas, las resoluciones y disposiciones de los Ministros revestirán la forma de Ordenes.
    Artículo transitorio.- Constituido el Gobierno, cesarán en sus funciones la Junta Técnica del Estado con sus Comisiones, las Secretarias de Guerra, Relaciones Exteriores y General del Jefe del Estado, y el Gobierno General.
    La Presidencia y los demás Ministerios se harán cargo de la documentación procedente de aquellos Centros en las materias que le competan.
    Quedan derogadas cuantas disposiciones se opongan a lo establecido en esta Ley.
    Dada en Burgos, a treinta de enero de mil novecientos y treinta y ocho.- II Año Triunfal.- FRANCISCO FRANCO.  

    LEY DE 29 DE DICIEMBRE DE 1938, MODIFICANDO LA DE 30 DE ENERO DE 1938, QUE ORGANIZÓ LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL DEL ESTADO
    En la Ley de treinta de enero de mil novecientos treinta y ocho, que organizó la Administración Central del Estado, se preveía la posible revisión de sus preceptos. Así ha ocurrido con algunas de sus normas no fundamentales. Ha llegado ahora el momento, señalado por la experiencia de casi un año, de introducir modificaciones básicas que afectan a la distribución de los Departamentos ministeriales. La separación de las materias de orden público y de administración interior, vinculadas a titulares distintos, ha demostrado la necesidad de la vuelta al principio unitario que encarno el antiguo Ministerio de la Gobernación. Por otra parte el Servicio Nacional de Abastecimientos, íntimamente ligado a las actividades y problemas económicos del país, tiene más adecuado lugar en el Ministerio de Industria y Comercio, sin perjuicio de las facultades de las Autoridades gubernativas en materia de policía de abastos. Finalmente, considera conveniente que las Inspecciones de la Guardia Civil y de Carabineros, quedando a salvo su relación con los Departamentos Civiles en que dichos Institutos prestan sus servicios, pasen a depender del Ministerio de Defensa Nacional.
    En su virtud,
    DISPONGO
    Artículo primero.- El artículo primero de la Ley de treinta de enero de mil novecientos treinta y ocho queda redactado en los siguientes términos:
    "la Administración Central del Estado, se organiza en departamentos ministeriales, al frente de cada uno de los cuales habrá un Ministro, asistido de uno o más Subsecretarios.
    Los Ministerios, subordinados a la Presidencia, que constituirá un Departamento especial, serán los siguientes:
    Asuntos Exteriores, Justicia, Defensa Nacional, Gobernación, Hacienda, Industria y Comercio, Agricultura, Educación Nacional, Obras Públicas y Organización y Acción Sindical.
    Artículo segundo.- Queda suprimido el Ministerio de Orden Público, cuyos servicios pasan a depender del Ministerio del Interior, el cual, en lo sucesivo, se denominará Ministerio de la Gobernación y estará constituido por las Subsecretarías siguientes:
    Subsecretaría del Interior, que comprenderá los Servicios Nacionales de Política Interior, Administración Local, Regiones Devastadas y Reparaciones, Beneficencia y Obras Sociales y Sanidad.
    Subsecretaría de Orden Público, que abarcará los siguientes Servicios Nacionales: Seguridad, Fronteras, Correos y Telecomunicaciones, Policía del Tráfico.
    Subsecretaría de Prensa y Propaganda, que comprenderá los Servicios Nacionales de Prensa, Propaganda y Turismo.
    Artículo tercero.- El Servicio Nacional de Abastecimientos pasará a depender del Ministerio de Industria y Comercio, estableciéndose las debidas conexiones con los Ministerios de Agricultura, en cuanto se refiere a los productos del campo y ganadería, de Defensa Nacional, en cuanto se relacione con la Intendencia, y de Gobernación, en todo lo referente a la policía de abastos y efectividad de las medidas que se adopten, especialmente en materia de precios.
    Artículo cuarto.- La Inspección de la Guardia Civil pasará a depender del Ministerio de Defensa Nacional, por lo tocante a su organización, disciplina y material, siguiendo dependiendo del de la Gobernación en todo cuanto se refiera a sus servicios, percibo de los haberes y acuartelamiento. La inspección de carabineros dependerá también del Ministerio de Defensa Nacional, quien se pondrá en relación con el de Hacienda en cuanto se refiere a sus servicios peculiares del Instituto y al acuartelamiento de la fuerza.
    Artículo quinto.- Esta Ley entrará en vigor el día primero de enero del mil novecientos treinta y nueve. Quedan derogadas cuantas disposiciones se opongan a ella.
    Así lo dispongo por la presente Ley dada en Burgos a veintinueve de diciembre de mil novecientos treinta y ocho.- III Año Triunfal.
    FRANCISCO FRANCO

    LEY DE 8 DE AGOSTO DE 1939 MODIFICANDO LA ORGANIZACIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL DEL ESTADO ESTABLECIDA POR LAS DE 30 DE ENERO Y 29 DE DICIEMBRE DE 1938
    Terminada la guerra y comenzadas las tareas de la reconstrucción y resurgimiento de España, es necesaria la adaptación de los órganos de gobierno del Estado a las nuevas exigencias de la situación presente, que permita, de una manera rápida y eficaz, se realice la revolución nacional y el engrandecimiento de España.
    Ello aconseja una acción más directa y personal del Jefe del Estado en el Gobierno, así como desdoblar aquellas actividades ministeriales como las castrenses que, fundidas en un solo Ministerio por imperativos de la guerra, entorpecerían hoy la labor de creación de nuestras armas de tierra, mar y aire, constituyendo para su coordinación y suprema dirección, a las órdenes directas del Generalísimo de los Ejércitos, un órgano permanente de trabajo.
    Y a reservar de lo que se disponga en la futura Ley, se desglosan del Ministerio del ramo, para depender del Movimiento, aquellas funciones relacionadas con la actividad sindical que se estima deben radicar en la línea jerárquica del Partido.
    En su virtud,
    DISPONGO:
    Artículo primero.- La organización de la Administración Central del Estado, establecida por las Leyes de treinta de enero de mil novecientos treinta y ocho, y veintinueve de diciembre del mismo año, se modifica en los términos de los artículos que siguen.
    Artículo segundo.- Los Ministerios serán los siguientes: De Asuntos Exteriores, de la Gobernación, del Ejército, de Marina, del Aire, de Justicia, de Hacienda, de Industria y Comercio, de Agricultura, de Educación Nacional, de Obras Públicas y de Trabajo.
    Artículo tercero.- Se suprime la Vicepresidencia del Gobierno, pasando a depender de la Presidencia los organismos y funciones que dependían de aquella. Se exceptúa la Dirección General de Marruecos y Colonias, la cual formará parte del Ministerio de Asuntos Exteriores. Se crea la subsecretaría de la Presidencia con las funciones que correspondían a la extinguida Subsecretaría de la Vicepresidencia y todas aquellas otras de gestión que se le encomienden.
    Artículo cuarto.- Como órgano directivo de trabajo de la Defensa Nacional y coordinador de los tres Estados Mayores de tierra, mar y aire, funcionará a las órdenes directas del Generalísimo, un Alto Estado Mayor con un General al frente y con el indispensable personal especializado en las tres ramas militar, marítima y aérea.
    Artículo quinto.- Se crea la Junta de Defensa Nacional, bajo la Presidencia del Generalísimo, y compuesta por los tres Ministros del Ejército, de Marina y del Aire, sus Jefes de Estado Mayor, y actuando de Secretario, el General-Jefe del Alto Estado Mayor. Podrán formar parte de la Junta, cuando sean convocados, los Ministros de Industria y Comercio y Asuntos Exteriores y los Jefes de Industrias Militar, Naval y Aérea.
    Artículo sexto.- El Ministerio de Trabajo comprenderá las Direcciones Generales de Trabajo, de Jurisdicción del Trabajo, de Previsión y de Estadística, Pasarán a depender del Servicio de Sindicatos, de la Falange Española Tradicionalista y de las J.O.N.S., todos los asuntos directamente relacionados con las actividades sindicales.
    Artículo séptimo.- Correspondiendo al Jefe del Estado la suprema potestad de dictar normas jurídicas de carácter general, conforme al artículo decimoséptimo de la Ley de treinta de enero de mil novecientos treinta y ocho, y radicando en él de modo permanente las funciones de Gobierno, sus disposiciones y resoluciones, adopten la forma de Leyes o de Decretos, podrán dictarse aunque no vayan precedidas de la deliberación del Consejo de Ministros, cuando razones de urgencia así lo aconsejen, si bien en tales casos el Jefe del Estado dará después conocimiento a aquel de tales disposiciones o resoluciones.
    Artículo octavo.- Los actuales Servicios Nacionales de la Administración Central se denominarán, en lo sucesivo, Direcciones generales.
    Artículo noveno.- Por el Ministerio de Hacienda se proveerá a la dotación de los nuevos Ministerios y Organismos que se crean, efectuándose las transferencias y habilitaciones de crédito que sean precisas.
    Disposición final.- Quedan derogadas cuantas disposiciones se opongan a lo establecido en los artículos que anteceden.
    Así lo dispongo por la presente Ley, dada en Burgos a ocho de agosto de mil novecientos treinta y nueve.- Año de la Victoria.
    FRANCISCO FRANCO

    DECRETO-LEY DE 19 DE JULIO DE 1951 POR EL QUE SE REORGANIZA LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL DEL ESTADO  
    El tiempo transcurrido desde la promulgación de la Ley de ocho de agosto de mil novecientos treinta y nueve, por el que se reorganizó la Administración Central del Estado, y el notable impulso dado desde entonces a las actividades nacionales, han puesto de manifiesto la necesidad de proceder a una reorganización que, a la vez que asegure una mayor coordinación en la actividad de los departamentos ministeriales, mejore la eficacia de los servicios de algunos de éstos al liberarlos de la sobre carga de cuestiones que sobre ellos pesa.
    Tal sucede en cuanto se refiere al Ministerio de Educación Nacional, en el que a sus actividades tradicionales están hoy unidas cuantas afectan a la regulación de la Prensa, Teatro, Cinematografía y Radiodifusión, cuestiones éstas de gran amplitud e importancia encuadradas en la Subsecretaría de Educación Popular que, comprendiendo varias Direcciones Generales, tienen hoy volumen suficiente para constituir un Departamento ministerial, al que parece aconsejable también agregar los servicios que hoy competen a la Dirección General de Turismo, dependiente del Ministerio de la Gobernación.
    La actividad comercial, en la que las circunstancias del mundo hacen inexcusable una mayor atención de los Estados, especialmente en sus dos aspectos más importantes, de abastecimientos y moneda extranjera, alcanza hoy tal extensión que absorbe por completo la actividad de un Ministerio, dadas las dimensiones y la complejidad de los problemas en que la Administración está obligada a intervenir. Por otra parte, el desarrollo industrial del país y el obligado fomento de la minería y producción de energía y materias básicas, encierra en sí campo más que suficiente para absorber también todas las actividades de un solo departamento ministerial.
    Por último, el aspecto de acción coordinadora que tradicionalmente corresponde a los asuntos que a la Presidencia del Gobierno competen, al intensificarse hoy especialmente por cuanto afecta a los programas de Ordenación Económico Social elaborados por la Presidencia del Gobierno, así como las múltiples cuestiones de competencia y recursos que a la misma específicamente corresponden, aconsejan la presencia en el Consejo de Ministros de quien tiene directamente confiada su gestión administrativa.
    En su virtud,
    DISPONGO:
    Artículo primero.- Con los servicios que en la actualidad dependen de la Subsecretaría de Educación Popular y con aquellos otros comprendidos en la Dirección General de Turismo, que se segrega del Ministerio de la Gobernación, se crea el Ministerio de Información y Turismo, que tendrá una sola Subsecretaría.
    Artículo segundo.- Se crea el Ministerio de Comercio, que comprenderá todos los servicios en la actualidad dependientes de la Subsecretaría de Economía Exterior y Comercio, la Subsecretaría de Marina Mercante y la Comisaría General de Abastecimientos y Transportes.
    Artículo tercero.- Los restantes Organismos del actual Ministerio de Industria y Comercio constituirán el Ministerio de Industria.
    Artículo cuarto.- El Subsecretario de la Presidencia del Gobierno tendrá categoría de Ministro y ejercerá las funciones de Secretario del Consejo de Ministros.
    Artículo quinto.- Por el Ministerio de Hacienda se efectuarán las transferencias de créditos precisas y, en su caso, la habilitación de créditos indispensables para dar cumplimiento a la reorganización que por este Decreto-ley se establece.
    Artículo sexto.- Del presente Decreto-ley se dará cuenta inmediata a las Cortes.
    Así lo dispongo por el presente Decreto-ley, dado en Madrid a diecinueve de julio de mil novecientos cincuenta y uno.
    FRANCISCO FRANCO  

    DECRETO-LEY DE 25 DE FEBRERO DE 1957 SOBRE REORGANIZACIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL DEL ESTADO [RECTIFICACIÓN DE 27 DE FEBRERO DE 1957]
    EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
    I. Proceso de organización de la Administración Central
    La organización administrativa del estado obedece, desde el comienzo de la Cruzada, a un proceso institucional, acomodado a las necesidades de la Nación. Sus distintas fases de desarrollo vienen configuradas principalmente por las Leyes de primero de octubre de mil novecientos treinta y seis, treinta de enero y veintinueve de diciembre de mil novecientos treinta y ocho y ocho de agosto de mil novecientos treinta y nueve, y por los Decretos-leyes de veintisiete de julio de mil novecientos cuarenta y cinco y diecinueve de julio de mil novecientos cincuenta y uno. En estas sucesivas etapas de organización de la Administración Central se fueron creando los Departamentos ministeriales que el desenvolvimiento de la acción de gobierno hacía necesaria.
    La experiencia de los últimos veinte años aconseja dar un nuevo paso en el proceso evolutivo de la Administración Central, para que su estructura responda más cumplidamente a las características de un Estado moderno.
    II. Reformas orgánicas

    El creciente desenvolvimiento de la actividad política, social y económica de España, ha determinado, en los últimos años, una doble modificación en la acción del Estado. De una parte, se registra un aumento sensible de la actividad administrativa en determinados sectores, reflejo de la continua multiplicación de la riqueza nacional y del robustecimiento de la vida social del país; de otra, un efectivo repliegue de la intervención estatal en áreas a las que, debido a las circunstancias adversas derivadas de nuestra Guerra de Liberación y de orden exterior, felizmente superadas, se vio obligada la Administración a extender temporalmente su acción tutelar. Todo ello ha hecho que aparezcan distribuidos en distintos Departamentos ministeriales servicios y actividades afines que debieran estar reunidos y coordinados en uno solo, como ya se ha venido apuntando en las conclusiones elevadas por algunos Congresos corporativos y sindicales. Estas circunstancias son las que aconsejan, al acometer la reorganización ministerial, la creación de un nuevo Ministerio, la redistribución de competencias y el traspaso de un Ministerio a otro de algunas Direcciones Generales y organismos autónomos, de acuerdo con las nuevas necesidades que tiene que afrontar la acción administrativa:
    1. Ministerio de la Vivienda.

    2. Se crea el Ministerio de la Vivienda, con objeto de agrupar los diferentes organismos que atienden a resolver los problemas nacionales de la vivienda y el urbanismo.
      En el nuevo Ministerio se integrarán el Instituto Nacional de la Vivienda, la Dirección General de Arquitectura y Urbanismo, los servicios de la actual Dirección General de Regiones Devastadas y aquellos otros cuya incorporación se estime conveniente.
    3. Dirección General de Energía Nuclear.
    4. Se crea en el Ministerio de Industria la Dirección General de Energía Nuclear para fines no militares, que entenderá en todo lo relativo a las aplicaciones industriales y pacíficas de esta forma de energía, que está llamada a operar una profunda transformación en el orden industrial. Quedará adscrita a la nueva Dirección General la Junta de Energía Nuclear.
    5. Secretaría General Técnica del Ministerio de Hacienda.
    6. Se crea, por último, la Secretaría General Técnica del Ministerio de Hacienda, como órgano de estudio y documentación, asistencia técnica y coordinación y elaboración de planes de este Ministerio, cuyas características hacen especialmente aconsejable la existencia de dicho Organismo. Su creación era, de otra parte, necesaria para que su titular pudiera intervenir, junto a los Secretarios generales técnicos de los demás Ministerios económicos, en el estudio de la programación económica.
    7. Otras modificaciones orgánicas.
    Con el fin de acoplar la organización administrativa a las directrices de la presente reforma, se faculta al Gobierno para realizar por Decreto aquellas transferencias, fusiones, segregaciones o supresiones de órganos estatales y de Organismos autónomos que sean necesarias, modificando, si fuera preciso, las Leyes o disposiciones orgánicas por las que se rigen en la actualidad
    III. Comisiones Delegadas del Gobierno

    El cúmulo cada vez mayor de asuntos que ha de resolver la Administración Central del Estado y el inevitable desdoblamiento de los primitivos Departamentos ministeriales, aconsejan la creación de Comisiones Delegadas del Gobierno, que, reuniendo a los Ministros directamente interesados en las materias propias de cada Comisión, faciliten el estudio de los problemas y hagan más ágiles las deliberaciones.
    Son cuatro las Comisiones que a primera vista se acusan como más necesarias – Asuntos Económicos, Transportes y Comunicaciones, Acción Cultural y la de Sanidad y Asuntos Sociales -, pero se faculta al Gobierno para decidir la creación de otras nuevas cuando las necesidades lo demanden.
    Estas Comisiones estarán constituidas por los Ministros, cuya competencia exige, por razones de afinidad, una más estrecha colaboración. Y se les asigna, además de la función coordinadora entre los Ministerios en ellas integrados, la de preparar y estudiar previamente los asuntos que, por su importancia y repercusión en la vida nacional, exijan el conocimiento del Consejo de Ministros y la de resolver aquellos otros que, dada su naturaleza, sea innecesario elevarlos al Pleno del Gobierno.
    IV. Coordinación económica

    La complejidad e interdependencia de las tareas gubernamentales subraya cada vez más la importancia de la función coordinadora tradicionalmente asignada a la Presidencia, como recuerda el Decreto-ley de diecinueve de julio de mil novecientos cincuenta y uno.
    Esta coordinación se viene acusando como más necesaria en la esfera económica, donde cualquier medida imperfectamente coordinada podría llegar a ser perturbadora. De aquí la conveniencia de establecer un órgano adecuado que, coordinando los planes económicos de los distintos Departamentos ministeriales, prepare, para ser sometidos a la consideración del Gobierno, los planes de previsión que comprendan las diversas medidas que, a corto, mediano o largo plazo, deban ser dictadas por la Administración.
    Por ello se crea, mediante el presente Decreto-ley, una Oficina de programación y Coordinación Económica, que, como órgano de trabajo, elaborará con visión de conjunto y criterio de unidad, los planes de la Comisión Delegada de Ministros económicos para el desarrollo de la economía del país y los programas de realizaciones económicas del estado y demás entidades públicas, teniendo en cuenta los informes del Consejo de Economía Nacional. De este modo se suman a las ventajas de un órgano técnico de trabajo las garantías dimanantes del asesoramiento emitido por el supremo Cuerpo consultivo en estas materias y la intervención de los Ministros más directamente afectados por los planes económicos.
    Por ello, y en uso de las atribuciones a que se refiere el artículo decimotercero de la Ley de diecisiete de julio de mil novecientos cuarenta y dos, modificado por la de nueve de marzo de mil novecientos cuarenta y seis.
    DISPONGO

    División ministerial

    Artículo primero.- La Administración Central del Estado se organiza en los siguientes Departamentos ministeriales: Presidencia del Gobierno, Asuntos Exteriores, Justicia, Ejército, Marina, Hacienda, Gobernación, Obras Públicas, Educación Nacional, Trabajo, Industria, Agricultura, Aire, Comercio, Información y Turismo, Vivienda.
    Toda variación en el número, denominación y competencia de los diversos Departamentos ministeriales y la creación, supresión o reforma sustancial de los mismos se establecerá por Ley, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo decimosexto.
    Presidencia del Gobierno

    Artículo segundo.- Compete a la Presidencia del Gobierno dar unidad a la acción política y administrativa general y coordinar la actividad de los distintos Departamentos.
    Para el cumplimiento de estas funciones, el Presidente del Gobierno estará asistido por el Ministro Subsecretario de la Presidencia, en quien podrá delegar el desempeño de aquellas funciones administrativas que las circunstancias aconsejen, y al que corresponderá, además, la Secretaría del Consejo de Ministros.
    De los Ministros

    Artículo tercero.- Los Ministros asumen la jefatura de sus respectivos Departamentos, de acuerdo con la dirección política y coordinadora de la Presidencia del Gobierno.
    Además de los titulares de cada Departamento, podrán nombrarse Ministros sin cartera. Los créditos correspondientes a los Ministros sin cartera se incluirán en el presupuesto de gastos de la Presidencia del Gobierno.
    El Ministros Secretario general del Movimiento tiene el carácter de Ministro sin cartera.
    Comisiones Delegadas del Gobierno

    Artículo cuarto.- Los Ministros se reunirán en Pleno o en Comisiones Delegadas del Gobierno.
    Serán de competencia del Consejo de Ministros en Pleno aquellos asuntos cuya resolución deba revestir la forma de Decreto o que por su importancia y repercusión en la vida nacional exijan el conocimiento y dictamen de todos los miembros del Gobierno.
    Artículo quinto.- Las funciones de las Comisiones Delegadas del Gobierno serán señaladamente las siguientes:
    1. Coordinar la acción de los Departamentos que las integran
    2. Preparar los asuntos que, afectando a varios Ministerios, hayan de llevarse al Consejo de Ministros
    3. Resolver aquellos otros que, dada su naturaleza o por afectar sólo a una de las Comisiones, sea innecesario elevarlos al Pleno del Gobierno.

    Artículo sexto.- Además de la Junta de Defensa Nacional, creada por Ley de ocho de agosto de mil novecientos treinta y nueve, que integran los Ministros del Ejército, Marina y Aire, se constituyen las siguientes Comisiones Delegadas del Gobierno:
    1. Asuntos Económicos
    2. Transportes y Comunicaciones
    3. Acción Cultural
    4. Sanidad y Asuntos Sociales
    5. Aquellas otras que en lo sucesivo puedan crearse por acuerdo del Consejo de Ministros, que queda especialmente facultado para ello.
    6. Artículo séptimo.- La composición de dichas Comisiones será la siguiente:
    7. Asuntos Económicos: Estará integrada por los Ministros de Hacienda, Agricultura, Industria y Comercio. Podrán formar parte de la misma, cuando sean convocados los Ministros de Obras Públicas, Trabajo, Vivienda y el Ministro Secretario general del Movimiento.
    8. Transportes y Comunicaciones: Estará formada por los Ministros de la Gobernación, Obras Públicas, Aire y Comercio. Podrán formar parte de la misma, cuando sean convocados, los Ministros del Ejército, Marina, Industria e Información y Turismo.
    9. Acción Cultural: integrarán esta Comisión los Ministros de Asuntos exteriores, Educación Nacional, Información y Turismo y el Ministro Secretario general del Movimiento.
    10. Sanidad y Asuntos Sociales: Estará compuesta por los Ministros de Gobernación, Educación Nacional, Trabajo, Agricultura, Vivienda y el Ministro Secretario General del Movimiento.
    Cuando el objeto de la reunión lo aconseje, podrán asistir otros Ministros a las deliberaciones de una Comisión Delegada del Gobierno.
    Artículo octavo.- Con el mismo fin de coordinación, podrán constituirse Comisiones de Subsecretarios que actúen en reuniones plenarias o restringidas, para realizar conjuntamente labores preparatorias de las deliberaciones de los Ministros y también para resolver asuntos de personal u otros de carácter administrativo que afecten a varios departamentos y que no sean de la competencia del Gobierno.
    Artículo noveno.- La presidencia de las Comisiones Delegadas incumbe al Presidente del Consejo o, en representación de éste, al Ministro Subsecretario de la Presidencia.
    Corresponde al Ministros Subsecretario de la Presidencia, o persona en quien delegue, presidir las Comisiones de Subsecretarios.
    El Secretariado de las Comisiones delegadas del Gobierno estará adscrito administrativamente a la Secretaría General Técnica de la Presidencia del Gobierno. Este Secretariado cuidará de la preparación de las reuniones del Consejo de Ministros y Comisiones Delegadas del Gobierno; de la distribución del orden del día y de cuantos datos e informes precisen los Ministros para conocer los antecedentes de los asuntos sometidos a su deliberación; de levantar el acta de los acuerdos adoptados y velar por su ejecución; de cuidar de la inserción en el BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO de los Decretos, Reglamentos y demás disposiciones generales del Gobierno y custodiar el archivo de sus minutas; registrar todas las disposiciones de carácter general y anotar sus posteriores modificaciones o derogaciones.
    Artículo décimo.- El BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO pasará a depender, a todos los efectos, de la presidencia del Gobierno, conservando su carácter administrativo de sección bajo la jefatura de un Director-Administrador.
    Ministerio de la Vivienda

    Artículo décimo primero.- Se crea el Ministerio de la Vivienda, con una Subsecretaría y las Direcciones Generales de la Vivienda, de Urbanismo y aquellas otras que puedan establecerse en el Reglamento orgánico del nuevo Departamento.
    El Instituto Nacional de la Vivienda, en la actualidad dependiente del Ministerio de Trabajo, pasará a constituir en el orden administrativo la nueva dirección General de la Vivienda.
    La Dirección General de Arquitectura y Urbanismo, actualmente dependiente del Ministerio de la Gobernación, pasará a depender del Ministerio de la Vivienda y se denominará en lo sucesivo Dirección General de Urbanismo.
    Igualmente pasarán a depender del nuevo Ministerio los servicios de la actual Dirección General de regiones Devastadas y reparaciones, la Junta de reconstrucción de Templos Parroquiales y cuantos Servicios, Centros y Organismos, autónomos o no, Institutos, Patronatos, Consejos, Juntas, Comisarías, Comisiones, Cajas especiales, etc. Dependientes del Ministerio de la Gobernación, hagan referencia a cuestiones de arquitectura y urbanismo.
    Las Cámaras Oficiales de la Propiedad Urbana y todos los servicios a ellas relativos, integradas hasta el presente en el Ministerio de Trabajo, dependerán en lo sucesivo del Ministerio de la Vivienda, a través de la Dirección General de igual nombre.
    Asimismo se traspasarán a este nuevo Ministerio los Centros y Organismos relacionados con la materia propia de su competencia, cuya incorporación se estime conveniente, cualquiera que sea el Departamento al que estén adscritos.
    Oficina de Coordinación y Programación Económica

    Artículo décimo segundo.- Se establece en la Presidencia del Gobierno una Oficina de Coordinación y programación Económica, con el objeto de dar cohesión a las medidas de los distintos Ministerios que tengan repercusión en la economía y de elaborar, con visión de conjunto y criterio de unidad, los planes de desarrollo económico del país y los programas de realizaciones económicas del Estado y demás entidades públicas. Estará dirigida por una Comisión, presidida por el Ministro Subsecretario de la Presidencia, e integrada por los Secretarios Generales Técnicos de la Presidencia y de los Ministerios económicos y por un Consejero del de Economía Nacional, y contará con el personal técnico y auxiliar necesario para el cumplimiento de su cometido.
    Sin perjuicio del régimen de trabajo que establezca la Oficina para la coordinación de las medidas económicas que deban adoptar los distintos Ministerios ante un problema determinado o para remediar una necesidad concreta la elaboración de los planes de desarrollo económico a largo plazo y de sus etapas anuales, se realizará previo examen del Consejo de Economía Nacional y consulta, en su caso, a Corporaciones oficiales de carácter económico interesadas en el asunto y mediante deliberación de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, que elevará al Consejo de Ministros el proyecto de plan definitivo, para su aprobación.
    Dirección General de Energía Nuclear

    Artículo decimotercero.- Se crea en el Ministerio de Industria, la Dirección General de Energía Nuclear para fines no militares, en la que se integrará la Junta de Energía Nuclear, actualmente dependiente de la Presidencia del Gobierno.
    Otras reformas orgánicas

    Artículo decimocuarto.- Se crea la Secretaría General Técnica del Ministerio de Hacienda, como órgano de estudio y documentación, asistencia técnica, coordinación y elaboración de planes de dicho Ministerio. Su titular será nombrado por Decreto y tendrá la categoría administrativa de Director general.
    Artículo decimoquinto.- Las facultades atribuidas por las Leyes fundacionales y demás disposiciones orgánicas reguladoras de los servicios, centros, dependencias y Organismos autónomos, a las Autoridades del Ministerio al que hasta ahora estaban adscritos, pasarán a ser desempeñadas por las correspondientes Autoridades de los departamentos al que sean transferidos dichos Organismos.
    Artículo decimosexto.- Se faculta al Gobierno para dictar las disposiciones orgánicas del nuevo Ministerio y para la creación, modificación, traspaso de un Ministerio a otro, fusión y supresión, de acuerdo con las directrices del presente Decreto-ley, de cuantas dependencias y Organismos merezcan ser reorganizados mediante las disposiciones que se dicten en ejecución de sus preceptos.
    Artículo decimoséptimo.- Por el Ministerio de Hacienda se efectuarán las transferencias de créditos precisas y, en su caso, la habilitación de créditos indispensables para dar cumplimiento a la reorganización que por este Decreto-ley se establece.
    DISPOSICIÓN FINAL
    Artículo decimoctavo.- Quedan derogadas cuantas disposiciones legales se opongan a lo establecido en el presente Decreto-ley, que entrará en vigor el mismo día de su inserción en el BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO, y del que se dará cuenta inmediata a las Cortes.
    Así lo dispongo por el presente Decreto-ley, dado en Madrid a veinticinco de febrero de mil novecientos cincuenta y siete.
    FRANCISCO FRANCO

    LEY 35/1966, DE 31 DE MAYO DE 1966, SOBRE CAMBIO DE DENOMINACIÓN DEL MINISTERIO DE EDUCACIÓN NACIONAL POR LA DE MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA Y REESTRUCTURACIÓN DE LA SECCIÓN 18 DE LOS PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO
    La extensión y elevación progresivas de las actividades de creación e investigación científicas han determinado en diversos países la necesidad de renovar las estructuras administrativas y los órganos específicos de asesoramiento correspondientes, bien mediante la creación de Ministerios de Ciencia o de Investigación, totalmente centrados en la promoción de estas actividades, o bien mediante una ampliación de los Ministerios de Educación tradicionales, que en gran número de casos han pasado a ser Ministerios de Educación y Ciencia.
    En nuestra Patria, la existencia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la política de fomento de la investigación en la Universidad, que ha de ampliarse y extenderse a las Escuelas Técnicas Superiores dentro del ámbito del Ministerio de Educación Nacional y, en el orden administrativo, la creación de la Comisión Asesora de Investigación Científica y Técnica en la Presidencia del Gobierno y la de la Comisión Delegada de Política Científica, a nivel ministerial, son realizaciones que han hecho posible, y aun particularmente destacada, la presencia de España en las reuniones internacionales de los Ministerios de Ciencia y en otras similares, siendo por tanto aconsejable consagrar ya en forma expresa la presencia de este nuevo aspecto del quehacer del estado en el cuadro de las instituciones de la Administración Pública, con lo que, por otra parte, se recoge y realiza la recomendación hecha en este sentido en el año mil novecientos sesenta y cuatro por la Asamblea Consultiva del Consejo de Europa.
    Por otra parte, la reestructuración del Ministerio hace preciso adaptar a la misma la Sección dieciocho de los Presupuestos Generales del Estado, previo el cumplimiento de los requisitos establecidos por el artículo cuarenta y uno de la vigente Ley de Administración y Contabilidad de la Hacienda pública, a cuyo fin constan los informes favorables de la Dirección General de Presupuestos y del Consejo de Estado.
    En su virtud y de conformidad con la propuesta elaborada por las Cortes Españolas,
    DISPONGO:
    Artículo primero.- El Ministerio de Educación Nacional se denominará en lo sucesivo "Ministerio de Educación y Ciencia" y le competerá junto con las funciones asignadas hasta ahora al Ministerio de Educación Nacional, la de impulsar el desarrollo científico, fomentando la investigación y promoviendo la coordinación de ésta con la que llevan a cabo otros Centros nacionales y extranjeros.
    Artículo primero.- Creada la Subsecretaría de Enseñanza Superior e Investigación, con la consiguiente reestructuración de varias Direcciones Generales, y autorizada la agrupación de Escuelas Técnicas Superiores en Institutos Politécnicos y en Universidades, se autorizan las siguientes modificaciones al Presupuesto en vigor de la Sección dieciocho. "Ministerio de Educación Nacional".
    Uno.- Se conceden los créditos extraordinarios y suplementarios que figuran en la relación (Anexo número uno), por un importe total de tres millones quinientas nueve mil cuatrocientas veinte pesetas, que se cubrirá con las anulaciones de los que se consignan en la también adjunta relación (Anexo número dos).
    Dos.- Las denominaciones correspondientes a los servicios que a continuación se indican serán las siguientes: Servicio trescientos cuarenta y uno, se denominará "Ministerio, Subsecretarías y Servicios Generales"; Servicio trescientos cuarenta y cuatro, se denominará "Dirección General de Enseñanza Técnica Superior"; Servicio trescientos cuarenta y seis, se denominará "Dirección General de Enseñanza Profesional". Asimismo se crea el Servicio trescientos cincuenta y uno, "Dirección General de Promoción y Cooperación Científica".
    Tres.- La adaptación presupuestaria de las modificaciones a que se refiere el número anterior se lleva a cabo conforme al detalle que consta en la relación (Anexo número tres).
    DISPOSICIÓN FINAL
    Se autoriza al Gobierno para que, previo el reglamentario informe del Consejo de Estado, realice la adaptación de los textos relativos a las disposiciones legales que hayan resultado afectadas como consecuencia de la reorganización del Ministerio de Educación y Ciencia y de lo dispuesto en la presente Ley.
    Dada en el Palacio de El Pardo a treinta y uno de mayo de mil novecientos sesenta y seis.
    FRANCISCO FRANCO
    DECRETO-LEY 19/1969, DE 29 DE OCTUBRE DE 1969, POR EL SE ESTABLECE QUE EL DELEGADO NACIONAL DE SINDICATOS TENDRÁ LA CONDICIÓN DE MINISTRO SIN CARTERA
    En uso de las facultades que me confiere la disposición transitoria primera de la Ley Orgánica del Estado,
    DISPONGO:
    Artículo primero.- El Delegado Nacional de Sindicatos tendrá la condición de ministro sin cartera y asumirá las funciones que, en orden a la Organización Sindical, competen en la actualidad al Ministro Secretario General del Movimiento.
    Artículo segundo.- Este Decreto-ley entrará en vigor el día de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado" y de él se dará cuenta inmediata a las Cortes.
    Así lo dispongo por el presente Decreto-ley, dado en Madrid a veintinueve de octubre de mil novecientos sesenta y nueve.
    FRANCISCO FRANCO

    LEY 14/1973, DE 8 DE JUNIO DE 1973 , POR LA QUE SE SUSPENDE LA VINCULACIÓN DE LA PRESIDENCIA DEL GOBIERNO A LA JEFATURA DEL ESTADO.
    En uso de las facultades que me conceden las Leyes de treinta de enero de mil novecientos treinta y ocho y ocho de agosto de mil novecientos treinta y nueve, en conformidad con lo dispuesto en el apartado II de la disposición transitoria primera de la Ley Orgánica del Estado, y continuando en la Jefatura del Estado la plenitud de atribuciones que dichas disposiciones confieren.
    DISPONGO:
    Artículo único. Queda en suspenso la aplicación del párrafo primero del artículo dieciséis de la Ley de treinta de enero de mil novecientos treinta y ocho, por el que se establece la vinculación de la Presidencia del Gobierno a la Jefatura del Estado.
    Así lo dispongo por la presente Ley, que entrará en vigor el mismo día de su publicación, dada en Madrid a ocho de junio de mil novecientos setenta y tres.
    FRANCISCO FRANCO

    LEY 15/1973, DE 11 DE JUNIO DE 1973, POR LA QUE SE CREA EL MINISTERIO DE PLANIFICACIÓN DEL DESARROLLO.
    En uso de las facultades que me confiere el apartado II de la disposición transitoria primera de la Ley Orgánica del Estado,
    DISPONGO:
    Artículo primero.- La Comisaría del Plan de Desarrollo Económico y Social se constituye en Departamento ministerial con el nombre de Ministerio de Planificación y Desarrollo.
    Artículo segundo.- El Gobierno dispondrá, por decreto, a propuesta del titular del Departamento y previos los trámites que señala la Ley de Procedimiento Administrativo, las medidas necesarias para la organización administrativa del mismo.
    Artículo tercero.- Por el Ministerio de Hacienda se efectuarán las transferencias de créditos precisas y, en su caso, la habilitación de créditos indispensables para dar cumplimiento a lo dispuesto en esta Ley.
    Artículo cuarto.- Esta Ley entrará en vigor el mismo día de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado".
    Así lo dispongo por la presente Ley, dada en Madrid a once de junio de mil novecientos setenta y tres.
    FRANCISCO FRANCO

    LEY 1/1974 DE 2 DE ENERO DE 1974, DE REORGANIZACIÓN ADMINISTRATIVA
    En uso de las facultades que me confiere el apartado II de la disposición transitoria primera de la Ley Orgánica del Estado,
    DISPONGO:
    Artículo primero.- Bajo la inmediata dependencia del Presidente del Gobierno, se crean la Subsecretaría de Despacho y la Subsecretaría Técnica.
    El Ministro Subsecretario de la Presidencia se denominará Ministro de la Presidencia.
    Artículo segundo.- El Departamento de la Presidencia del Gobierno estará integrado por una Subsecretaría y los demás órganos y unidades administrativas existentes en la actualidad.
    Artículo tercero.- Por el Ministerio de Hacienda se efectuarán las transferencias de crédito precisas y, en su caso, la habilitación de créditos indispensables para dar cumplimiento a lo dispuesto en esta Ley.
    Artículo cuarto.- Se faculta al Gobierno para modificar por Decreto lo establecido en el artículo segundo de la presente Ley.
    Artículo quinto.- Esta Ley entrará en vigor el mismo día de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado".
    Así lo dispongo por la presente Ley, dada en Madrid a dos de enero de mil novecientos setenta y cuatro.
    FRANCISCO FRANCO.

    DECRETO LEY 1/1976, DE 9 DE ENERO DE 1976, POR EL QUE SE REORGANIZA LA COMISIÓN DELEGADA DEL GOBIERNO PARA ASUNTOS ECONÓMICOS Y SE SUPRIME EL MINISTERIO DE PLANIFICACIÓN DEL DESARROLLO
    La necesaria y constante adecuación de la organización administrativa a las nuevas tareas del Gobierno y la Administración al objeto de lograr soluciones de eficiencia y el principio de economía de medios aconsejan la supresión del Ministerio de Planificación del Desarrollo y la revisión de los servicios hasta ahora a su cargo.
    Ello, al tiempo de procurar una reducción del gasto público, permite una mayor coordinación de dichos servicios con los que corresponden a otros Órganos de Gobierno y Departamentos ministeriales y una mejor aplicación de las técnicas de racionalización con ventaja evidente para la economía y eficacia que deben presidir la actuación administrativa.
    La supresión del Ministerio de Planificación del Desarrollo y la revisión de servicios que se pretende llevar a cabo requieren, a tenor del artículo tercero de la Ley de Régimen Jurídico de la Administración del Estado, una norma de rango suficiente que acuerde la primera y faculte al Gobierno para la segunda, de manera que pueda crear, suprimir, modificar y reestructurar los servicios que considere necesario y acordar la adscripción de los que deban subsistir, en la forma más adecuada a sus funciones, de acuerdo con su naturaleza, a la Presidencia del Gobierno y a la Unidad Administrativa que se crea como órgano de trabajo de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos.
    Por otro lado, la existencia del Vicepresidente del Gobierno para Asuntos Económicos y las modificaciones en los Departamentos ministeriales realizadas con posterioridad a la Ley de Régimen Jurídico de la Administración del Estado obliga adaptar a las presentes circunstancias la composición y presidencia de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos.
    La índole de la actividad administrativa y de gobierno, que no admite soluciones de continuidad, justifica por sí sola la urgencia de la vigente disposición.
    En su virtud, a propuesta del Consejo de Ministros en su reunión del día 26 de diciembre de 1975, en uso de la autorización que me confiere el artículo trece de la Ley Constitutiva de las Cortes, Textos Refundidos de la Leyes Fundamentales del Reino, aprobados por el Decreto de 20 de abril de 1967, y oída la Comisión a que se refiere el párrafo primero del artículo doce de la citada Ley, dispongo:
    Artículo 1º. La Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos estará integrada por los Ministros de la Presidencia del Gobierno, Hacienda, Obras Públicas, Trabajo, Industria, Agricultura, Comercio, Vivienda y de Relaciones Sindicales.
    La Presidencia de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos incumbe al Presidente del Gobierno, en representación de éste, al Vicepresidente para Asuntos Económicos.
    Artículo 2º. Queda suprimido el Ministerio de Planificación del Desarrollo.
    El Gobierno por Decreto, procederá a revisar los servicios que dependían del Departamento extinguido, creando, suprimiendo, modificando o reestructurando los que considere necesario y adscribiéndolos, en la forma más adecuada para el ejercicio de sus funciones, a la Presidencia del Gobierno, con la consiguiente reorganización de ésta y a la Unidad Administrativa que se crea por este disposición, como Órgano de trabajo de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos. Al frente de este Unidad Administrativa existirá un Subsecretario de Planificación, que será nombrado por el Consejo de Ministros, a propuesta del Vicepresidente del Gobierno para Asuntos Económicos, y oída dicha Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos.
    Artículo 3º. El Ministerio de Hacienda efectuará las transferencias de crédito y, en su caso, las habilitaciones crédito necesarias para la ejecución de lo prevenido en este Decreto-ley.
    Artículo 4º. Quedan derogadas cuantas disposiciones se opongan a lo dispuesto en el presente Decreto-ley, que entrará en vigor el día de su publicación en el "Boletín Oficial del estado", y del que se dará inmediata cuenta a las Cortes Españolas.
    Así lo dispongo por el presente Decreto-ley dado en Madrid a ocho de enero de mil novecientos setenta y seis.
    JUAN CARLOS
    El Presidente del Gobierno
    CARLOS ARIAS NAVARRO

    REAL DECRETO 1558/1977, DE 4 DE JULIO DE 1977, POR EL QUE SE REESTRUCTURAN DETERMINADOS ÓRGANOS DE LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL DEL ESTADO
    Es principio fundamental de las Ciencias de la Administración la necesidad de adecuar las estructuras organizativas a las cambiantes exigencias de la sociedad a la que han de servir. La magnitud de los cambios políticos que ha vivido la sociedad española, la necesidad profundamente sentida de conseguir una mayor eficacia en la dirección de las tareas político-administrativas, la conveniencia de coordinar órganos dispersos que coinciden en su actuación sobre unos mismos sectores sociales, la demanda de una acción pública más intensa en algunos campos que exigen darles un mayo relieve y un tratamiento más específico, hacían imperativo los cambios correspondientes en la estructura de la Administración del estado. Llevar a cabo estos cambios significa realizar una reforma de la Administración en toda su extensión y profundidad, es decir, reformar no sólo la organización de la Administración en toda su extensión y profundidad, es decir, reformar no sólo la organización de la Administración Central, sino también la Periférica y la Institucional y reformar los procedimientos y los agentes de la función pública.
    Sin embargo, este Real Decreto limita su alcance a una primera fase de la reestructuración administrativa consistente en los retoques imprescindibles de las competencias globales de los Departamentos ministeriales, previendo una segunda fase en la que los Ministerios así constituidos habrán de proponer su reordenación interna y la dependencia definitiva de los servicios, a cuyos efectos se crean en algunos casos, como en materia de Seguridad Social, Comisiones mixtas interdepartamentales que habrán de proponer lo que corresponda. Todo ello no hará sino posibilitar el que en su día se plantee ante los órganos representativos de la nación las líneas de una auténtica reforma administrativa, que el presente Real Decreto no contempla.
    La reestructuración se hace operando sobre grandes bloques administrativos que en los casos en que daban cambiar de un Departamento a otro, lo hacen íntegramente, con objeto de evitar los riesgos de confusión y posible paralización de la actividad administrativa. Este procedimiento es el más idóneo para que la presente reestructuración no afecte ni a los derechos ni a las situaciones subjetivas de los funcionarios, los cuales sólo verán alterada su situación, en algunos casos, por razón de la denominación y titularidad del Departamento al que resulten adscritos.
    La nueva organización que el presente Real Decreto establece ha tenido especialmente en cuenta las repercusiones en el gasto público, para que en ningún caso éste resulte aumentado, sino, antes bien, reducido, en la medida de lo posible y de acuerdo con el Decreto-ley dieciocho/mil novecientos setenta y seis, de ocho de octubre, que le sirve de fundamento. Exponente de ello es la reducción del número de Ministros. Se crea la figura del Secretario de Estado, intermedia entre el Ministro y el Subsecretario, que ya ha acreditado su eficacia en las organizaciones administrativas más avanzadas, para intensificar las acciones administrativas en ciertas áreas. La creación de cinco Secretarías de Estado queda compensada con la desaparición de diez Subsecretarías actualmente existentes.
    En la aplicación práctica de los principios que inspiran el presente Real Decreto, destaca la creación del Ministerio de Defensa, que viene exigida por la necesidad de modernización de las Fuerzas Armadas y unificación de la política de Defensa Nacional. La intensificación de la actividad administrativa sobre sectores sociales que demandan una creciente atención justifica la creación, universalmente sentida, del Ministerio de Sanidad y Seguridad Social. La aparición de un Ministerio de Economía es resultado, por una parte, de la necesidad de agrupar una serie de competencias actualmente dispersas en materia de ordenación y planificación económica, por otra, de la conveniencia de singularizar las decisiones sobre política económica, extrayéndolas en parte del Ministerio de Hacienda, y atribuyéndolas como competencia propia del nuevo Departamento que se crea. Tiene especial relieve la nueva denominación del Ministerio de Industria y Energía como reflejo de la importancia que se quiere otorgar al sector energético, tan vital para el desarrollo económico de nuestro país. La creación del Ministerio de Cultura y Bienestar viene a colmar una laguna en la acción administrativa, dando a la política cultural y social el instrumento adecuado para su futura expansión. Y, finalmente, la aparición de un Ministerio de Transportes y Comunicaciones, responde a una necesidad de coordinar con mayor racionalidad la acción sobre sectores antes dispersos. Lo mismo debe decirse de otros cambios que se operan, como la unificación de los Departamentos de Obras Públicas y Vivienda o la nueva organización del Ministerio de la Presidencia.
    En su virtud y en uso de la autorización concedida por el artículo veintiséis del Real Decreto-ley dieciocho/mil novecientos setenta y seis, de ocho de octubre, a propuesta del Presidente del Gobierno y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día cuatro de julio de mil novecientos setenta y siete
    DISPONGO:
    Artículo uno.- La Administración Central del estado se organiza en los siguientes Departamentos ministeriales:
    • Asuntos Exteriores
    • Justicia
    • Defensa
    • Hacienda
    • Interior
    • Obras Públicas y Urbanismo
    • Educación y Ciencia
    • Trabajo
    • Industria y Energía
    • Agricultura
    • Comercio y Turismo
    • Presidencia
    • Economía
    • Transportes y Comunicaciones
    • Sanidad y Seguridad Social
    • Cultura y Bienestar
    Artículo dos.-
    Uno.- Se crea el Ministerio de Defensa, como órgano de la Administración Central del Estado encargado de la ordenación y coordinación de la política general del Gobierno en cuanto se refiere a la Defensa Nacional, así como de la ejecución de la política militar correspondiente, quedando integrados en el mismo todos los Organismos y unidades de los Ministerios del Ejército, Marina y Aire, excepto la Subsecretaría de Aviación Civil, y quedando suprimidos dichos Departamentos.
    Dos.- El titular del Ministerio de Defensa, como responsable de capacitar a los Ejércitos de Tierra, Mar y Aire para que puedan cumplir sus respectivas misiones, ejercerá todas las funciones de dirección de la política de defensa que no se reserve o ejercite directamente el Presidente del Gobierno, y las relacionadas con la Junta de Jefes de Estado Mayor que éste expresamente le delegue.
    Tres.- El Ministerio de Defensa contará con una Subsecretaría, cuyo titular asumirá, entre otras, las funciones, atribuciones y responsabilidades que corresponden, según la legislación vigente, a los actuales Subsecretarios del Ejército y del Aire, así como las que, siendo propias de la figura del Subsecretarios, están referidas en el punto ocho del preámbulo de la Ley nueve/mil novecientos setenta, de cuatro de julio, orgánica de la Armada, cualesquiera que sean las autoridades superiores de la Administración Naval que hoy las desempeñan. Quedando suprimidos, por el presente Real Decreto, los cargos de Subsecretario del Ejército y del Aire, así como el de Almirante Secretario General a que se refiere el artículo veinte de la citada Ley Orgánica de la Armada.
    El cargo de Subsecretario será ejercido por un Oficial General o Almirante en situación de actividad.
    Cuatro.- Se crean los cargos de Secretario general del Ejército, de la Marina y del Aire, ejercidos por Oficiales Generales o Almirantes en situación de actividad y que bajo la dependencia directa del Subsecretario del Ministerio de Defensa desempeñarán las misiones y responsabilidades que se determinen.
    Cinco.- Bajo la dependencia directa del titular del Departamento se crea el Centro Superior de Información de la Defensa, al que se incorporarán las funciones y Organismos de la Administración que se determinen.
    Artículo tres.- Se crea en el Ministerio de Hacienda la Subsecretaría de Presupuesto y Gasto Público, que asumirá las competencias relacionadas con las Direcciones Generales del Tesoro, Presupuestos, Patrimonio del Estado y Seguros. Se suprime la Subsecretaría de Economía Financiera.
    Artículo cuatro.- El Ministerio de la Gobernación pasará a denominarse Ministerio del Interior.
    Artículo cinco.- Se crea el Ministerio de Obras públicas y Urbanismo, en el que se integran los siguientes órganos.
  • Todos los órganos y Entidades del Ministerio de Obras Públicas no transferidos al Ministerio de Transportes y Comunicaciones en el presente Real Decreto.
  • Todos los órganos y Entidades dependientes del Ministerio de la Vivienda.
  • La Dirección General de Acción Territorial y Medio Ambiente del Ministerio de la Presidencia
  • Artículo seis.- En el Ministerio de Educación y Ciencia se crea la Secretaría de Estado de Universidades e Investigación.
    Artículo siete.- El Ministerio de Industria pasará a denominarse Ministerio de Industria y Energía, dependiendo del mismo las funciones relativas a la promoción de la pequeña y mediana empresa.
    Artículo ocho.-
    Uno.- El Ministerio de Comercio pasará a denominarse Ministerio de Comercio y Turismo.
    Dos.- Se crea en el Ministerio de Comercio y Turismo una Secretaría de Estado de Turismo, que asume todas las competencias y unidades integradas o dependientes de la Subsecretaría de Turismo, extinguiéndose el cargo de Subsecretario de Turismo.
    Tres.- Igualmente se integra en el Ministerio de Comercio y Turismo la Junta Superior de Precios.
    Artículo nueve.-
    Uno.- Al Ministerio de la Presidencia se incorporarán las siguientes Unidades y Servicios:
  • Las actualmente dependientes del Ministro Secretario del Gobierno.
  • Las integradas en la Subsecretaría de Despacho y en la Subsecretaría Técnica del Presidente del Gobierno, extinguiéndose ambas Subsecretarías.
  • Dos.- Se crea dentro del Ministerio de la Presidencia una Secretaría de Estado para la Administración Pública cuyo ámbito de funciones se determinará por Decreto. Se suprime el cargo de Subsecretario del Ministerio de la Presidencia.
    Artículo diez.-
    Uno.- Se crea el Ministerio de Economía, que tendrá como misión fundamental establecer las líneas directrices de la política económica general, la programación a corto y medio plazo y el estudio y propuesta de las medidas que hagan aconsejables la buena marcha de la economía nacional.
    El Ministerio de Economía asumirá las competencias actuales del Ministerio de Hacienda en Materia de política financiera, Bando de España e Instituto de Crédito oficial. Se integran asimismo en el Ministerio de Economía la actual Subsecretaría de Planificación con todos sus Órganos y Unidades – excepto la Dirección General de Acción Territorial y Medio Ambiente – y el Instituto Nacional de Estadística.
    Dos.- Del Ministro de Economía dependerá un Secretario de Estado para la Coordinación y Programación Económicas, que asistirá a las reuniones de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos y ejercerá las funciones de Secretario de la misma. Se suprime el cargo de Subsecretario de Planificación.
    Tres.- A efectos orgánicos queda adscrito al Ministerio de Economía el Consejo de Economía Nacional.
    Artículo once.-
    Uno.- Se crea el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, en el que se integran los siguientes Órganos:
    1. La Dirección General de Correos y Telecomunicaciones del Ministerio de la Gobernación.
    2. La delegación del Gobierno en la Compañía Telefónica Nacional de España.
    3. La Dirección General de Transportes Terrestres del Ministerio de Obras Públicas.
    4. La Subsecretaría de la Marina Mercante del Ministerio de Comercio y todos los Centros directivos dependientes de la misma. El Gobierno en el plazo de cuatro meses determinará la definitiva dependencia de la Dirección General de Pesca.
    5. La Subsecretaría de Aviación Civil del Ministerio del Aire y todos los Centros directivos dependientes de la misma sin perjuicio de lo que el Gobierno determine conforme a lo dispuesto en la disposición final segunda.
    6. Todos los Organismos y Entidades adscritos y vinculados a los Órganos a que aluden los apartados anteriores, incluidos la Red Nacional de Ferrocarriles Españoles, Ferrocarriles Españoles de Vía Estrecha y sus correspondientes Delegaciones del Gobierno.
    Artículo doce.-
    Uno.- Se crea el Ministerio de Sanidad y Seguridad Social, que estará integrado por la Subsecretaría y Secretaría General Técnica del Departamento y los siguientes Órganos:
    1. La Dirección General de Sanidad del Ministerio de la Gobernación.
    2. La Subsecretaría de la Seguridad Social, las Direcciones Generales de Ordenación y Asistencia Sanitaria de la Seguridad Social, de Gestión y Financiación de la Seguridad Social y Asistencia y Servicios Sociales, del Ministerio de Trabajo.
    3. Las Entidades estatales autónomas, Servicios, Instituciones y Organismos, Comisiones, Órganos colegiados, Corporaciones profesionales y demás Entidades adscritas a los Ministerios de la Gobernación y Trabajo, a través de los Centros directivos que se traspasan o vinculados a ellos por razón de dirección, vigilancia, tutela o protectorado.
    Dos.- Se crea una Comisión Mixta de los Ministerios de Trabajo y de Sanidad y Seguridad Social que propondrá al Gobierno el definitivo reparto de atribuciones y competencias en materia de Seguridad Social entre ambos Departamentos.
    Artículo trece.-
    Uno.- Se crea el Ministerio de Cultura y Bienestar, integrado por los siguientes Órganos y Entidades:
    1. Todas las unidades del actual Ministerio de Información y Turismo, salvo las que se atribuyen en este Real decreto al Ministerio de Comercio y Turismo.
    2. La Subsecretaría de familia, Juventud y Deporte con sus Direcciones Generales, dependientes del Ministerio de la Presidencia.
    3. La Dirección General del Patrimonio Artístico y Cultural del Ministerio de Educación y Ciencia
    4. Los Órganos y Entidades adscritos o vinculados a los Centros directivos y Organismo que se traspasan.
    Dos.- Se crea en el Ministerio de Cultura y Bienestar una Secretaría de Estado de Cultura, suprimiéndose el cargo de Subsecretario de Información.
    DISPOSICIONES FINALES

    Disposición final primera

    Uno.- Los Secretarios de Estado ejercerán respecto de las Unidades que se les adscriben las atribuciones previstas en los números uno, cuatro, seis, siete, diez y once del artículo catorce de la Ley de Régimen Jurídico de la Administración del Estado, sin perjuicio de la superior dirección del respectivo Ministro.
    Dos.- Asimismo, los Secretarios de Estado podrán desempeñar cuantas funciones les delegue expresamente el Ministro Jefe del Departamento.
    Tres.- Los Secretarios de Estado podrán asistir para informar a los Consejos de Ministros y a las Comisiones delegadas del Gobierno cuando sean convocados.
    Cuatro.- En aquellos Departamentos Ministeriales en que no exista Subsecretario, el Secretario de Estado asumirá las funciones reconocidas a aquél en el artículo quince de la Ley de Régimen Jurídico de la Administración del Estado.
    Cinco.- Los Secretarios de Estado serán designados por Decreto acordado en Consejo de Ministros y a propuesta del Ministro respectivo.
    Disposición final segunda

    Uno.- En el plazo de cuatro meses el Gobierno, por Decreto acordado en Consejo de Ministros, aprobará las disposiciones reguladoras en las estructuras orgánicas de cada Departamento, acordando la creación, modificación, fusión y supresión de cuantas unidades, dependencias y organismos se consideren convenientes, así como su definitiva adscripción a los Departamentos Ministeriales que corresponda.
    Dos.- Por los Ministerios de Economía y Hacienda se dictarán las medidas oportunas para la coordinación del gasto público, creando a tal efecto una Comisión de Presupuesto y gasto dependiente de ambos Ministerios, encargada de la definición y propuesta de modificación de la política presupuestaria.
    Disposición final tercera

    Dependientes de los Ministerios de Economía y Hacienda se crea una Comisión de Política Financiera, a la que corresponderá la definición de las normas que regulan las Instituciones Financieras y las propuestas que se consideren oportunas en este ámbito.
    Disposición final cuarta

    Las integraciones de unidades administrativas en los distintos Departamentos que se verifican por este Real Decreto suponen, asimismo, las de las competencias que se venían ejerciendo a través de dichas unidades.
    Disposición final quinta

    Se autoriza al Ministro de Hacienda ara efectuar las transferencias de créditos precisas y, en su caso, la habilitación de créditos indispensables para dar cumplimiento a lo dispuesto en el presente Real Decreto.
    Disposición final sexta

    El Ministro de Trabajo asumirá las funciones y competencias que hoy corresponden al Ministro de Relaciones Sindicales.
    Disposición final séptima

    El Presente Real Decreto entrará en vigor el mismo día de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado".
    Disposición adicional

    Se crea en el Ministerio de Economía la Subsecretaría del Departamento.
    Dado en Madrid a cuatro de julio de mil novecientos setenta y siete.
    JUAN CARLOS
    El Presidente del Gobierno
    ADOLFO SUÁREZ GONZÁLEZ

    REAL DECRETO 341/1978, DE 2 DE MARZO DE 1978, POR EL QUE SE CREAN ÓRGANOS DE APOYO Y ASISTENCIA DEL MINISTRO PARA LAS RELACIONES CON LAS COMUNIDADES EUROPEAS
    Solicitada por el Gobierno español la adhesión de España a los Tratados de Roma y París, con fecha veintiocho de julio de mil novecientos setenta y siete, y tramitada la solicitud por el Consejo de Ministros de las Comunidades Europeas, con fecha veinte de septiembre del mismo año, conviene completar ahora el proceso de adaptación de la Administración Pública a las nuevas relaciones con las Comunidades, siguiendo los criterios de simplicidad y economía administrativas, de unidad en la acción exterior, centrada en el Ministerio de Asuntos Exteriores, y de eficacia en cuanto a los Servicios en que debe apoyarse el nuevo Ministro para las Relaciones con las Comunidades Europeas; Servicios que deberán, en su día, absorberse por el Ministerio de Asuntos Exteriores y los restantes Ministerios afectados, a partir de la fecha en que terminada la negociación, España firme la adhesión a los Tratados comunitarios.
    En su virtud, a propuesta del Ministro de la Presidencia y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día dos de marzo de mil novecientos setenta y ocho.
    DISPONGO:
    Artículo primero.- Como órganos de apoyo y asistencia del Ministro para las Relaciones con las Comunidades Europeas se crean los siguientes Servicios y Unidades de actuación:
    • El Secretario general, con categorías administrativa de Subsecretario.
    • El Secretario general adjunto, con categoría administrativa de Director general
    • El Secretario Técnico, con categoría administrativa de Director general
    • Un Gabinete del Ministro
    Artículo segundo.- Se crea en el Ministerio de Asuntos Exteriores un Consejo Coordinador de las Relaciones con las Comunidades Europeas, del que serán Presidente y Vicepresidente el Ministro de Asuntos Exteriores y el Ministro para las Relaciones con las Comunidades Europeas, respectivamente. Formarán parte del Consejo Coordinador representantes de los Ministerios, con rango de Secretario de Estado, Subsecretario o Director General.
    El Secretario General adjunto, que se cita en el artículo primero, será también Secretario del Consejo Coordinador.
    Artículo tercero.- Sin perjuicio de lo establecido en el número tres del artículo séptimo del Real Decreto-ley veintidós/mil novecientos setenta y siete, de treinta de marzo, podrán adscribirse a los Servicios o Unidades de actuación del Ministro para las Relaciones con las Comunidades Europeas Consejeros Técnicos, Directores de Programas o Asesores Técnicos, en el número que se determine en la plantilla orgánica de la Presidencia.
    Artículo cuarto.- Por el Ministerio de Hacienda se efectuarán las habilitaciones de créditos precisas para dar cumplimiento a lo dispuesto en el presente Real Decreto y, en su caso, las transferencias de créditos que correspondan.
    Artículo quinto.- Se disuelve la Comisión Interministerial para las Relaciones con las Comunidades Europeas, creada por acuerdo del Consejo de Ministros, en su reunión del día veinticuatro de julio de mil novecientos setenta.
    Artículo sexto.- El presente Real Decreto entrará en vigor el día de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado".
    Dado en Madrid a dos de marzo de mil novecientos setenta y ocho.
    JUAN CARLOS
    El Ministro de la Presidencia
    JUAN MANUEL OTERO NOVAS

    REAL DECRETO 708/1979, DE 5 DE ABRIL DE 1979, POR EL QUE SE REESTRUCTURAN DETERMINADOS ÓRGANOS DE LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL DEL ESTADO
    Promulgada la Constitución, se hace preciso proceder a una reforma de la Administración Central y Periférica del Estado que responda a los principios consagrados en el ordenamiento constitucional. Dicha reforma, que habrá de atenerse a lo dispuesto por las Leyes que se dicten para el desarrollo del mencionado texto fundamental, deberá encontrar apoyo previo en un análisis crítico de las estructuras administrativas heredadas y, correlativamente en un riguroso estudio sobre la adecuación de las mismas a las nuevas necesidades.
    Existen no obstante motivos que reclaman ya la conveniencia de efectuar algunos reajustes que permitan una más apropiada integración racionalización en ámbitos de tan singular importancia como la acción de la citada Administración Central del Estado sobre el territorio, la administración educativa y la investigación científica y técnica.
    El proceso preautonómico seguido que determinó en su día la creación del Ministro Adjunto para las Regiones y la constitucionalización de las Comunidades Autónomas han introducido un cambio de perspectiva en el planteamiento de las instituciones territoriales de un carácter tal que aconseja la segregación de los Organos que en el Ministerio del Interior vienen ejerciendo las funciones tradicionales sobre las entidades de la Administración Local y su simultanea agregación a los Organos del mencionado Ministro Adjunto, para constituir un sólo Departamento: el de Administración Territorial. De este modo la otra vertiente, dentro de las aludidas funciones a cargo del Ministerio del Interior, es decir, las de seguridad ciudadana y orden público, adquieren sustantividad orgánica propia y permiten la dedicación exclusiva que la importancia de la materia exige
    Por otra parte, es evidente que la actividad administrativa del Estado en materia de educación y de investigación no sólo es susceptible de bifurcarse en una dualidad de ordenaciones orgánicas, sino que, tal como la experiencia viene requiriendo la cada vez más acusada singularidad de sus contenidos exige una dotación instrumental separada con nivel de Departamento ministerial.
    En su virtud, y en uso de la autorización concedida por el artículo veintiséis del Real Decreto-ley dieciocho/mil novecientos setenta y seis, de ocho de octubre, a propuesta del Presidente del Gobierno y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día cuatro de abril de mil novecientos setenta y nueve,
    DISPONGO:
    Artículo uno.- Se crea el Ministerio de la Administración Territorial, que asume las funciones que corresponden a la Administración Central del Estado en relación con las Comunidades Autónomas, Entes Preautonómicos y Administración Local, así como las unidades y competencias específicas de la Dirección General de Administración Local.
    Artículo dos.- El Ministerio del Interior ostentará el mando de los Cuerpos de Seguridad del Estado y conservará sus actuales competencias y unidades, excepto las que en el artículo anterior se atribuyen al Ministerio de la Administración Territorial.
    Artículo tres.- El Ministerio de Educación y Ciencia se denominará en lo sucesivo Ministerio de Educación y tendrá sus actuales competencias y unidades, con excepción de aquellas que en el artículo cuatro de este Real Decreto se atribuyen al Ministerio de Universidades e Investigación.
    Artículo cuatro.- Se crea el Ministerio de Universidades e Investigación que asume las funciones de la Secretaría de Estado de Universidades e Investigación, creada en el artículo seis del Real Decreto mil quinientos cincuenta y ocho /mil novecientos setenta y siete, de cuatro de julio, la cual queda suprimida, así como las de las Direcciones Generales de Universidades de Política Científica, las del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, las del Instituto de España y las de la Comisión Asesora de Investigación Científica y Técnica, hasta ahora dependiente de la Presidencia del Gobierno.
    Artículo cinco.- Se integrarán en los respectivos Ministerios cualesquiera servicios, Organismos autónomos o Entidades administrativas que estén vinculadas a las competencias atribuidas a los mismos en este Real Decreto.
    Artículo seis.- Las disposiciones necesarias para estructurar orgánicamente los anteriores Departamentos, creando, modificando, refundiendo o suprimiendo las unidades que se estimen convenientes, serán verificadas por Real Decreto acordado en convenientes, serán verificadas por Real Decreto acordado en Consejo de Ministros a propuesta del titular de cada Ministerio.
    DISPOSICION FINAL PRIMERA
    Se autoriza al Ministerio de Hacienda para efectuar las transferencias de créditos precisos y, en su caso, la habilitación de créditos indispensables para dar cumplimiento a lo dispuesto en el presente Real Decreto.
    DISPOSICION FINAL SEGUNDA
    El presente Real Decreto entrará en vigor el mismo día de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado".
    Dado en Madrid a cinco de abril de mil novecientos setenta y nueve.
    JUAN CARLOS
    El Presidente del Gobierno
    ADOLFO SUÁREZ GONZÁLEZ

    REAL DECRETO-LEY 22/1982, DE 7 DE DICIEMBRE DE 1982, SOBRE MEDIDAS URGENTES DE REFORMA ADMINISTRATIVA
    La reforma administrativa, que constituye uno de los objetivos fundamentales de la política del Gobierno, requiere la adopción de una serie de medidas urgentes, destinadas a hacer posible el ordenado desarrollo del programa que en las pasadas elecciones ha obtenido el voto mayoritariamente favorable de los ciudadanos.
    Entre estas medidas destacan, en primer lugar, las de simplificación de estructuras y ahorro del gasto público, que se concretan en la supresión de un Departamento ministerial y de varias Secretarías de Estado y Subsecretarías.
    De acuerdo con el espíritu de la Constitución, debe corresponder a las Cortes Generales la facultad de controlar las modificaciones en la organización departamental, previéndose por ello que, en lo sucesivo, la creación de nuevos Ministerios sólo pueda hacerse por Ley. Para lograr esta finalidad, se deroga la regulación que había venido rigiendo en esta materia.
    Con objeto de lograr una mayor uniformidad y eficacia en la realización de sus cometidos, se procede a una reordenación general de los órganos superiores de la Administración Central del Estado, fijando el número y denominación de los Departamentos ministeriales, Secretarías de Estado y Subsecretarías y Secretarías Generales con rango de Subsecretaría.
    La determinación de los órganos superiores de la Administración persigue, además la finalidad de distinguir más nítidamente las funciones políticas, que corresponden fundamentalmente a estos órganos, de las propias de las Direcciones Generales y otros órganos inferiores, de matiz más predominantemente técnico.
    Esta distinción permitirá avanzar decididamente en la progresiva profesionalización de la Administración Pública y en la implantación definitiva de las carreras administrativas.
    En la misma línea se inscribe la creación de los Gabinetes de la Presidencia del Gobierno y de los Ministros Y Secretarios de Estado, Gabinetes que se conciben como órganos de ayuda y asistencia encargados de la formulación y coordinación de la política general. Siguiendo la pauta de otros países europeos, se prevé que la mayor parte de los cargos de los Gabinetes sean servidos por funcionarios de las diversas Administraciones Públicas en régimen de excedencia especial.
    Para asegurar una política informativa más abierta y constante, se crea la figura del Portavoz del Gobierno.
    En su virtud, previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día 7 de diciembre de 1982 y en uso de la autorización concedida en el artículo 86 de la Constitución,
    DISPONGO:
    Artículo 1º.
    Los Departamentos ministeriales de la Administración Central del Estado son:
    • Ministerio de Asuntos Exteriores
    • Ministerio de Justicia
    • Ministerio de Defensa
    • Ministerio de Economía y Hacienda
    • Ministerio del Interior
    • Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo
    • Ministerio de Educación y Ciencia
    • Ministerio de Trabajo y Seguridad Social
    • Ministerio de Industria y Energía
    • Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación
    • Ministerio de la Presidencia
    • Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones
    • Ministerio de Cultura
    • Ministerio de Administración Territorial
    • Ministerio de Sanidad y Consumo
    Artículo 2º.
    1º. Son órganos superiores de los Departamentos ministeriales, además del Ministro, los Secretarios de Estado, los Subsecretarios y los Secretarios generales que tengan rango de Subsecretario.
    2º. Todos los demás órganos y Entidades de la Administración Central del Estado se encuentran bajo la dependencia de uno de los órganos superiores.
    Artículo 3º.
    1. El Gabinete de la Presidencia del Gobierno es el órgano de asistencia política y técnica del Presidente y del Vicepresidente.
    2. La estructura y funciones del Gabinete y el régimen de retribuciones de su personal serán determinados por acuerdo del Consejo de Ministros, a propuesta del Presidente del Gobierno, dentro de las consignaciones presupuestarias.
    Los funcionarios de las Administraciones Públicas que se incorporen al Gabinete de la Presidencia del Gobierno quedarán en la situación de excedencia especial.
    Los Magistrados del Tribunal Supremo y miembros de las carreras Judicial y Fiscal quedarán en la situación prevista en la Ley 12/1978, de 20 de febrero.
    Todo el personal del Gabinete cesará al producirse el fin de las funciones del Presidente del Gobierno.
    3. Con el régimen establecido en el número precedente existirá un Portavoz del Gobierno, con el rango de Secretario de estado, que será nombrado por el Consejo de Ministros, a propuesta del Presidente del Gobierno.
    Artículo 4º.
    1. Las competencias que las leyes atribuyen a la Presidencia del Gobierno en materia de organización administrativa, régimen jurídico y retributivo de la función pública, procedimientos e inspección de servicios serán ejercidas por el Ministerio de la Presidencia bajo la superior dirección del Presidente y Vicepresidente del Gobierno.
    2. Dependerán directamente de la Presidencia del Gobierno los siguientes órganos superiores:
    • La Secretaría de Estado para las relaciones con las Cortes y la Coordinación Legislativa
    • La Secretaría General, con rango de Subsecretaría
    3. En el Ministerio de la Presidencia existirán los órganos superiores siguientes:
    • La Secretaría de Estado para la Administración Pública.
    • La Subsecretaría de la Presidencia
    Artículo 5º.
    En cada uno de los Departamentos ministeriales existen los siguientes órganos superiores:
    1. En el Ministerio de Asuntos Exteriores:
    • La Secretaría de Estado para las Relaciones con las Comunidades europeas
    • La Subsecretaría de Asuntos Exteriores
    1. En el Ministerio de Justicia
    • La Subsecretaría de Justicia
    1. En el Ministerio de Defensa, además de los órganos de mando y dirección de la cadena de mando militar
    • La Subsecretaría de Defensa
    • La Subsecretaría de Política de Defensa
    1. En el Ministerio de Economía y Hacienda
    • La Secretaría de Estado de Hacienda
    • La Secretaría de Estado de Economía y Planificación
    • La Secretaría de Estado de Comercio
    • La Subsecretaría de Economía y Hacienda
    • La Secretaría General de Presupuesto y Gasto Público, con rango de Subsecretaría
    • La Secretaría General de Economía y Planificación, con rango de Subsecretaría
    1. En el Ministerio del Interior
    • La Subsecretaría del Interior
    • La Dirección de la Seguridad del Estado, con rango de Subsecretaría
    1. En el Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo
    • La Subsecretaría de Obras Públicas y Urbanismo
    1. En el Ministerio de Educación y Ciencia
    • La Secretaría de Estado de Universidades e Investigación
    • La Subsecretaría de Educación y Ciencia
    1. En el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social
    • La Subsecretaría de Trabajo y Seguridad Social
    • La Secretaría General de la Seguridad Social, con rango de Subsecretaría
    1. En el Ministerio de Industria y Energía
    • La Subsecretaría de Industria y Energía
    • La Secretaría General de la Energía y Recursos Minerales, con rango de Subsecretaría
    1. En el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación:
    • La Subsecretaría de Agricultura, Pesca y Alimentación
    • La Secretaría General de Pesca Marítima, con rango de Subsecretaría
    1. En el Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones:
    • La Subsecretaría de Transportes, Turismo y Comunicaciones
    • La Secretaría General Turismo, con rango de Subsecretaría
    1. En el Ministerio de Cultura:
    • La Subsecretaría de Cultura
    1. En el Ministerio de Administración Territorial:
    • La Secretaría de Estado para las Comunidades Autónomas
    • La Subsecretaría de Administración Territorial
    1. En el Ministerio de Sanidad y Consumo:
    • La Subsecretaría de Sanidad y Consumo
    • La Secretaría General para el Consumo, con rango de Subsecretaría
    Artículo 6º.
    1. La estructura y funciones de los Gabinetes de los Ministros y Secretarios de Estado y el régimen de retribuciones de su personal serán determinados por el Consejo de Ministros, dentro de las consignaciones presupuestarias.
    2. Los funcionarios de las Administraciones públicas que se incorporen a los Gabinetes quedarán en la situación de excedencia especial.
    Los Magistrados del Tribunal Supremo y miembros de las carreras Judicial y Fiscal quedarán en la situación de excedencia especial cuando se integren en el Gabinete del Ministerio de Justicia u ocupen en dicho Departamento otros cargos políticos o de confianza de carácter no permanente para los que hayan sido nombrados por Real Decreto, y quedarán en la situación prevista en la Ley 12/1978, de 20 de febrero, cuando se trate de cargos en otros Departamentos ministeriales.
    Todo el personal de los Gabinetes cesará al producirse el cese del Ministro o Secretario de Estado respectivo.
    Artículo 7º.
    La creación, supresión, modificación o refundición de las Secretarías de Estado, Subsecretarías, Secretarías Generales con rango de Subsecretarías, Direcciones Generales y Subdirecciones Generales y órganos asimilados, se realizará a iniciativa del Departamento o Departamentos interesados y a propuesta del Ministro de la Presidencia, mediante Real Decreto.
    DISPOSICIÓN ADICIONAL
    La situación administrativa prevista en el artículo 3 del Real Decreto-ley 41/1978, de 14 de diciembre, se aplicará a quienes, encontrándose en las relaciones de servicios que en el mismo se describen, desempeñan cargos cuyo nombramiento tenga lugar por Real Decreto.
    DISPOSICIÓN DEROGATORIA
    Quedan derogados: el artículo 26 del Real Decreto-ley 18/1976, de 8 de octubre, sobre medidas económicas; la disposición final primera de la Ley de Régimen Jurídico de la Administración del Estado de 26 de julio de 1957 y cuantas disposiciones se opongan a lo establecido en este Real Decreto-ley.
    DISPOSICIONES FINALES
    Primera.- 1. Los Ministros de Hacienda y de Economía y Comercio se refunden en un único Departamento, cuyo titular se denominará Ministro de Economía y Hacienda.
    2. Quedan suprimidos los siguientes órganos superiores de la Administración del Estado.
    • Con rango de Secretaría de Estado:
    Secretario de Estado adjunto al Presidente del Gobierno
    Secretario de Estado para la Información
    Secretario de Estado para las Relaciones con las Cortes
    Secretario de Estado para Asuntos Exteriores
    Secretario de Estado de Alimentación
    Secretario de Estado de Turismo
    • Con rango de Subsecretaría:
    - Secretario General de la Secretaría General para las Relaciones con las Comunidades Europeas
    - Secretaría General del Presidente del Gobierno
    - Secretaría General del Ministerio de la Presidencia
    - Secretaría General para la Administración Pública
    - Secretaría General para la Coordinación Legislativa
    - Subsecretaría de Hacienda
    - Subsecretaría de Economía
    - Subsecretaría de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente
    - Subsecretaría de Ordenación Educativa
    - Subsecretaría de Empleo y Relaciones Laborales
    - Subsecretaría para la Seguridad Social
    - Subsecretaría de Agricultura y Conservación de la Naturaleza
    - Subsecretaría de Aviación Civil
    - Subsecretaría para la Sanidad
    Segunda.- Los órganos de rango inferior, dependientes de los regulados en este Real Decreto-ley, se entienden subsistentes y conservarán su actual denominación, estructura y funciones en tanto se realicen las oportunas modificaciones orgánicas.
    Tercera.- El Ministerio de Economía y Hacienda realizará las supresiones, transferencias o habilitaciones de créditos necesarias para dar cumplimiento a lo dispuesto en el presente Real Decreto-ley.
    Cuarta.- El presente Real Decreto-ley entrará en vigor el mismo día de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado".
    Dado en Madrid a 7 de diciembre de 1982
    JUAN CARLOS R.
    El Presidente del Gobierno,

    FELIPE GONZÁLEZ MÁRQUEZ


    REAL DECRETO 1519/1986, DE 25 DE JULIO DE 1986, DE REESTRUCTURACIÓN DE DEPARTAMENTOS MINISTERIALES
    El artículo 70 de la Ley 46/1985, de 27 de diciembre, autoriza al Presidente del Gobierno para variar, mediante Real Decreto, dictado a propuesta del mismo, el número, denominación competencias de los Departamentos ministeriales, a partir de la celebración de las primeras elecciones generales.
    La necesidad de conseguir una mayor eficacia en la dirección de las tareas político-administrativas aconseja hacer uso de la autorización conferida.
    En su virtud, a propuesta del Presidente del Gobierno,
    DISPONGO: Artículo 1º. La Administración Central del Estado queda organizada en los siguientes Departamentos ministeriales:
    Ministerio de Asuntos Exteriores
    Ministerio de Justicia
    Ministerio de Defensa
    Ministerio de Economía y Hacienda
    Ministerio del Interior
    Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo
    Ministerio de Educación y Ciencia
    Ministerio de Trabajo y Seguridad Social
    Ministerio de Industria y Energía
    Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación
    Ministerio para las Administraciones Públicas
    Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones
    Ministerio de Cultura
    Ministerio de Sanidad y Cultura
    Ministerio de Relaciones con las Cortes y de la Secretaría del Gobierno.
    Artículo 2º. 1. Corresponden al Ministerio de Relaciones con las Cortes y de la Secretaría del Gobierno la comunicación entre el Gobierno y las Cortes Generales, así como la preparación, desarrollo y seguimiento del programa legislativo del Gobierno; la organización de los trabajos del Consejo de Ministros, Comisiones Delegadas del Gobierno y Comisión General de Subsecretarios; las funciones de apoyo al Presidente y Vicepresidente a que se refiere el artículo 6.l de la Ley 10/1983, de 16 de agosto, y la coordinación interministerial que le encomienden las disposiciones legales, el Gobierno o su Presidente.
    2. En consecuencia, corresponden al Ministerio de Relaciones con las Cortes y de la Secretaría del Gobierno las funciones que actualmente están atribuidas:
    a) Al ministerio de la Presidencia, con las excepciones a que hace referencia el presente Real Decreto.
    b) A la Secretaría del Estado para las Relaciones con las Cortes y la Coordinación Legislativa.
    Artículo 3º. l. Corresponden al Ministerio de las Administraciones Públicas la preparación y ejecución de la política del Gobierno en las relaciones con las Comunidades Autónomas y Corporaciones Locales, y la organización administrativa, régimen jurídico y retributivo de los funcionarios públicos, procedimientos e inspección de servicios de la Administración del Estado.
    2. En consecuencia corresponden las atribuciones del Ministerio para las Administraciones Públicas las funciones que actualmente están atribuidas al Ministerio de Administración Territorial y a la Secretaría de Estado para las Administración Pública.
    Asimismo, le corresponden las atribuciones del Ministerio de la Presidencia a que se refieren los artículos 7 y 12 de la Ley 10/1983, de 16 de agosto, así como las que al mismo le atribuyen la Ley 30/1984, de 2 de agosto, y demás disposiciones sobre Función pública e incompatibilidades.
    Artículo 4º La Comisión General de Subsecretarios será presidida por el Vicepresidente del Gobierno, que podrá delegar en un Ministro.
    DISPOSICIÓN ADICIONAL
    1. Las funciones asignadas al Ministerio de la Presidencia en materia de objeción de conciencia se atribuyen al Ministerio de Justicia, al que se adscriben los órganos correspondientes.
    2. Las funciones asignadas al Ministerio de la Presidencia en materia de prestaciones económicas y sociales del síndrome tóxico se atribuyen al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, al que quedan adscritos los servicios correspondientes.
    3. Las funciones que corresponden al Instituto Geográfico Nacional se atribuyen al Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo, al cual queda adscrito dicho Centro directivo.
    DISPOSICION FINAL
    1. El Ministerio de Economía y Hacienda realizará las supresiones, transferencias o habilitaciones de créditos necesarios para dar cumplimiento a lo dispuesto en este Real Decreto.
    2. El presente Real Decreto entrará en vigor el mismo día de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado"
    Dado en Madrid a 25 de julio de l986.
    JUAN CARLOS
    El Presidente del Gobierno
    FELIPE GONZÁLEZ MÁRQUEZ

    REAL DECRETO 727/1988, DE 11 DE JULIO DE 1988, DE REESTRUCTURACIÓN DE DEPARTAMENTOS MINISTERIALES
    La disposición final séptima de la Ley 33/1987, de 23 de diciembre, autoriza al Presidente del Gobierno para variar mediante Real Decreto, dictado a propuesta del mismo, el número, denominación y competencias de los Departamentos Ministeriales.
    La necesidad de conseguir una mayor eficacia en la aplicación por la Administración de las directrices políticas del Gobierno, aconseja hacer uso de la autorización conferida.
    En su virtud, a propuesta del Presidente del Gobierno,

    DISPONGO: Artículo 1º.- La Administración Central del Estado queda organizada en los siguientes Departamentos Ministeriales:
    Ministerio de Asuntos Exteriores
    Ministerio de Justicia
    Ministerio de Defensa
    Ministerio de Economía y Hacienda
    Ministerio del Interior
    Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo
    Ministerio de Educación y Ciencia
    Ministerio de Trabajo y Seguridad Social
    Ministerio de Industria y Energía
    Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación
    Ministerio para las Administraciones Públicas
    Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones
    Ministerio de Cultura
    Ministerio de Sanidad y Consumo
    Ministerio de Relaciones con las Cortes y de la Secretaría del Gobierno
    Ministerio de Asuntos Sociales
    Ministerio del Portavoz del Gobierno
    Artículo 2º. l. Corresponde al Ministerio de Asuntos Sociales:
    a) La dirección, planificación, coordinación y evaluación de los servicios sociales, excepto las prestaciones económicas no contributivas, atendiendo a las obligaciones estatales en las áreas de bienestar social; fomentar la cooperación con organizaciones no gubernamentales de carácter nacional en el ámbito de la acción social; ejercer la tutela del Estado respecto a las entidades asistenciales ajenas a la Administración, y desempeñar el Protectorado del Gobierno sobre las Fundaciones de Beneficencia particular, puras y mixtas.
    b) La preparación y ejecución de la política del Gobierno para la promoción y el fomento de las condiciones que posibiliten la igualdad social de ambos sexos y la participación de la mujer en la vida política, cultural, económica y social.
    c) La protección jurídica del menor, y con carácter general, el análisis, elaboración y coordinación de los programas de actuación en materia de prevención de la delincuencia juvenil; la promoción de las instituciones de adopción y acogimiento familiar, así como la calificación e inspección de las entidades de integración familiar.
    d) La promoción de la comunicación cultural entre la juventud de España; el fomento del asociacionismo juvenil y de su participación en movimientos asociativos internacionales; el desarrollo y coordinación de un sistema de información y documentación de la juventud, y el fomento de las relaciones y de la cooperación internacional en materia de juventud.
    2. En consecuencia corresponden al Ministerio de Asuntos Sociales las siguientes funciones:
    a) Las actualmente atributivas al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y al Instituto Nacional de Servicios Sociales en materia de servicios sociales y acción social, excepto la gestión de las prestaciones económicas no contributivas, que seguirá encomendada al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.
    b) Las actualmente atribuidas al Ministerio de Cultura a través del Instituto de la Mujer.
    c) Las actualmente atribuidas al Ministerio de Justicia a través de la Dirección General de Protección Jurídica del Menor.
    d) Las actualmente atribuidas al Ministerio de Cultura en materia de juventud a través del Instituto de la Juventud.
    Artículo 3º.
    1. Corresponde al Ministerio del Portavoz del Gobierno la elaboración y difusión de los comunicados ordinarios del Gobierno y de su Presidente; la reseña de las actividades del Consejo de Ministros y de la Presidencia del Gobierno; la coordinación de los servicios informativos de la Administración del Estado en España y en el exterior y las relaciones habituales con los medios informativos nacionales y extranjeros.
    2. En consecuencia corresponden al Ministerio del Portavoz del Gobierno las funciones actualmente atribuidas a la Oficina del Portavoz del Gobierno.
    DISPOSICIONES ADICIONALES
    Primera.- Se atribuyen al Ministerio de Asuntos Sociales las funciones de Secretaría del Real Patronato de Prevención y de Atención a Personas con Minusvalía, cuyo Presidente efectivo será el titular de este Departamento.
    Segunda.- El Consejo de la Juventud de España se relaciona con la Administración del Estado a través del Ministerio de Asuntos Sociales.
    Tercera.- El Consejo Superior de Deportes se adscribe al Ministerio de Educación y Ciencia, al cual quedan atribuidas las actuales competencias del Ministerio de Cultura en materia de cultura física y deporte.
    DISPOSICIONES FINALES
    Primera.- El Ministerio de Economía y Hacienda realizará las supresiones, transferencias o habilitaciones de crédito necesarias para dar cumplimiento a lo dispuesto en este Real Decreto.
    Segunda.- Quedan derogadas todas las disposiciones de igual o inferior rango que se opongan a lo regulado en el presente Real Decreto.
    Tercera.- El presente Real Decreto entrará en vigor el mismo día de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado"
    Dado en Madrid a 11 de julio de 1988.
    JUAN CARLOS R.
    El Presidente del Gobierno
    FELIPE GONZÁLEZ MÁRQUEZ

    REAL DECRETO 298/1991, DE 12 DE MARZO DE 1991, DE REESTRUCTURACIÓN DE DEPARTAMENTOS MINISTERIALES
    La disposición final segunda de la Ley 31/1990, de 27 de diciembre, autoriza al Presidente del Gobierno para variar, mediante Real Decreto, dictado a propuesta del mismo, el número, denominación competencias de los Departamentos ministeriales.
    La acción del Gobierno requiere adecuar sus formas organizativas a las necesidades políticas de cada momento, lo que hace preciso acudir a la autorización concedida para establecer la estructura del Gobierno más idónea para los fines que éste persigue de acuerdo con el programa de acción gubernamental.
    En su virtud, a propuesta del Presidente del Gobierno.
    DISPONGO: Artículo 1º. La Administración Central del Estado queda organizada en los siguientes Departamentos Ministeriales:
    Ministerio de Asuntos Exteriores
    Ministerio de Justicia
    Ministerio de Defensa
    Ministerio de Economía y Hacienda
    Ministerio de Interior
    Ministerio de Obras Públicas y Transportes
    Ministerio de Educación y Ciencia
    Ministerio de Trabajo y Seguridad Social
    Ministerio de Industria, Comercio y Turismo
    Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación
    Ministerio para las Administraciones Públicas
    Ministerio de Cultura
    Ministerio de Sanidad y Consumo
    Ministerio de Relaciones con las Cortes y de la Secretaría del Gobierno
    Ministerio de Asuntos Sociales
    Ministerio del Portavoz del Gobierno.
    Artículo 2º. Corresponden al Ministerio de Obras Públicas y Transportes las siguientes funciones :
    a). Las actualmente atribuidas al Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo.
    b). Las actualmente atribuidas al Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones, con excepción de las ejercidas a través de la Secretaria General de Turismo.
    El organismo autónomo Caja Postal de Ahorros se adscribe al Ministerio de Economía y Hacienda.
    Artículo 3º. Corresponden al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo las siguientes funciones:
    a). Las actualmente atribuidas al Ministerio de Industria y Energía.
    b). Las actualmente atribuidas al Ministerio de Economía y Hacienda a través de la Secretaría de Estado de Comercio, excepto las relativas a defensa de la competencia, régimen jurídico de control de cambios y precios.
    c). Las actualmente atribuidas al Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones a través de la Secretaría General de Turismo.
    DISPOSICIONES FINALES
    Primera.- El Ministerio de Economía y Hacienda realizará las supresiones, transferencias o habilitaciones de crédito necesarias para dar cumplimiento a lo dispuesto en este Real Decreto.
    Segunda.- Quedan derogadas todas las disposiciones de igual o inferior rango que se opongan a lo regulado en el presente Real Decreto.
    Tercera.- El presente Real Decreto entrará en vigor el mismo día de su publicación en el Boletín Oficial del Estado.
    Dado en Madrid, a 12 de marzo de 1991.
    JUAN CARLOS R.
    El Presidente del Gobierno
    FELIPE GONZÁLEZ MÁRQUEZ

    REAL DECRETO 1173/1993, DE 13 DE JULIO DE 1993, DE REESTRUCTURACIÓN DE DEPARTAMENTOS MINISTERIALES
    La disposición final segunda de la Ley 39/1992, de 29 de diciembre, autoriza al Presidente del Gobierno para variar, mediante Real Decreto, dictado a propuesta del mismo, el número, denominación y competencias de los Departamentos ministeriales.
    Con objeto de alcanzar la máxima eficacia en la acción del Gobierno, se ha considerado oportuno adecuar la estructura departamental a las necesidades políticas del momento presente. Por ello, procede hacer uso de la autorización concedida en la Ley 39/1992.
    En su virtud, a propuesta del Presidente del Gobierno,
    DISPONGO: Artículo 1.
    La administración Central del estado queda organizada en los siguientes Departamentos Ministeriales:
    Ministerio de Asuntos Exteriores
    Ministerio de Justicia
    Ministerio de Defensa
    Ministerio de Economía y Hacienda
    Ministerio del Interior
    Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente
    Ministerio de Educación y Ciencia
    Ministerio de Trabajo y Seguridad Social
    Ministerio de Industria y Energía
    Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación
    Ministerio de la Presidencia
    Ministerio para las Administraciones Públicas
    Ministerio de Cultura
    Ministerio de Sanidad y Consumo
    Ministerio de Asuntos Sociales
    Ministerio de Comercio y Turismo
    Artículo 2.
    Corresponde al Vicepresidente del Gobierno la Presidencia de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios y por delegación del Presidente del Gobierno, la Presidencia de las Comisiones Delegadas del Gobierno.
    Artículo 3.
    El Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente desempeñará las funciones hasta ahora correspondientes al Ministerio de Obras Públicas y Transportes.
    Artículo 4.
    El Ministerio de Industria y Energía desempeñará las funciones hasta ahora atribuidas al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo a través de la Secretaría de Estado de Industria y de la Secretaría General de la Energía y Recursos Minerales.
    Artículo 5.
    Corresponden al Ministerio de la Presidencia las siguientes funciones:
    a) Las actualmente atribuidas al Ministerio de Relaciones con las Cortes y de la Secretaría del Gobierno
    b) Las actualmente atribuidas al Ministerio de Relaciones con las Cortes y de la Secretaría del Gobierno.
    c) Las actualmente atribuidas a la Secretaría General de Coordinación y Servicios de la Presidencia del Gobierno.
    Artículo 6.
    Corresponden al Ministerio de Comercio y Turismo las funciones hasta ahora atribuidas al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, a través de la Secretaría de Estado de Comercio y de la Secretaría General de Turismo.
    Artículo 7.
    Se atribuyen al Ministerio de Asuntos Sociales las siguientes funciones:
    a) Las atribuidas al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, a través de la Dirección General de Migraciones.
    b) Las atribuidas al Ministerio de Sanidad y Consumo, a través de la Delegación Nacional para el Plan Nacional sobre Drogas.
    Disposición adicional única.
    Los puestos de trabajo correspondientes a los centros directivos y unidades que sustituyan a los hasta ahora integrados en la Secretaría General de Coordinación y Servicios de la Presidencia del Gobierno seguirán sometidos al régimen de personal previsto para la Presidencia del Gobierno.
    Disposición derogatoria única.
    Quedan derogadas cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo regulado en este Real Decreto.
    Disposición final primera
    Quedan suprimidos los Ministerios de Relaciones con las Cortes y de la Secretaría del Gobierno y del Portavoz del Gobierno.
    Disposición final segunda
    El Ministerio de Economía y Hacienda realizará las supresiones, transferencias o habilitaciones de crédito necesarias para dar cumplimiento a lo dispuesto en este Real Decreto, quedando subsistentes, hasta su desarrollo y aplicación, los órganos superiores, centros directivos, unidades y puestos de trabajo de los Ministerios objeto de supresión o reestructuración.
    Disposición final tercera
    El presente Real Decreto entrará en vigor el mismo día de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado".
    Dado en Madrid a 13 de julio de 1993.
    JUAN CARLOS R.
    El Presidente del Gobierno
    FELIPE GONZÁLEZ MÁRQUEZ

    REAL DECRETO 907/1994, DE 5 DE MAYO DE 1994, DE REESTRUCTURACIÓN DE DEPARTAMENTOS MINISTERIALES
    La disposición final primera de la Ley 21/1993, de 29 de diciembre, autoriza al Presidente del Gobierno para variar, mediante Real Decreto, dictado a propuesta del mismo, el número denominación y competencias de los Departamentos ministeriales.
    Con objeto de alcanzar la máxima eficacia en la acción del Gobierno, se ha considerado oportuno adecuar la estructura departamental a las necesidades políticas del momento presente. Por ello, procede hacer uso de la autorización concedida en la Ley 21/1993.
    En su virtud, a propuesta del Presidente del Gobierno,

    DISPONGO:
    Artículo 1.
    La Administración Central del Estado queda organizada en los siguientes Departamentos ministeriales:
    Ministerio de Asuntos Exteriores
    Ministerio de Justicia e Interior
    Ministerio de Defensa
    Ministerio de Economía y Hacienda
    Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente
    Ministerio de Educación y Ciencia
    Ministerio de Trabajo y Seguridad Social
    Ministerio de Industria y Energía
    Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación
    Ministerio de la Presidencia
    Ministerio para las Administraciones Públicas
    Ministerio de Cultura
    Ministerio de Sanidad y Consumo
    Ministerio de Asuntos Sociales
    Ministerio de Comercio y Turismo
    Artículo 2.
    Corresponden al Ministerio de Justicia e Interior las siguientes funciones:
    a) Las actualmente atribuidas al Ministerio de Justicia.
    b) Las actualmente atribuidas al Ministerio de Interior
    Disposición derogatoria única.
    Quedan derogadas cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo establecido en este Real Decreto.
    Disposición final primera.
    Quedan suprimidos los Ministerios de Justicia y del Interior.
    Disposición final segunda.
    El Ministerio de Economía y Hacienda realizará las supresiones, transferencias o habilitaciones de crédito necesarias para dar cumplimiento a lo dispuesto en este Real Decreto, quedando subsistentes, hasta su desarrollo y aplicación, los órganos superiores, centros directivos, unidades y puestos de trabajo de los Ministerios objeto de supresión o reestructuración.
    Disposición final tercera.
    El presente Real Decreto entrará en vigor el mismo día de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado".
    Dado en Madrid a 5 de mayo de 1994.
    JUAN CARLOS R.
    El Presidente del Gobierno
    FELIPE GONZÁLEZ MÁRQUEZ

    REAL DECRETO 758/1996, DE 5 DE MAYO DE 1996, DE REESTRUCTURACIÓN DE DEPARTAMENTOS MINISTERIALES [CORRECCIÓN DE ERRORES DE 8 Y 24 DE MAYO DE 1996]
    El artículo 75 de la Ley 42/1994, de 30 de diciembre, de medidas fiscales, administrativas y de orden social, autoriza al Presidente del Gobierno para variar, mediante Real Decreto, el número, denominación y competencias de los Departamentos Ministeriales.
    Con el objeto de alcanzar la máxima eficacia en la acción del Gobierno, se ha considerado conveniente reformar la estructura ministerial, adaptándola a las necesidades del momento presente.
    En su virtud, a propuesta del Presidente del Gobierno,
    DISPONGO:
    Artículo 1.
    La Administración General del Estado queda estructurada en los siguientes Departamentos ministeriales:
    Ministerio de Asuntos Exteriores
    Ministerio de Justicia
    Ministerio de Defensa
    Ministerio de Economía y Hacienda
    Ministerio del Interior
    Ministerio de Fomento
    Ministerio de Educación y Cultura
    Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales
    Ministerio de Industria y Energía
    Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación
    Ministerio de la Presidencia
    Ministerio de Administraciones Públicas
    Ministerio de Sanidad y Consumo
    Ministerio de Medio Ambiente
    Artículo 2.
    Al Ministerio de Justicia le corresponden las competencias hasta ahora atribuidas a la Secretaría de Estado de Justicia en el Ministerio de Justicia e Interior.
    Artículo 3.
    Al Ministerio de Interior le corresponden las competencias hasta ahora atribuidas al Ministerio de Justicia e Interior en los siguientes órganos superiores:
    Secretaría de Estado de Interior
    Secretaría de Estado de Asuntos Penitenciarios
    Delegación del Gobiernopara el Plan Nacional sobre drogas

    Artículo 4.
    Corresponden al Ministerio de Fomento las competencias atribuidas hasta ahora al Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente en el ámbito de la Secretaría de Estado de Política Territorial y Obras Públicas, con excepción de las correspondientes a Obras Hidráulicas, así como las competencias relativas a Transportes, Comunicaciones, Vivienda y Urbanismo.
    Artículo 5.
    Corresponden al Ministerio de Educación y Cultura las competencias hasta ahora atribuidas al Ministerio de Educación y Ciencia y al Ministerio de Cultura.
    Artículo 6.
    Corresponden al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales las competencias atribuidas hasta ahora al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y al Ministerio de Asuntos Sociales.
    Artículo 7.
    Las competencias que hasta ahora correspondían al Ministerio de Comercio y Turismo se atribuyen al Ministerio de Economía y Hacienda.
    Artículo 8.
    Son competencias del Ministerio de Medio Ambiente las siguientes:
    a) Las correspondientes a la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Vivienda, atribuidas hasta ahora al Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente, con excepción de las relativas a Vivienda y Urbanismo, así como las competencias de Obras Hidráulicas y las Confederaciones Hidrográficas.
    b) Las correspondientes a Conservación de la Naturaleza hasta ahora atribuidas al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, y, en particular, el Organismo autónomo Parques Nacionales.
    c) Las correspondientes al Medio Ambiente atribuidas hasta ahora al Ministerio de Industria y Energía.

    Disposición derogatoria única.
    Quedan derogadas cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo establecido en el presente Real Decreto.
    Disposición final primera.
    Quedan suprimidos los siguientes Departamentos ministeriales:
    Ministerio de Justicia e Interior
    Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente
    Ministerio de Educación y Ciencia
    Ministerio de Trabajo y Seguridad Social
    Ministerio de Cultura
    Ministerio de Comercio y Turismo
    Ministerio de Asuntos Sociales."

    Disposición final segunda.
    Los Organismos autónomos y demás entes públicos quedarán adscritos de acuerdo con la distribución de competencias establecidas en el presente Real Decreto y en los términos que se determinen en los Reales Decretos por los que se apruebe la estructura orgánica de cada uno de los Departamentos ministeriales.
    Disposición final tercera.
    El Ministerio de Economía y Hacienda realizará las supresiones, transferencias y habilitaciones de crédito necesarias para dar cumplimiento a lo previsto en el presente Real Decreto. Subsistirán, hasta la aplicación de los Reales Decretos de estructura orgánica de los Departamentos Ministeriales, los órganos superiores, centros directivos, unidades y puestos de trabajo de los Departamentos ministeriales objeto de supresión o de reestructuración.
    Disposición final cuarta.
    El presente Real Decreto entrará en vigor el mismo día de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado".
    Dado en Madrid a 5 de mayo de 1996
    JUAN CARLOS R.
    El Presidente del Gobierno
    JOSÉ MARÍA AZNAR LÓPEZ

    REAL DECRETO 759/1996, DE 5 DE MAYO DE 1996, DE CREACIÓN DE VICEPRESIDENCIAS DEL GOBIERNO.
    Con objeto de alcanzar la máxima eficacia en la acción del Gobierno, de conformidad con lo previsto en el artículo 98 de la Constitución Española, y a propuesta del Presidente del Gobierno.
    DISPONGO:
    Artículo 1.
    Se crea la Vicepresidencia Primera del Gobierno a la que corresponderán las funciones previstas en el artículo 3 de la Ley 10/1983, de 16 de agosto, de Organización de la Administración Central del Estado, la presidencia, por delegación del Presidente del Gobierno, de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios y de la Comisión Delegada del Gobierno para Política Autonómica, así como aquellas otras funciones que le delegue el Presidente del Gobierno.
    Artículo 2.
    Se crea la Vicepresidencia Segunda del Gobierno a la que corresponderá la presidencia, por delegación del Presidente del Gobierno de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios y de la Comisión Delegada del Gobierno para Política Autonómica, así como aquellas otras funciones que le delegue el Presidente del Gobierno.
    Disposición derogatoria única.
    Quedan derogados los Reales Decretos 1162/1995, de 7 de julio, de delegación de la presidencia de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, 1163/1995, de 7 de julio, de delegación de la Presidencia de la Comisión Delegada del Gobierno para Política Autonómica, y 1164/1995, de 7 de julio, de delegación de la presidencia de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios.
    Disposición final única.
    El presente Real Decreto entrará en vigor el día de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado".
    Dado en Madrid a 5 de mayo de 1996.
    JUAN CARLOS R
    El Presidente del Gobierno
    JOSÉ MARÍA AZNAR LÓPEZ

    REAL DECRETO 557/2000, DE 27 DE ABRIL DE 2000 DE REESTRUCTURACIÓN DE LOS DEPARTAMENTOS MINISTERIALES
    El artículo 2.2.j) de la Ley 50/1997, de 27 de noviembre, del Gobierno, atribuye al Presidente la competencia para crear, modificar y suprimir, por Real Decreto, los Departamentos ministeriales y las Secretarías de Estado.
    Con el fin de impulsar la acción del Gobierno, facilitar el desarrollo de su programa político y dotar de la mayor eficacia a la Administración General del estado, se considera conveniente reformar la actual estructura ministerial.
    En su virtud, a propuesta del Presidente del Gobierno:
    DISPONGO:
    Artículo 1.
    La Administración General del Estado queda estructurada en los siguientes Departamentos ministeriales:
    Ministerio de Asuntos Exteriores
    Ministerio de Justicia
    Ministerio de Defensa
    Ministerio de Hacienda
    Ministerio de Interior
    Ministerio de Fomento
    Ministerio de Educación, Cultura y Deporte
    Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales
    Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación
    Ministerio de la Presidencia
    Ministerio de Administraciones Públicas
    Ministerio de Sanidad y Consumo
    Ministerio de Medio Ambiente
    Ministerio de Economía
    Ministerio de Ciencia y Tecnología
    Artículo 2.
    1. Corresponde al Ministerio de Hacienda el ejercicio de las competencias hasta ahora atribuidas al Ministerio de Economía y Hacienda, a través de los siguientes órganos:
    La Secretaría de Estado de Hacienda
    La Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos
    La Dirección General del Patrimonio del Estado
    La Dirección General del Tesoro y Política Financiera en materia de tesoro y deuda pública.
    2. Quedan adscritos al Ministerio de Hacienda, además de la Agencia Estatal de Administración Tributaria, la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda, el Parque Móvil del Estado, el Organismo Nacional de Loterías y Apuestas del Estado y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales.
    3. El Ministerio de Hacienda queda estructurado en los siguientes órganos superiores:
    Secretaría de Estado de Hacienda
    Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos
    Artículo 3.
    1. Corresponden al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte las competencias hasta ahora atribuidas al Ministerio de Educación y Cultura, con excepción de las transferidas al Ministerio de Ciencia y Tecnología en materia de investigación científica y desarrollo tecnológico.
    2. El Ministerio de Educación Cultura y Deporte se estructura en los siguientes órganos superiores:
    Secretaría de Estado de Educación y Universidades
    Secretaría de Estado de Cultura.
    Artículo 4.
  • Corresponden al Ministerio de Economía las siguientes competencias:
  • A) Las hasta ahora atribuidas al Ministerio de Economía y Hacienda, a través de los siguientes órganos:
    La Secretaría de Estado de Economía, excepto las correspondientes a la Dirección General del Tesoro y Política Financiera en materia de tesoro y deuda pública.
    La Secretaría de Estado de Comercio, Turismo y de la Pequeña y Mediana Empresa.
    B) Las hasta ahora atribuidas al Ministerio de Industria y Energía, a través de los siguientes órganos:
    La Dirección General de la Energía.
    La dirección General de Minas.
    2. Corresponden, asimismo, al Ministerio de Economía las competencias hasta ahora atribuidas al Ministerio de Fomento, en relación con la regulación, establecimiento y control de las tarifas de los servicios de telecomunicación.
    3. Quedan adscritos al Ministerio de Economía, además de los entes y organismos actualmente dependientes de la Secretaría de Estado de Economía y de la Secretaría de Estado de Comercio, Turismo y de la Pequeña y Mediana Empresa, la Comisión Nacional del Mercado de Valores, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, y la Comisión Nacional de Energía.
    4. El Ministerio de Economía queda estructurado en los siguientes órganos superiores:
    Secretaría de Estado de Economía, de la Energía y de la Pequeña y Mediana Empresa.
    Secretaría de Estado de Comercio y Turismo.
    Artículo 5.
    1. Corresponden al Ministerio de Ciencia y Tecnología, como Departamento responsable de la política de fomento y coordinación general de la investigación científica y técnica, del desarrollo tecnológico y de la ordenación de las comunicaciones, el ejercicio de las competencias hasta ahora atribuidas a los siguientes órganos:
    La Secretaría de Estado de Educación, Universidades, Investigación y Desarrollo, en materia de investigación científica y desarrollo tecnológico.
    La Secretaría General de Comunicaciones, del Ministerio de Fomento, excepto las atribuciones correspondientes a la Entidad Empresarial Correos y Telégrafos.
    La Oficina de Ciencia y Tecnología, adscrita a la Presidencia del Gobierno
    Las Direcciones Generales de Industria y Tecnología y de Industrias y Tecnologías de la Información, del Ministerio de Industria y Energía.
    2. Quedan adscritos al Ministerio de Ciencia y Tecnología, la Oficina Española de Patentes y Marcas y los siguientes entes y organismo de investigación científica y técnica:
    Consejo Superior de Investigaciones Científicas
    Instituto de Astrofísica de Canarias
    Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas
    Instituto para la diversificación y Ahorro de la Energía
    Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial
    Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias
    Instituto Español de Oceanografía
    Instituto Tecnológico Geominero de España
    3. El Ministerio de Ciencia y Tecnología se estructura en los siguientes órganos superiores:
    Secretaría de Estado de Política Científica y Tecnológica
    Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información
    Artículo 6.
    1. El Ministerio de Asuntos Exteriores se estructura en los siguientes órganos superiores:
    Secretaría de Estado de Asuntos Exteriores
    Secretaría de Estado para la Unión Europea
    Secretaría de Estado para la Cooperación Internacional y para Iberoamérica
    2. La Secretaría de Estado de Asuntos Exteriores ejercerá las competencias actualmente atribuidas a la Secretaría de Estado de Política Exterior y para la Unión Europea, con excepción de la que se atribuyen en el apartado siguiente a la Secretaría de Estado para la Unión Europa, así como las correspondientes a la Dirección General de Asuntos Jurídicos y Consulares.
    3. La Secretaría de Estado para la Unión Europea será la encargada de la formulación y ejecución de la política exterior en el ámbito de la Unión Europea.
    4. La Secretaría de Estado para la Cooperación Internacional y para Iberoamérica mantendrá sus actuales competencias y asumirá las correspondientes a la Dirección General de Política Exterior para Iberoamérica
    Artículo 7.
    La Secretaría de Estado para las Administraciones Territoriales, del Ministerio de Administraciones Públicas, pasa a denominarse Secretaría de Estado de Organización Territorial del Estado. Además de las competencias que actualmente tiene atribuidas, asumirá las relaciones con las Delegaciones del Gobierno, conforme a lo previsto en el artículo 32 de la Ley 6/1997, de 14 de abril, de Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado.
    Disposición derogatoria única.
    Quedan derogadas cuantas disposiciones de igual o inferior rango se opongan a lo establecido en el presente Real Decreto.
    Disposición final primera.
    Quedan suprimidos los siguientes Departamentos ministeriales y Secretarías de Estado:
    Ministerio de Economía y Hacienda
    Ministerio de Educación y Cultura
    Ministerio de Industria y Energía
    Secretaría de Estado de Política Exterior y para la Unión Europea
    Secretaría de Estado de Educación, Universidades, Investigación y Desarrollo
    Secretaría de Estado de Industria y Energía
    Secretaría de Estado de la Comunicación Secretaría de Estado para las Administraciones públicas
    Disposición final segunda.
    Los organismos públicos quedarán adscritos a los Departamentos ministeriales de acuerdo con la distribución de competencias establecidas en el presente Real Decreto, y en los términos que se determinan en los Reales Decretos por los que se aprueba la correspondiente estructura orgánica.
    Disposición final tercera.
    El Ministerio de Hacienda realizará las supresiones, transferencias y habilitaciones de crédito necesarias para dar cumplimiento a lo previsto en el presente Real Decreto. Subsistirán, hasta la aplicación de los correspondientes Reales Decretos de estructura orgánica, los órganos directivos, las unidades administrativas y los puestos de trabajo de los Departamentos ministeriales objeto de supresión o reforma.
    Disposición final cuarta.
    El presente Real Decreto entrará en vigor el mismo día de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado".
    Dado en Madrid a 27 de abril de 2000
    JUAN CARLOS R.
    El Presidente del Gobierno
    JOSÉ MARÍA AZNAR LÓPEZ